Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El número de enlaces civiles supera al de bodas por la iglesia en Valladolid

En el primer semestre de 2011, Valladolid registró 444 matrimonios civiles frente a 341 por el rito católico

Valladolid ha registrado, por primera vez en su historia, más enlaces civiles que bodas religiosas, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, relativos al primer semestre del año pasado. Entre enero y junio de 2011, Valladolid registró 785 matrimonios, de los cuales 444 (el 56,6%) fueron exclusivamente civiles y el resto, 341 (el 43,4%) por la religión católica. Es cierto que estos porcentajes variarán (con toda certeza lo harán) cuando el INE ofrezca los datos del año completo (ya que los enlaces religiosos se celebran, sobre todo, en verano) pero no deja de ser un panorama hasta ahora inédito en la provincia. Con toda seguridad, el año 2011 se cerrará, por primera vez en la provincia, con más enlaces civiles que religiosos. El último año con cifras cerradas (2010) ya apuntaba esa circunstancia. De las 1.999 bodas oficiadas en Valladolid, 1.044 (el 50,2%) se celebraron ante un altar católico. Hubo ocho matrimonios según otra religión (el 0,4%) y los demás, 987 (el 49,37%) se produjeron exclusivamente por lo civil. Se acentúa así la tendencia de los últimos años, en la que los matrimonios civiles han ido ganando peso.
 
De este modo, Valladolid (una de las provincias donde el peso de los enlaces religiosos era todavía el mayoritario) se sitúa en unos porcentajes más cercanos a la media del país, donde la tendencia ya se invirtió hace tres años y ganan los matrimonios civiles. Así, los datos del INE desvelan que desde hace tres años hay ya más bodas laicas que religiosas (en el conjunto del país) y dejan entrever además una segunda variable, un descenso de la cifra de enlaces que es interpretado como una clara señal de que cada vez son más las parejas que viven juntas sin formalizar trámite alguno.
 
«Lo que está pasando es que las primeras generaciones educadas lejos de las convenciones religiosas están llegando a la edad de la nupcialidad», analiza la profesora y doctora en Sociología María Teresa Laespada. «Son los descendientes de los matrimonios que empezaron a marcar distancias con las tradiciones de la Iglesia, los que iniciaron el proceso de laicismo que vivimos a día de hoy». El fenómeno, añade la socióloga, marca una ruptura con la forma tradicional de entender el matrimonio. «Asistimos a la quiebra del concepto de la pareja tradicional que se casaba para toda la vida y que se tenía que querer para siempre. Ahora los jóvenes son conscientes de que la mitad de los matrimonios acaban en divorcio y el compromiso que asumen es menos consistente: 'Hoy estamos enamoradísimos pero no sabemos lo que va a pasar dentro de diez o veinte años', te dicen».
 
¿Terminarán los matrimonios que pasan por el altar siendo residuales? «No lo creo porque aún hay una parte de la población muy afianzada en la religión, pero lo más probable es que siga creciendo la tendencia hacia la laicidad hasta que se estabilice en cifras similares a las de países de nuestro entorno», aventura Laespada. La profesora niega que el fenómeno vaya a traer consigo una ruptura del modelo familiar, tal y como pronostican los más agoreros. «Lo que hay son familias distintas de las que había antes», sostiene.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share