El Obispado rechaza otra vez el uso compartido para rezo de la Mezquita

El Obispado de Córdoba ha vuelto a rechazar que musulmanes y cristianos puedan rezar juntos en la Mezquita Catedral, una polémica ya antigua a la que se ha tenido que enfrentar en reiteradas ocasiones después de que la Liga Árabe, con el apoyo de la Junta Islámica, apoyara la iniciativa por entender que con ella se favorecería el “diálogo interreligioso”.

Sin embargo, ni antes ni ahora, los propietarios de la Mezquita Catedral de Córdoba están dispuestos a transigir. Así lo ha puesto de manifiesto este martes el delegado diocesano para el Ecumenismo y el Diálogo Interreligioso del Obispado de Córdoba, Manuel González, quien participa estos días en la sesión plenaria del grupo mixto de trabajo entre la Iglesia Católica y el Consejo Mundial de las Iglesias que se celebra en la capital hasta el próximo lunes.

Éste ha negado en todo momento que cristianos y musulmanes vayan a poder orar en este espacio. “Ni está contemplado ni se contemplará la Mezquita Catedral como único lugar de culto entre musulmanes y cristianos”, ha recalcado.

Según éste, “la Catedral, toda ella, es católica. Todo lo que fue antigua mezquita fue consagrado catedral. Hay un sagrario y, por tanto, no cabe el que la Catedral se convierta en un templo ecuménico”. En este sentido, González ha puntualizado que, en este caso, habría que hablar más de un templo “interreligioso” más que ecuménico porque “el Ecumenismo se produce entre las iglesias cristianas. Lo otro se denomina correlaciones interreligiosas o diálogo interreligioso”.

No obstante, Manuel González no ha descartado el que las iglesias “podamos orar juntas en la Catedral. De hecho, en alguna ocasión se ha hecho en Córdoba”, aunque “habitualmente, de una manera permanente, convertir la Catedral en lugar de culto cristiano y musulmán es una contradicción”. Así, éste ha manifestado que “entre las iglesias cristianas siempre estamos dispuestos a orar en común salvando siempre la identidad de cada una de ellas”.

Laicismo

Por otro lado, el delegado diocesano para el Ecumenismo y el Diálogo Interreligioso del Obispado de Córdoba se ha referido al laicismo que, desde su punto de vista, envuelve a los españoles de manera más pronunciada que a los ciudadanos del resto de Europa.

Y es que uno de los temas a debatir en esta sesión de trabajo del grupo de trabajo es la transmisión de la fe y la presencia de los jóvenes en las iglesias. Tarea nada fácil si se tiene en cuenta, como éste ha expresado, que en España, el laicismo se ha “radicalizado en gran medida dependiendo de las corrientes que imperen en los gobiernos de turno”.

En este sentido, éste ha destacado que “si un gobierno es más de izquierdas, el laicismo es más promovido. Si es más de derechas, tendrá otros defectos pero éste menos”. En este punto, Manuel González ha recordado que, en el caso de España, es “evidente que los gobiernos de izquierdas promueven ese laicismo” porque crean “leyes como la del aborto o la eutanasia”.

No obstante, a esto habría que unir el hecho de que, como dice, “los cristianos están muy pocos formados, educados. Aquí pensábamos que éramos cristianos por ser españoles y no es así. Por ser español nadie es cristiano. Se es por creer en Cristo”. Así que no se tiene que “bautizar al niño por haber nacido en España”.

Por esta razón, según González, con un cristianismo tan “descafeinado, tan empobrecido, se obtiene como resultado que todas las semillas que se propagan laicistas arraiguen en terrenos que están preparados para ello”. Según éste, “está fallando un proceso catecumenal hacia la comunidad cristiana” y, como consecuencia, “tendremos que irnos despidiendo de las grandes masas y manifestaciones para profundizar en aquellos que quieran ser cristianos porque creen en Cristo, no porque son españoles”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...