El negocio del hambre en España. Solidaridad o caridad

Cifras del hambre y la miseria en España 

El 27,3% de la población en España vive actualmente bajo el umbral de la pobreza y más de tres millones viven ya en la extrema pobreza. Uno de cada cuatro españoles está en riesgo de exclusión social y un 5% —unos 2,35 millones de personas— vive con carencias alimentarias severas o directamente pasa hambre según Intermon Oxfam.

Los más castigados por la pobreza y el hambre son los más vulnerables: los niños. Uno de cada cuatro vive en situación de pobreza y el 39% de la población infantil tiene carencias serias en su dieta, sobre todo de carne y pescado por su elevado precio. Según el citado informe 2.826.549 niños viven en riesgo de exclusión social o extrema pobreza, dando el macabro porcentaje del 33,8% de la población infantil cuando en 2008 eran menos de 2 millones.

Más de 3.500.000 de los 47.129.783 habitantes que hay en este país, se han quitado una o dos comidas diarias por no poder pagárselas. Más de 50.000 familias pasan hambre teniendo dificultades serias para alimentar a sus hijos y sobreviven de los comedores sociales, la solidaridad, la caridad o rebuscando comida en los contenedores de basura.

En este país en vías al subdesarrollo, muchas personas se ven obligados a sobrevivir día a día pidiendo comida a los Bancos de Alimentos.

Solidaridad o caridad

La solidaridad es horizontal, entre iguales; y la caridad es vertical, de superior a inferior. Esa es la diferencia principal entre las dos que las hace irreconciliables.

Solidaridad es cuando ayudas a tu vecino a que no sea desahuciado, le ayudas a pagar cuando está hasta el cuello o cuando optas por defender los servicios sociales de los buitres en el gobierno y que tus padres conquistaron para ti. Solidaridad es cuando colaboras con una organización llevada por gente como tú que ayuda a gente como tú, sin más motivación que esa y la de pelear con todo el corazón por ellos sin que nadie sea más que el otro solo por tener más dinero o suerte. De igual a igual y dándolo todo, peleando por mejorar lo que hay juntándote con los tuyos y creando poder organizado de cambio.

Caridad es cuando pasas al lado de un sin techo y le sueltas unas monedas. Es útil, si, le das unas monedas y calmas la conciencia, pero objetivamente es pan para hoy y hambre para mañana. La caridad es un instrumento político, de dominación de los que tienen sobre los que no, dando unas migajas para que no te mueras de hambre pero sin ayudarte jamás a levantarte y pedir mejoras. De superior a inferior y dando lo que te sobra, perpetuando lo que hay y siempre sin mejorarlo lo más mínimo salvo el efecto placebo que otorga.

“A diferencia de la solidaridad, que es horizontal y se ejerce de igual a igual, la caridad se practica de arriba hacia abajo, humilla a quién la recibe y jamás altera ni un poquito las relaciones de poder”. Eduardo Galeano

“La caridad termina en mi casa, la solidaridad empieza en la puerta siguiente”. Charles Dickens

“Es justicia, y no caridad lo que pide el mundo”. Mary Shelley

“La solidaridad es la ternura de los pueblos”. Ernesto “Che” Guevara

“Hay algo muy bello en ver a los pobres aceptar su suerte, sufrirla como la pasión de Jesucristo. El mundo gana con su sufrimiento”. Santa Teresa de Calcuta

“Y ahora sé que este amor que has tenido por los hijos de los hombres es la caridad; por tanto, a menos que los hombres tengan caridad, no pueden heredar ese lugar que has preparado en las mansiones de tu Padre” La Biblia (Éter 12:33–34)

Dicho esto, empecemos con las donaciones a los Bancos de Alimentos.

Las campañas de donación de alimentos de FESBAL

Todos hemos visto las campañas mediáticas de la Federación de Bancos de Alimentos en televisión, radio y marquesinas donde aparecen eslóganes del tipo: “Tiene unos ojos preciosos, pero no come todos los días. El hambre no se ve” o “El que más da es el que más tiene”. Ahora que se acerca la navidad pronto anunciarán una nueva y a finales de noviembre concluyó la última.

Pues bien, da mucha rabia decirlo y es hasta deprimente hacerlo, pero todo esto no es más que logística del monopolio alimentario español y una enorme tomadura de pelo.

www.granrecogidadealimentos.org

Toda donación que se haga a un Banco de alimentos, ya sea en dinero o bienes, desgrava fiscalmente un 35% del total del valor de lo donado directamente sobre la cuota íntegra del impuesto de sociedades. Si como empresa donas 1000€ en paquetes de arroz pues fiscalmente tienes derecho a reducirte íntegramente un 35% de dichos 1000€, 350€ en este caso, de la cuota íntegra de sociedades que te toque pagar como empresa. Si donas como individuo es igual pero un 25% sobre el IRPF. Esta deducción no puede superar el 20% de la base imponible en ningún caso, aunque en las grandes empresas hablamos de decenas de millones de euros de posible deducción.

Fácil de entender todo esto, así se fomenta la colaboración con las ONGs y los multimillonarios pueden seguir creyéndose solidarios mientras a cambio paguen menos impuestos al fisco. Por si queda alguna duda entre los más incrédulos, cito del manual de Hacienda para el Impuesto de Sociedades, página 242-243:

La regulación legal de esta deducción se encuentra en el artículo 20 de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo.

El importe de la deducción será del 35 por 100 de la base de la deducción, determinada según lo dispuesto en el artículo 18 de la Ley 49/2002. De acuerdo con este precepto, la base de las deducciones por donativos, donaciones y aportaciones realizados en favor de dichas entidades será:

a) En los donativos dinerarios, su importe.
b) En los donativos o donaciones de bienes o derechos, el valor contable que tuviesen en el momento de la transmisión y, en su defecto, el valor determinado conforme a las normas del Impuesto sobre el Patrimonio.

Será mucho peor cuando se apruebe la reforma de la Ley de Mecenazgo del PP, actualmente en trámite, donde la deducción pasará del 35% para empresas al 70% y en personas físicas del 25% al 60%. Sociedad de opulentos mecenas que decidirán qué proyecto prospera y cuál no, mientras se cargan con sus títeres políticos los servicios sociales de toda la población progresivamente. Ahí es a donde vamos como país, bien directos al abismo.

Bueno, ilustraré este tema con el socio más importante de FESBAL: Carrefour.

Esta empresa, actualmente en beneficios y repartiendo dividendos millonarios, en 2010 donó un millón de euros en alimentos solo a FESBAL, en 2011 un millón ochocientos euros, en 2012 se empezaron a disparar donando cuatro millones y medio de euros y en 2013 aún no hicieron públicas las cifras. Extraigo imagen a continuación de la página 68 del informe anual de 2012 y le añado un pequeño comentario.

hambre carrefour

Entonces que ha pasado aquí? Pues que el pueblo más solidario de Europa, el nuestro, ha comprado voluntariamente en establecimientos Carrefour 4.000.000€  en alimentos (que no compraría si no hubiera campaña de recogida) que han donado en los puestos del Banco de Alimentos gestionados por voluntarios de FESBAL sin cobrar un duro. Después, como siguen la política de que “por cada kilo que dones ellos donarán otro” pues Carrefour planta otros 4.000.000€ (y es un decir, porque hablan de kilos y no vale lo mismo un kilo de arroz que un kilo de sardinas enlatadas) de alimentos en excedente, eso que no entra al mercado para no descender los precios por exceso de oferta y encima sin generarse costes por tener que deshacerse de ellos. Esto teniendo en cuenta que cumplan su promesa, porque los únicos encargados de calcular y cuantificar las donaciones recibidas son ellos mismos.

Una vez concluida la jornada entregan la donación de 8.000.000€ en un camión al Banco de Alimentos más cercano de la que Carrefour se desgravará 2.800.000€ en su cuota del impuesto de sociedades, porque la donación íntegra la hace Carrefour como empresa y no los donantes individuales. Los 4.000.000€ ya los ingresó en caja porque los alimentos donados se compraron en sus establecimientos, los 2.800.000€ es dinero que no paga en impuestos convirtiéndose vía fiscal en ganancias y el resultado es que de donar 4.000.000€ en alimentos Carrefour saca en limpio 6.800.000€ entre ventas y deducciones.

Si, se las dan de solidarios pero ganan mucho dinero con tus donaciones de alimentos. Bienvenidos al milagro de los panes y los peces del contable y a la más elemental ingeniería social, todo mientras siguen tirándose toneladas de comida cada día —incluso cerrándose contenedores con candados— desde los mismos supermercados que controlan el 70% del mercado alimentario español, todo para no aportar demasiada comida gratuita al pueblo sin pasar por caja antes con las donaciones.

Esta es la principal vía del negocio del hambre en España, resumida en un par de asientos de la cuenta de pérdidas y ganancias, una imagen y un vídeo. Con esto quedan claros los motivos de que Carrefour no coja y done directamente millones de kilos, sino que pida con tanta insistencia tu solidaridad para que compres las donaciones en su establecimiento.

El asunto es que todo esto no queda solo en el principal colaborador de FESBAL que es Carrefour, porque multitud de empresas se dedican a recoger donativos de la gente para pasarlos como sus donaciones. Ejemplos son Consum, Mercadona, LIDL, Caja Rural, Eroski, Hipercor y un largo etcétera. Como se puede observar en los enlaces que hay en el nombre de cada empresa, cada vez que “donan” gracias a las compras de sus clientes, aparece el acto reflejado en todos los medios de prensa con las correspondientes alabanzas.

Monopolio de la caridad y el Opus Dei

Un monopolio es por definición una situación de privilegio legal en el cual existe un productor (monopolista) que posee un gran poder de mercado y es el único en una industria dada que posee un producto, bien, recurso o servicio determinado y diferenciado. Pues bien, hasta la caridad en España se ha convertido en un monopolio.

La Federación Europea de Bancos de Alimentos (FEBA) es la encargada desde Francia de coordinar los diferentes bancos de alimentos católicos de la Unión Económica Europea.

www.eurofoodbank.org

Es la fundación internacional a la que pertenece el más grande de todos que es justo el que actúa en nuestro país: FESBAL.

La Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) es la más importante de todas ellas y la más subvencionada con diferencia por el Estado, porque hablamos de 55 bancos de alimentos a lo largo de todo el país que recogen, almacenan y distribuyen a “instituciones oficialmente reconocidas” los alimentos donados por empresas y personas a título individual. Es el país con mayor cantidad de donaciones particulares, el más solidario de todos los que componen la Unión Europea.

www.bancodealimentos.es

Si nos metemos de lleno en su gestión, todo el entramado pertenece de facto al Opus Dei, la Santa Mafia española que lleva moviendo hilos de este país y el Vaticano desde 1928 cuando fue fundada por San Jose María Escrivá, contando con propiedades en medio mundo como la de Nueva York que costó 70 millones de euros solo construirla. Fueron el ala ideológica de Franco tras relevar a La Falange del poder en los 60 (llamados los “tecnócratas”), multitud de ministros durante el fascismo fueron del Opus Deí y en la actualidad varios de los Ministerios del PP están en manos de miembros del Opus Dei, tales como Wert o la recién cesada Ana Mato.

Esta es su marca blanca, la imagen proyectada del Opus Dei hacia la sociedad mediante su instrumento FESBAL…

…y por lo visto tiene su resultado positivo en la propia percepción de la sociedad.

cuadro-hambre

Prácticamente todos los directores de dichos bancos de alimentos pertenecen directamente a la secta del Opus Dei como supernumerarios, empezando por su presidente a nivel estatal y pasando por Madrid, Badajoz, Ciudad Real, ValladolidAlbacete, Las Palmas de Gran Canaria hasta prácticamente las 55 sucursales de FESBAL.

Otro instrumento de esta secta católica sería Cáritas, donde también ocupan sus miembros puestos clave y que colabora estrechamente con la FESBAL o el propio gobierno, pero con la exposición de todo esto creo que será suficiente.

Otros aspectos de rentabilidad económica para las empresas

Todas las empresas vinculadas utilizan estas donaciones y colaboraciones en exclusiva con la FESBAL para mejorar su imagen sin coste alguno, ya que toda la mano de obra en las recogidas de alimentos es mediante voluntarios de una Fundación que está tremendamente subvencionada. Esto es útil, además de para ganar dinero, para no tener que cambiar sus procedimientos más polémicos haciendo lo que en gestión de empresa denominamos reforzar la responsabilidad social corporativa.

¿Qué abarato costes introduciendo veneno en mis alimentos y esto sale a prensa ensuciándome la marca? ¿Qué sale a la opinión pública como extorsiono productores locales para mis famosas y solicitadas marcas blancas? ¿Qué aparece cierta noticia donde se demuestra como aplico condiciones de semiesclavitud a mis trabajadores? Nada de eso importa, no te preocupes que “en social” ya haremos una buena campaña de limpieza. Gracias en parte a estas campañas pues todo queda igual, la opinión pública se distrae, el juicio crítico desaparece y las grandes empresas siguen haciendo exactamente lo mismo pero ante la crítica te saltarán con el: “¡Eh, cállate que tú como individuo no haces gran cosa y mira todo lo que yo dono, ingrato!“.

En resumidas cuentas, en vez de cambiar dichas prácticas simplemente enfocan sus esfuerzos en mejorar la imagen que se tiene de ellos, ya que con un poco de publicidad y haciendo énfasis en las donaciones citadas, de las que luego obtienen un beneficio económico vía fiscal como ya vimos anteriormente, pues todo queda en el olvido. Pura logística empresarial de manual y bien llevada, sin escrúpulos de ningún tipo.

Leer el documento completo en el Blog del autor, Miguel G. Macho

Alternativas solidarias al monopolio de la caridad en el Estado español

Está también la función en todo esto de controlar la distribución de la caridad pisoteando las alternativas solidarias. Se denuncian los bancos de alimentos autogestionados, levantados en un CSO o sin aval oficial del Estado para operar; llegando a rechazar los alimentos que procedan de una acción de protesta o incluso consiguiendo que la UIP desaloje a porrazos un centro de distribución y recogida de alimentos organizado por y para el propio pueblo.

Alternativas al monopolio de la caridad que practica el Opus Dei en España hay muchas, pero ninguna de su tamaño. Aquí debo mencionar que no tengo prueba alguna pero tengo serias dudas sobre la honestidad de FESBAL en su labor, porque con tantísima capacidad como tienen —donada y subvencionada a rabiar— atienden a relativamente poca gente y solo dan vagos porcentajes de atendidos. Retomando las alternativas, podemos empezar por los servicios de recogida de alimentos que hagan las asociaciones de vecinos de los barrios en cada ciudad, asambleas vecinales haciendo lo mismo, diferentes corralas, organizaciones políticas o politizadas que las realizan sin ánimo de lucro y muchas otras que hasta puedas crear tú.

Más organizada está ya la Red de Solidaridad Popular que está creciendo bastante y cada vez llega a más gente sin ningún ánimo de lucro de por medio.

Después también hay hinchadas de fútbol politizadas como la habitualmente tildada de “terrorista” Bukaneros, que realiza antes de los partidos recogidas para los más desfavorecidos de Vallekas.

Las opciones son múltiples y si conocéis alguna importante dejad información en comentarios que la incluiré. El caso aquí es preocuparse un poco por buscar cómo ayudar de una manera solidaria para no caer por ignorancia en la trampa y suculento negocio de la caridad.

EDITACIÓN: Incluyo a continuación otras organizaciones solidarias que me envían.

Paris 365, que ayuda con su comedor solidario en Pamplona a los que peor lo están pasando en dicha ciudad.

Conclusiones

– En el Estado español 2,35 millones de personas viven con carencias alimentarias severas o hambre.
– Uno de cada cuatro niños en el Estado español pasa hambre.
– Solidaridad no es caridad, ni son compatibles.
– Cualquier supermercado que te pida donaciones está ganando dinero con tus buenas intenciones mientras mejora su imagen corporativa, se deshace de excedentes, reduce costes, mantiene precios y te hace creer que tiene algún otro interés social más allá de sacarte los cuartos.
– Los organismos de caridad están concentrados en manos de la clase dominante, sustituyendo progresivamente a los servicios sociales y paliando el hambre de este país mediante la instrumentalización directa de la solidaridad de la población y obteniendo de paso mediante el engaño una clara rentabilidad económica para sus negocios con todo ello.
– La secta del Opus Dei dirige la mayoría de los organismos de caridad privados que operan en el Estado español a modo de monopolio de la caridad.
-En España se está llevando un proceso de destrozo de todo atisbo de solidaridad que hubiera en el Estado, para sustituirlo por la caridad a modo de monopolio institucionalizado y controlado por los mismos grupos de poder que nos han llevado a esta situación de hambre y miseria.
– En España se hace negocio hasta con el hambre y se burlan de la enorme solidaridad que demuestra nuestro pueblo. A quién no le hierva la sangre por dentro con esto es que no tiene corazón.

Leer el documento completo en el Blog del autor, Miguel G. Macho

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...