El obispo de Palencia bendice primera unidad de convivencia pública de la Diputación

La residencia de mayores de San Telmo, que pertenece a la Diputación y en la que están atendidas 99 personas, inauguró ayer su primera unidad de convivencia, que es también la primera que se pone en marcha en un centro público de Palencia, ya que las otras doce que ya funcionan o están a punto de funcionar pertenecen a complejos privados.

La unidad de convivencia es una instalación dentro de la propia residencia en la que conviven un grupo reducido de mayores, diez u once, como si fuera su propio domicilio, con una habitación individual y una zonas comunes planteadas como una residencia personal. Todo ello con una atención continuada por parte de un grupo de profesionales, que son los mismos de la residencia, pero a los que la Junta de Castilla y León ha formado expresamente para su nuevas funciones.

Estas unidades, de hecho, están promovidas por la Consejería de Famila, cuya titular, la palentina Milagros Marcos, inauguró ayer las instalaciones, junto a la presidenta de la Diputación, Ana Asenjo, y a María Antonia Pardo, viuda de José María Hernández, a quien está dedicada la unidad, por lo que lleva su nombre. «En ningún momento hubiera pensado que íbamos a inaugurar esta unidad de convivencia sin estar Chema. Este es un homenaje y un recuerdo a este hombre por el esfuerzo y el tiempo que ha dedicado tantos y tantos años por las personas que lo necesitan», aseguró Milagros Marcos en declaraciones a los medios de comunicación.

Marcos, que estuvo acompañada por el gerente regional de Servicios Sociales, Jesús Fuertes, ilustró lo que es una unidad de convivencia con la expresión de que «las personas viven como en su casa». Estas dependencias forman parte de un nuevo modelo de gestión de las residencias que «avanza hacia la capacidad de decisión de las personas mayores en un momento en el que ya no pueden estar atendidos en su propio domicilio y necesitan estar en un centro residencial». «El hecho de estar atendidos en un centro residencial no debe menoscabar su capacidad de decisión y de autonomía y no debe cambiar su forma de vida», puntualizó.

La consejera señaló que la base de las unidades de convivencia es «adaptar los servicios a las necesidades y a los gustos de las personas que viven en nuestros centros y tienen capacidad de decisión, y tenemos que salvaguardar esta capacidad de decisión en las cosas más livianas y del día a día, como los gustos por la comida, los momentos de levantarse, de acostarse, la decoración de las habitaciones o su capacidad para desplazarse, si la tienen».

Milagros Marcos puntualizó que el nuevo modelo no sigue el sistema de turnos, sino que se modifica totalmente la gestión, «por lo tanto ha habido una formación previa muy importante de los profesionales, que hemos impartido desde la Junta de Castilla y León con el objetivo de que se conviertan en profesionales de referencia», apostilló la titular de la Consería de Familia.

Con la unidad de convivencia inaugurada ayer, son ya trece las que funcionan en Palencia o se encuentran en proceso de adaptación. La de San Temo tiene la consideración de pionera, porque es la primera que se abre en una residencia pública. «Las próximas serán las dos que se habilitan en la residencia Puente de Hierro, cuyas obras están finalizando. Queremos que cada vez sean más personas mayores de nuestra provincia las que puedan disfrutar de este nuevo modelo de gestión», aseguró Milagros Marcos. El objetivo es que en 2015 haya un centenar en la región.

bendicen residencia Diputacion Palencia 2015 a

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...