El otro desalojo de El Escorial: adiós a la capilla de la vidente

En el privilegiado entorno de El Escorial hay más tumbas que la de Franco, o la del Panteón de Reyes del Monasterio. Hay otra tumba y una polémica capilla, que está a punto de desaparecer. Ya no se admiten más recursos. La capilla de la vidente de El Escorial será derribada, debido a que está edificada sobre suelo protegido.

Han transcurrido dos meses desde que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) emitiera una sentencia firme. Sin embargo, el Ayuntamiento del municipio ha reaccionado tarde. De no demolerse este mes, los denunciantes solicitarán la ejecución forzosa de la sentencia para desmontar la capilla de Luz Amparo Cuevas, la mujer que aseguró en 1981 haber visto a la Virgen en un fresno.

Lo han intentado por todos los medios. Pero sin éxito. Tanto la Asociación de Seglares Reparadoras, Amor, Unión y Paz como el Ayuntamiento de El Escorial han recurrido todas las sentencias. Pero el TSJM considera que la licencia de obra expedida por el Consistorio del municipio para construir un templo era ilegal; ya que habían edificado sobre suelo de especial protección de grado 1. Actualmente hay un proceso penal por la expedición de dicha licencia en el que están demandados tres técnicos del Ayuntamiento de El Escorial por el que se podrían enfrentar hasta a cuatro años de cárcel.

A finales de 2019, el TSJM emitió un auto en el que se informaba de que no se admitirían más recursos. La sentencia era firme. Pero el Ayuntamiento de El Escorial ha reaccionado tarde. El pasado 29 de mayo, el Consistorio dio luz verde desmantelar la capilla. Pero de no ser así, el conglomerado de denunciantes (Acción Plural, Plataforma Ciudadana Escurialense, Entorno Escorial, Escorial Laico y Equo) exigirán que se ejecute la sentencia de forma forzosa. “Si no lo hacen, puede haber multas coercitivas”, comenta el abogado de los denunciantes, José Mariano Benítez de Lugo.

Para el PSOE de El Escorial, es motivo de celebración. “Lo llevamos reclamando desde 2014”, explica el secretario general socialista del municipio, Cristian Martín. La primera licencia que otorgaron era provisional, pero la han renovado hasta en dos ocasiones, según comenta el concejal. “De hecho, el Ayuntamiento está utilizando recursos públicos para defender las ilegalidades de la Asociación desde hace mucho tiempo”, asegura Martín en declaraciones a MONCLOA.COM.

El Partido Popular ha gobernado el municipio durante más de una década. Y todas las quinielas apuntan a que el actual alcalde, Antonio Vicente, revalidará el mandato tras conocerse los resultados del 26-M. Pese a que fue un técnico del Consistorio el que aprobó la licencia de obra, el Ayuntamiento siempre se ha posicionado del lado de la Asociación de Seglares y del criterio de los funcionarios municipales.

La capilla junto a la que descansan los restos de Luz Amparo Cuevas están en la finca de Prado Nuevo de El Escorial. El templo se edificó en una zona elevada, donde se encuentra el fresno en el que la Virgen se le apareció, según aseguraba la vidente. Todos los primeros sábados de cada mes, cientos de adeptos y creyentes visitan la finca y la capilla. Un lugar que despierta tantas pasiones como repudio, ya que algunas agrupaciones como Asociación de Víctimas de las apariciones de El Escorial están en pie de guerra con lo que consideran una “secta destructiva”.

Incluso el antiguo ministro de Interior Jorge Fernández Díaz se acordó de los miembros de esta asociación en unas declaraciones en las que aseguraba que llevaban al “demonio dentro”. Unas palabras que el presidente del grupo, Juan Carlos Bueno, considera ofensivas al venir de alguien que fue representante público.

Bueno le declaró la guerra al grupo religioso en 2006, cuando creó la asociación. Desde entonces, ha recopilado todo tipo de pruebas para demostrar que los entramados que rodean a Luz Amparo Cuevas “han destrozado cientos de familias”. Entre esas pruebas, recuerda, hay un vídeo que apunta a que comenzaron a construir la capilla dos meses antes de tener la licencia. Pero para el presidente de la asociación lo peor no es que hayan construido en terreno protegido, sino el daño que han hecho a los miembros que entraban a Prado Nuevo.

Cuevas tenía problemas mentales. O al menos así lo acreditó el psiquiatra Francisco Alonso Fernández. Una evaluación en la que se apoya Bueno para asegurar que las visiones de la Virgen eran, en realidad, alucinaciones. “Cinco mujeres fueron capaces de escapar. Salieron corriendo a la carretera”, cuenta el presidente de la asociación.

Cuando entraba alguien al grupo religioso, “si tenía patrimonio o era útil como mano de obra, les hacían romper con su familia”, declara Bueno. “Hace siete años estimamos que la fortuna de Cuevas rondaba los 300 millones de euros“, comenta. Una cifra astronómica que se ha repartido entre sus tres fundaciones y sus dos asociaciones.

Desde la Asociación de Seglares Reparadoras, Amor, Unión y Paz aseguran que pese a que la capilla tenga que ser derribada, el cuerpo de Luz Amparo Cuevas permanecerá donde está. Aunque los restos de la vidente se encuentren junto a la capilla, la asociación no contempla trasladarlos a un cementerio.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...