El nuevo gobierno municipal de Oviedo, PP y C’s, asistirá a la procesión del Corpus y ofrecerá un almuerzo

Wenceslao López y Jesús Sanz Montes brindan durante la última celebración de las fresas de Corpus en 2016. / M. ROJAS

La Corporación y el Cabildo retomarán hoy la tradición de las fresas del Corpus a lo grande, con un almuerzo -paga la ‘casa municipal’- en Trascorrales tras la misa en la Catedral y la procesión de la festividad a las que han confirmado su asistencia el nuevo equipo de gobierno. La tradición quedó brevemente interrumpida el anterior mandato. El entonces alcalde, Wenceslao López, refrescó memorias al inicio de su segundo año de mandato, para establecer que fue el clero el que invitó a la Corporación que presidía Valentín Masip a un caldo tras un lluvioso y desapacible Domingo de Ramos y que fue aquel quien, en correspondencia, decidió invitar a los canónigos a tomar unas fresas, la tradición manda que de Candamo, tras la misa de Corpus. La Iglesia, algo incómoda, cumplió e invitó al caldo en el palacio arzobispal en 2016. Tres meses más tarde, Wenceslao López y monseñor Jesús Sanz Montes cataron las fresas en el salón de Recepciones.

El caldo del año siguiente no llegó. El Arzobispado alegó problemas de espacio y luego no respondió a la invitación municipal para Corpus. Al año siguiente, Cabildo y Arzobispado alegaron problemas de agenda y la tradición se rompió.

Las relaciones fueron tensas todo el mandado. El deán renunció a la subvención de 20.700 euros anuales que recibía del Ayuntamiento, después de que el ejecutivo local cuestionara la validez legal de la ayuda, pues la Catedral cobraba entrada desde hace unos años.

Tampoco gustaron entre el clero la retirada de la subvención, también de dudosa legalidad, a las cofradías de Semana Santa ni la prohibición a bomberos y policías de acompañar los pasos como escoltas en uniforme de gala en su horario laboral y, en algunos caso, cobrándolo como servicios extraordinarios. A esos desencuentros hay que sumar las discrepancias por la organización de conciertos ante el templo. Algo que sucede desde hace más de 30 años, pero contra lo que las protestas del Cabildo se multiplicaron el pasado mandato. En 2016, encargó un informe para medir los daños al templo por los conciertos de San Mateo.

Todo ello no obstó para que el tripartito mantuviese e incluso ‘santificase’ declarando varias subvenciones nominativas a Cáritas y otras entidades de la Iglesia como históricas y dejándolas al margen de la obligación legal de someterlas a concurrencia competitiva.

Recuperar

Con el nuevo equipo de gobierno, vuelven los usos anteriores. Vuelve la comida de Corpus en la que las fresas son solo el postre y vuelve a Trascorrales. Vuelven también los reposteros a los balcones de la Casa Consistorial por la fiesta y volverán un alcalde y vicealcalde a procesionar. Para Alfredo Canteli y su número dos, Ignacio Cuesta, es necesario recuperar las relaciones con las entidades y actores de la ciudad a los que el tripartito marginó por «razones ideológicas» y no hablan solo de la Iglesia o las cofradías de Semana Santa, también de la Fundación Princesa de Asturias. Eso sí, no todo es tradición, al almuerzo se puede llevar acompañante.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...