El número 3 polaco llama a los gais «pederastas asquerosos»

El viceprimer ministro participó en una manifestación por los valores familiares Gertych denuncia la «propaganda» de homosexuales

El viceprimer ministro polaco, Roman Giertych, definió ayer a los homosexuales como "pederastas asquerosos" durante su discurso a los cerca de 800 participantes en una marcha a favor de la familia tradicional celebrada en Varsovia.
"Estoy aquí para oponerme a los acontecimientos de ayer (por el sábado), cuando marcharon por las calles de Varsovia pederastas asquerosos, muchos llegados de otros países con el propósito de imponernos su propaganda homosexual", dijo el viceprimer ministro, que es también ministro de Educación y que ya había expresado en numerosas ocasiones, aunque con menos crudeza, sus convicciones al respecto. Sin ir más lejos, la semana pasada propuso prohibir toda información sobre la homosexualidad en las escuelas para "proteger a la juventud".
Giertych, líder de la ultraconservadora Liga de las Familias Polacas, arremetía así contra el Desfile de la Igualdad, la manifestación contra la homofobia organizada el sábado por colectivos de homosexuales, organizaciones de izquierda, oenegés proderechos humanos y feministas, y que congregó a unas 5.000 personas.

VALORES CRISTIANOS
Los manifestantes de ayer, entre los que había ancianos y niños, salieron a la calle para pedir políticas de apoyo a la familia, como las reducciones de impuestos para los padres. No obstante, el eje de la marcha fue la oposición al aborto y a los derechos de los homosexuales. En sus pancartas podían leerse eslóganes como Stop al aborto y Hombre y mujer, igual a familia, en medio de banderas nacionales. En un intento de suavizar el mensaje de la marcha, su organizador, Maciej Koper, aseguró que no estaba "dirigida contra los homosexuales" sino "para promover los valores cristianos". "Nos oponemos a la discriminación contra las familias numerosas", explicó Koper.
Las reaccionarias posturas del Gobierno polaco incomodan al resto de países de la Unión Europea, alarmados tanto por las repetidas y abiertas muestras de homofobia como por la aprobación de leyes represivas con el objetivo de apartar de la vida pública a todos aquellos vinculados con el régimen comunista.
Mientras, la escena política del país ha quedado convulsionada por el anuncio del expresidente Aleksander Kwasniewski, una de las figuras con más carisma, de que regresará a la vida política para reorganizar la izquierda. Otro expresidente, Lech Walesa, el mítico líder de Solidaridad, se unió esta semana Kwasniewski, su antiguo rival, para denunciar conjuntamente los déficits democráticos de la Polonia de los hermanos Kaczyinski.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...