El obispo almeriense vuelve a la carga: compara la muerte digna con un genocidio

Compara la reforma de la ley del aborto y la normativa andaluza con la «tortura» o los «regímenes totalitarios»

Los obispos de Andalucía se han plantado frente a la conocida como "Ley de Muerte Digna" que recientemente aprobó el Parlamento andaluz. Si hace poco fue el arzobispo granadino, ahora es monseñor Adolfo González Montes, arzobispo de Almería, quien a través de una pastoral desglosaba las "amenazas" al derecho a la vida que esta ley, y la del aborto, pueden suponer

En el texto de monseñor González, la ley del aborto y la ley de muerte digna se comparan con “la tortura, el acoso criminal de los regímenes totalitarios, la pena de muerte, los enfrentamientos raciales, los genocidios y las persecuciones de cristianos”. El religioso ataca duramente los dos textos legales apelando a los preceptos cristianos y señalando que la humanidad se arrepentirá de estos hechos.
 
También contra el aborto
Además de la ley de muerte digna, el arzobispo cargó contra esa “nueva ley que liberaliza el aborto en todo el territorio nacional”. González Montes alegó que estos hechos son “síntoma de la cultura de la muerte que soportamos”. “Los pingües beneficios que resultan de esta práctica abominable y los beneficios que seguirá dando a las clínicas abortistas no pueden ser encubiertos disfrazando el aborto como supuesto derecho de la mujer embarazada”, denunció el aborto.
 
Amenazas contra la vida
El arzobispo almeriense insistió en que el aborto y la muerte digna son “amenazas” que se “ciernen sobre la vida”. “La nueva ley de muerte digna aprobada en nuestra región nos hace albergar gran inquietud, imposible de acallar ante los riesgos patentes que ofrece la ley de ser utilizada para la práctica de la eutanasia”, denunciaba temeroso el arzobispo.
 
Una lucha antigua
Esta no es la única vez que el González Montes ha arremetido contra decisiones del gobierno. Hace unos meses ya arremetió contra la educación sexual de los planes de estudio "laicos" de ser responsables del aumento del número de abortos. Además, pidió ayuda a los sacerdotes para concienciar a la sociedad contra las "leyes antihumanistas", entre las que incluía la normativa de las células madre, por considerarla lesiva para la dignidad.
 
Oposición rotunda
Los obispos andaluces se manifestaron claramente contra la ley del aborto el pasado año durante la Semana Santa, especialmente. También han luchado para que la ley de Muerte Digna no saliera adelante y pedían, que al tramitarla, se incluyese el derecho de los médicos para abstenerse de aplicar los cuidados que palien el dolor de un enfermo terminal.
 
En la línea de Granada…
Esta no es la primera vez que los obispos andaluces se han pronunciado desde el púlpito contra las leyes aprobadas en el Parlamento o el Gobierno. El arzobispo de Granada también aprovechó una homilía navideña para criticar que el aborto era un “genocidio silencioso” y llegó a comparar la reforma de la ley con el régimen nazi, añadiendo que los crímenes de esa época no eran tan “repugnantes”.
 
…y la de Málaga
También fueron polémicas las declaraciones de Jesús E. Catalá, arzobispo malagueño en una entrevista a Aula Magna. "Estamos viviendo la cultura de la muerte. Y esto va en contra de la misma sociedad. Si yo doy el día para matar a seres humanos, porque no han nacido porque son ancianos, ya he abierto la puerta para matar por otras razones. Pero no es nada nuevo: ya lo hizo el nazismo", fueron algunas de las perlas del prelado de Málaga.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...