El Obispado de Ávila prefiere abandonar a sus feligreses antes que molestar a los populares

La Iglesia renuncia a cobrar dinero a una asociación vinculada al PP

El sacerdote abulense José Antonio Jiménez de Blas se hizo famoso hace unos meses por haber derrotado en los tribunales a una asociación dirigida por el presidente popular de la Diputación Provincial de Ávila, Agustín González. González, a través de Asider (Asociación Intermunicipal para el Desarrollo Rural de la Comarca Barco-Piedrahíta-Gredos), concedió una subvención a tres parroquias de la serranía abulense con el fin de reformar sus respectivas iglesias. Sin embargo, Asider se negó a pagar la totalidad de la subvención y, posteriormente, pidió la devolución de los 148.000 euros que ya había desembolsado, alegando que Jiménez de Blas, entonces titular de las parroquias, no había aportado los documentos necesarios para recibir la subvención. Los tribunales dieron la razón al sacerdote, que había terminado las obras gracias a la contribución de los feligreses con la promesa de que recibirían en el futuro el dinero de la subvención. Pero ahora el Obispado de Ávila, encabezado por Jesús García Burillo, no quiere solicitar al presidente de la Diputación de Ávila el dinero que debe porque, según Jiménez Blas, a la Iglesia le “es más rentable no hacerlo” para no molestar al Partido Popular.
Casi 200.000 euros tendrá que pagar Asider a los feligreses de tres parroquias de la serranía abulense. Un dinero del que, sin embargo, todavía no se sabe nada. Según José Antonio Jiménez de Blas los vecinos pusieron el dinero necesario para las obras de las iglesias contando con la llegada de la subvención y, tal y como concluyeron los tribunales, esa subvención debería llegar a los vecinos. Pero por el momento esto no ha sido así.

“Echar tierra” al asunto
Aunque Jiménez de Blas se ha reunido con el obispo de Ávila éste no le dijo “nada” concreto sobre el dinero. Parecía que querían “echar tierra” al asunto. Pero aún así el sacerdote continuó insistiendo, tratando de conseguir que el Obispado se manifestase sobre el dinero que una asociación vinculada al Partido Popular debía entregar a los vecinos de tres pueblos abulenses.

No molestar
Sin embargo, el obispo abulense no parecía querer molestar al Partido Popular. Jiménez de Blas sostiene que a la Iglesia le es “mas rentable no hacerlo de cara a sus fianzas, ya que de este modo puede seguir firmando una serie de convenios” con la Junta de Castilla y León y la Diputación Provincial de Ávila (ambas gobernadas por el PP), que benefician de forma importante las arcas del clero abulense. Pero que la Iglesia tome esta decisión supone abandonar a su suerte a los vecinos que ya han adelantado dinero para la reforma de sus parroquias y que, según la Justicia, tienen derecho a recibir el dinero de la subvención de Asider. Asociación que, por otra parte, se nutre de fondos europeos.


Desconocimiento
Lo que parece ser miedo de la Iglesia abulense al PP llega a tal extremo que el obispo, Jesús García Burillo, ha culpado a José Antonio Jiménez de Blas de la puesta en marcha de las obras, según informa este último. El obispo ha llegado incluso a afirmar que no tenía conocimiento de que dichas obras se estuviesen ejecutando, aun cuando Jiménez de Blas sostiene que, durante una visita pastoral, pudo contemplarlas a su gusto. Además de que el sacerdote necesitó de determinados documentos expedidos por el obispado para acometerlas.

El comunicado del sacerdote
José Antonio Jiménez de Blas, tras tomar conciencia de la situación, envió un comunicado en el que denunciaba que “no sólo resulta grotesco sino además humillante, indigno e impropio de la corresponsabilidad de las instituciones de la Iglesia Católica” lo que está ocurriendo con el tema de las subvenciones. Sin embargo, reconoce que “no es la primera vez ni será la última, en que instituciones católicas sacrifican el honor y la credibilidad de alguno de sus miembros en aras del interés económico general que deberá prevalecer en cualquier circunstancia”.

Recogida de firmas
Los vecinos de San Martín de la Vega del Alberche, Cepeda de la Mora y Navadijos están recogiendo firmas para conseguir que el obispo se beneficie de la sentencia emitida contra el ente presidido por el popular Agustín González. Además, los vecinos han tratado de reunirse en numerosas ocasiones con el obispo, sin conseguirlo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...