El obispo pacta una salida para el cura denunciado en Horta

Las familias no irán a juicio a cambio del traslado del sacerdote

La denuncia que varios padres presentaron el pasado sábado contra el cura de Horta de Sant Joan, David Arasa, acusándole de retener a una alumna de segundo de ESO en su vehículo, no prosperará. La acusación será retirada porque así lo acordaron los padres tras mantener una reunión el pasado miércoles con el obispo de Tortosa, Javier Salinas, quien les citó en la sede episcopal para hablar sobre el caso. A cambio, según los padres, el obispo se comprometió a relevar al cura como rector de la parroquia.
El comunicado que ayer hizo público el obispado de Tortosa no cita este último compromiso. En lugar de eso, indica que «a través del diálogo [el obispo y las familias] calibraron mejor los hechos buscando siempre y solo la verdad». Fue a partir de esa conversación cuando, según la nota, «se vio por parte de todos la conveniencia de retirar la denuncia».
Los hechos ocurrieron el pasado sábado, cuando después de cenar con seis menores, el cura habría invitado a las tres chicas del grupo y a un chico a acompañarle en su coche desde el casal del pueblo hasta la plaza de la iglesia, con el fin de entrar en el templo con unas linternas para enseñarles un antiguo crucifijo. Pero al parecer, Arasa arrancó el vehículo a gran velocidad con las puertas bloqueadas y la música a todo volumen, hasta el punto de que una de las chicas no tuvo tiempo a subir.
Esto asustó a los ocupantes, dos de los cuales pudieron apearse, pero no la menor que viajaba en el asiendo del copiloto, que solo logró salir del coche cuando el cura paró en la plaza. Este incidente, sumado al mensaje de móvil que Arasa envió a la muchacha posteriormente solicitándole que mantuviera en secreto los hechos, irritó a los padres de los jóvenes, que el mismo sábado denunciaron el caso a los Mossos d’Esquadra.
El pacto alcanzado para retirar la denuncia ya ha sido tramitado al juzgado de Gandesa, encargado del caso. Algunos vecinos indicaron que el capellán estaba muy afectado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...