El obispo de Veracruz deja claro que la reforma del artículo 24 busca la enseñanza religiosa en la escuela

El prelado criticó a evangélicos, cristianos, masones, testigos de Jehová y hasta ateos, que en todo su derecho han exigido que no se avance con esta reforma, pues al tener cualquier doctrina religiosa en la escuela, se prestaría para la discriminación entre alumnos, y se restringiría  la libertad de culto.

Los que están en contra de esta modificación aseguran que si  el estado laico se eleva a Rango Constitucional, se afectarían los artículos  5, 27, 130, la ley de asociación religiosa y culto público, en general; pero lo peor es que afectaría al artículo 3 que dice que: La Educación será laica y, por tanto, se mantendrá por completo ajena a cualquier doctrina religiosa.

“Ustedes creen que laico significa estar en contra de la religión y no es así, están equivocados, laicidad es la libertad para elegir cualquier religión” dijo.
Señaló que “lo más importante para la educación de los niños, es lo que los padres decidan, en este caso si quieren que se les de religión católica en la escuela, eso se debe hacer” dijo.
 
El obispo comparó a  México con Alemania al referir que la educación en ese país “tanto en escuelas públicas como privadas” es pagada por el estado y dijo, la educación religiosa en ese país primer mundista es obligatoria en las escuelas.

A diferencia de Alemania, en México las escuelas privadas que imparten la religión católica son pagadas por los propios padres de familia que deciden que sus hijos sean creyentes de esa fe.

Al parecer el obispo desconoce que actualmente en México cualquier padre que quiere que su hijo “estudie catolicismo”, desembolsa una buena lana para que el menor sea educado en colegios que disponen de personal con esa vocación.

Por lo tanto, los demás niños asisten a escuelas donde se les imparten matemáticas, español, ciencias naturales y por si eso fuera poco se les imparte educación cívica y ética para reforzar sus valores, sin pagar una fortuna.

Sin decirlo claramente, pareciera que la Iglesia Católica busca un buen negocio en las escuelas destruyendo el legado de Benito Juárez sobre la separación de Iglesia y Estado, quien estuvo en contra de que jerarcas católicos tuvieran injerencia en el quehacer político y educativo de México.

Según analistas, en las reformas aprobadas por los diputados, y que están a la espera de ser discutidas por los senadores, el riesgo es que se interprete la libertad religiosa y que algunas iglesias soliciten que se den clases de religión en escuelas públicas es latente.

El religioso se enojó por las preguntas sobre las graves repercusiones si se impartieran clases de religión católica en las escuelas, y se defendió diciendo que  “los  propios padres de familia podrán dar clases de religión en las escuelas y que  no necesariamente deben ser clérigos” en caso de aprobarse esta modificación a la Ley.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...