El Obispo de Alcalá de Henares arremete contra los gais

COMENTARIO: Una vez más el problema no está en las declaraciones del obispo, que como suele decirse "puede cantar misa", es decir, es libre para en su ámbito ejercer su derecho de expresión, siempre que no atente a derechos fundamentales, cosa que tampoco suelen tener clara los señores obispos y aprovechan sus púlpitos para denigrar y vulnerar los derechos de la mujer o de los homosexuales, por ejemplo. El verdadero problema es que en un Estado aconfesional las cadenas públicas de radio y televisión tengan programas religiosos o hagan retransmisiones de actos litúrgicos donde se puedan decir esas barbaridades. Privilegian así determinadas religiones, especialmente la católica, pero no es la única, vulnerando el derecho a la libertad de conciencia del resto de la ciudadanía, que debe ser tutelado por el Estado, mediante un ejercicio de neutralidad y separación que le impida identificarse y apoyar con lo público una creencia particular de cada persona, que será muy libre de tenerla, pero no de que le costeemos su proselitismo y su mantenimiento por parte de los demás.


Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares, ha vuelto a arremeter contra los homosexuales y contra el aborto. Esta vez ha sido en su intervención en la misa de viernes santo, emitida ayer en directo por La 2 de Televisión Española. Una homilía en la asoció homosexualidad con prostitución y con determinadas ideologías que “corrompen a las personas”. “Quisiera decir un palabra a aquellas personas que hoy, llevados por tantas ideologías, acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad human, piensan ya desde niños que tienen atracción hacia las parejas del mismo sexo”, dijo. “Y a veces para comprobarlo se corrompen y se prostituyen. O van a clubes de hombres. Os aseguro que encuentran en infierno”, proclamó.

Reig Pla, que también preside la subcomisión episcopal de Pastoral Familiar y Defensa de la Vida, habló también sobre el aborto en su homilía en uno de los actos centrales de la Semana Santa. “Una jovencita, o una mujer, que está embarazada y que lleva una preocupación enorme por las razones que sean”, dijo. “Es seducida y es tentada”, advirtió. “Y cuando va a abortar a una clínica sale destruida. Porque ha destruido una vida inocente y se ha destruido así misma”, dijo ayer. “Mujeres que han ido a abortar llevan el sufrimiento en su corazón y muchas de ellas no pueden dormir porque el pecado lleva siempre la destrucción de la persona”, proclamó.

El obispo de Alcalá de Henares ha hecho otras veces declaraciones polémicas y radicalmente conservadoras y es conocido por sus críticas al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero al que ha llegado a acusar de crear una sociedad “enferma”. En 2011 autorizó en la web de su diócesis la publicación de una guía en la que daba pautas a los homosexuales que quisieran “un cambio”. Tienen “esperanza” de “transformar sus vidas”, decía el documento.

O como cuando en 2010 afirmó que los matrimonios católicos "son menos dados a la violencia de género que las parejas de hecho". Un año antes, en 2009, Reig Pla había oficiado la misa anual “por los caídos en Paracuellos” con la bandera preconstitucional a su lado, oscilando en el altar. Un hecho que desencadenó una lluvia de críticas y que le obligó días más tarde a pedir disculpas. En esa ocasión el obispo aseguró que su intención no había sido “ofender a nadie” y que la bandera ya estaba allí cuando inició la misa.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...