El nuevo decreto de la escolarización divide a la comunidad educativa de la escuela pública y privada en Andalucía

La privada saluda que se premie la libertad de las familias mientras que Fampa Nueva Escuela cree que se apuesta por «una escuela elitista»

El decreto de la escolarización que aprobó el pasado martes el Gobierno andaluz y que entrará en vigor para el proceso de elegir colegio que comienza en marzo ha dividido al sector educativo. Aunque aún falta que los consejos escolares provinciales se reúnan el próximo día 24 para determinar las zonas de influencias de cada centro, ya hay división de opiniones. Mientras que desde la concertada se ha saludado la nueva normativa que supondrá que haya un centro concertado en cada zona, los padres de la pública han mostrado un frontal rechazo y preparan movilizaciones. Lo que se desconoce aún es el número de líneas que se abrirán o se cerrarán, algo que, según insisten desde Educación, no se podrá determinar hasta que concluya el proceso de escolarización.

Desde la Federación Andaluza de Centros de Enseñanza Privada, su secretario general Rafael Caamaño ha valorado de forma positiva el decreto porque supone que se da a las familias más libertad de elección. En este sentido, Caamaño ha dicho que «todo lo que sea ampliar la libertad de las familias» les parece bien y que los protagonistas de la escolarización son «las familias y sus hijos».

Caamaño insiste en que lo que va a hacer el nuevo decreto, del que aún desconocen el texto final ya que hasta ahora sólo han visto el borrador, es «garantizar que todas las zonas se pueda elegir entre un concertado y uno público».

Más competencia

Desde CECE se recuerda además que si se amplia esa elección, las familias tendrán más libertad para decidir entre pública y privada. «No hay que tener miedo a la libertad de los demás que puede ser un estímulo para mejorar«, ha dicho Caamaño en referencia a las críticas de los defensores de la pública y recordando que el nuevo modelo provocará también que haya competencia entre los colegios por mejorar la calidad que ofrecen.

CECE también ha valorado de forma positiva que se amplíe la puntuación atendiendo a nuevas situaciones de las familias o dando prioridad a aquellos niños que procedan de los centros de infantil adscritos a la zona del colegio.

Otra visión radicalmente distinta es la de Fampa Nueva Escuela que ha mostrado su «total rechazo» al decreto y a las declaraciones hechas por el consejero de Educación, Javier Imbroda. Porque, según dicen, «sigue en su línea de ataque a la educación pública». Fampa acusa a Imbroda de convertir la Consejería en «plataforma publicitaria de la escuela privada sostenida con fondos públicos», algo que ha calificado de «intolerable y bochornoso».

La plataforma de padres de alumnos acusa al consejero de tomar decisiones de manera unilateral y de poner en pie a la comunidad educativa de la pública. Según Fampa, se han hecho realidad sus «temidas sospechas» con este decreto.

Según dicen, el nuevo decreto «es un ataque frontal y directo a la escuela pública» y supone «promocionar bajo el mantra de la libertad de elección de las familias las «bondades» de la escuela concertada de forma que se aseguren queden ocupadas todas sus plazas y puedan utilizar esta excusa para cerrar líneas de la escuela pública».

«Es una forma de promocionar la segregación, la desigualdad de oportunidades, la falta de inclusión en pro de una escuela elitista y a costa de convertir a las escuelas públicas en guetos, teniendo en cuenta como la propia administración mira para otro lado ante el cobro de cuotas ilegales a las familias por parte de los centros privados sostenidos con fondos públicos«, recalcan.

Fampa ha hecho un llamamiento a toda la comunidad educativa de la pública ante lo que considera un estado de auténtica emergencia educativa, para hacer frente a «esta amenaza hacia nuestra escuela pública como garante de una educación gratuita, inclusiva, diversa, igualitaria, innovadora, sostenible, plural y laica».

¿Cuáles son los nuevos criterios de escolarización en Andalucía?

El decreto aprobado por el Gobierno andaluz entra en vigor el próximo 1 de marzo, cuando se inicia el proceso para el curso 2020/21

El Consejo de Gobierno aprobó ayer el decreto de escolarización que se aplicará a partir del próximo 1 de marzo cuando se inicie el proceso para el curso 2020/21. Y tiene numerosas novedades respecto al modelo actual por los baremos que se tendrán en cuenta para adjudicar las plazas de los escolares.

El cambio más sustancial, adelantado por ABC, es que todas las familias podrán pedir plaza en un centro concertado, siempre y cuando lo haya en su localidad, además de en los centros públicos, ya que se amplían las zonas de influencia de los concertados. Pero no es el único cambio. Se aumenta el número de puntos por hermanos en el centro concediéndose 20 por cada hermano escolarizado en el centro, con el fin de eliminar los problemas que se han producido en los años anteriores.

Los hijos del personal que trabaja en los centros tendrán acceso prioritario a estos colegios, una medida que afecta al profesorado pero también al personal no docente. Igualmente tendrán acceso prioritario los deportistas de rendimiento base para que puedan estudiar en un centro cercano al lugar donde entrenen y desarrollan su carrera deportiva, y los familiares hasta segundo grado de consanguinidad de una víctima de terrorismo o de violencia machista y también a los niños en acogimiento familiar.

La renta continuará siendo un criterio a ponderar con unas nuevas puntuaciones si bien el principal cambio es que el patrimonio familiar también se tendrá en cuenta como factor de corrección. Así, si una familia obtiene cuatro puntos por renta (la máxima puntuación) tendrá también que presentar su patrimonio y, si es elevado, se reducirá a la mitad dicha puntuación. Con este recurso se pretenden evitar algunas «trampas» que hacían los padres presentando bajos ingresos cuando tenían un vasto patrimonio.

También puntuará la matrícula en las escuelas infantiles adscritas al programa de la Junta, con el objetivo de fomentar la escolarización de los pequeños de 0 a 3 años.

Consulte aquí la tabla de baremación

Las comisiones provinciales de escolarización se reunirán los próximos días 24 y 25 de febrero para establecer las zonas concretas en cada una de las localidades con la premisa de mantener el consenso entre los consejos escolares, las asociaciones de padres y madres y todo el sector, tal y como se ha negociado el decreto aprobado.

Adscripción de institutos

La reforma en el modelo de acceso a los centros sostenidos con fondos públicos en Andalucía, públicos y concertados, no terminará este año. El consejero de Educación explicó que está prevista la adscripción de los centros concertados a los centros públicos en las etapas superiores, como el bachillerato, de manera que los padres ya conozcan cuál será el itinerario educativo de sus hijos si optan por un centro en Infantil o en Primaria. Un modelo que ya funciona en la enseñanza pública y que evitará la baremación de estos alumnos. Durante este curso, los colegios concertados pedirán su adscripción a un determinado Instituto de Secundaria y, una vez que se produzca, los alumnos pasarán de uno a otro sin baremación, siempre y cuando soliciten la plaza en tiempo y forma.

Hay otro dato más a tener en cuenta. La Consejería de Educación atenderá a la demanda social a la hora de implantar nuevas líneas en centros educativos públicos y concertados. Esto significa que las nuevas líneas se implantarán en los colegios en los que haya más demanda. Imbroda dijo ayer que este decreto, «avanza en el derecho de los padres para la libre elección de los colegios de sus hijos», un compromiso del Gobierno andaluz.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...