El obispo de Getafe apartó a un cura que abusó de niños

La Iglesia ve «conclusiones ciertas» de su implicación

El obispo de Getafe (Madrid), Joaquín López de Andújar, prohibió en 2009 "realizar cualquier actividad ministerial" al sacerdote José Poveda, investigado por abusar de al menos cuatro niños en una parroquia de Roma. El religioso llegó a Getafe en 2005 recomendado por el obispo italiano Gino Reali. Cuatro años después, el prelado informó a su colega en España de las verdaderas razones de su marcha.

En un comunicado emitido ayer, la diócesis de Getafe aseguró que cuando conoció los hechos apartó al cura de cualquier responsabilidad pastoral era párroco en Belmonte de Tajo, obligándole a seguir tratamiento psicológico y atención pastoral, bajo la vigilancia del vicario general, José María Avendaño.

"Hablamos con él y le retiramos de cualquier actividad pastoral", apuntó Avendaño a Público, quien aclaró que Poveda se mostró "arrepentido", aunque sólo reconoció haber mantenido relaciones con los menores a través de mensajes. La acusación, en cambio, habla de tocamientos y masturbaciones. El sacerdote fue sancionado en virtud del canon 1319 del Código de Derecho Canónico, lo que significa que la Iglesia ve "conclusiones ciertas" de su implicación.

Sanción canónica

La diócesis de Getafe no puede hacer más, ni jurídica ni canónicamente, ya que los abusos ocurrieron en Italia, bajo jurisprudencia de otro obispo y no hay causa abierta en España. No obstante, el obispado se mostró dispuesto a colaborar con la Justicia.

En la actualidad, Poveda es capellán en una residencia de ancianos pública de Aranjuez (Madrid), aunque ayer fue imposible localizarle.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...