El obispo de Zamora defiende que «todo niño tiene el derecho y el deber de ser educado en la fe»

El prelado considera «imperdonable» privar a los más pequeños de los valores cristianos

El obispo de Zamora, Gregorio Martínez, pidió que «ningún niño sea privado de la fe» y defendió que tienen el derecho y el deber de ser educado en la fe. El prelado transmitió ayer estos mensajes durante la eucaristía de la Epifanía que presidió y que concelebró con el Cabildo Catedralicio.

El máximo responsable diocesano, en el acto solemne, recordó en su homilía «del día de la fiesta popular de los niños» que a los pequeños se les dan más cosas de las necesarias, pero «es imperdonable si les damos de todo, pero no la fe de nuestra Iglesia». En sus palabras mencionó a los padres y a los abuelos por «la responsabilidad que tienen en la transmisión» de las creencias religiosas. «No basta con la primera comunión», «los niños tienen que ser educados como cristianos desde la cuna», aseveró.

Martínez ahondó en que la difusión de la fe supone un cometido «de toda la familia» porque «el niño tiene el derecho y el deber de ser educado en la fe». Resaltó que las nuevas generaciones están experimentando una «paganización total» y ejemplificó que en un reciente estudio «un 40% de los niños pensaban que la Navidad era sinónimo de Corte Inglés», por lo que hizo «un llamamiento urgente» para que «ningún niño crezca como si la religión no existiera, como si Jesucristo no hubiera nacido y no fuera nuestro Salvador».

El obispo de Zamora se mostró esperanzado, puesto que «lo que se siembra de pequeño siempre se conserva y, tarde o temprano, da sus frutos». «Ojalá que fe puesta en el corazón, salga para que a las nuevas generaciones sean conducidas en su vida con la estrella de la fe», señaló.

El prelado sostuvo que «hoy el hijo de Dios, nacido de María la Virgen, es visto como Salvador universal para todos los pueblos, todas las culturas y todas las gentes», lo que está personificado «en los colores, en las culturas y en las procedencias» de los Tres Magos de Oriente. Defendió que los dones de los Reyes «simbolizan los dados por la Humanidad entera para adornar a su Dios hecho hombre, que se entrega a sí misma a través del oro, el incienso y la mirra». Al mismo tiempo pidió a los feligreses que no tengan miedo de darse a Dios porque «siempre seremos enormemente correspondidos».

El obispo de Zamora rogó que la eucaristía celebrada con motivo de la Epifanía del Señor «sea para todos luz verdadera que alumbre nuestra vida en los pasos hacia el camino de Dios» y concluyó con la petición de que «todos podamos disfrutar de la paz de Belén y la armonía de la cueva en nuestra vida».

Por otro lado, Gregorio Martínez presidirá hoy la oración de vísperas y la exposición del Santísimo para pedir por la santidad de los sacerdotes y por el aumento de las vocaciones con motivo del Año Sacerdotal en el convento del Corpus Christi a partir de las 20.00 horas.

En la jornada del sábado, desde las 11 horas, la Diócesis, en concreto la delegación para la Familia y la Defensa de la Vida, ha organizado un encuentro de los monitores que imparten los cursos prematrimoniales en Zamora ciudad para iniciarles en el uso de los nuevos materiales formativos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...