El negocio blindado de los centros concertados que segregan por sexo

Alentado durante la etapa de Eduardo Zaplana a la cabeza del Consejo, la izquierda ha mantenido subsidios públicos para las escuelas que segregan por sexo debido a su armadura legal. De este modo, los doce centros que se separan en las aulas por género han recibido en total por cada curso 15,6 millones de la Generalitat Valenciana entre nómina, módulos de conciertos y costes de explotación, según la información a la que haya accedido este Semanal. EL clima retrata un negocio principalmente ligado al país valenciano en la congregación ultra-futurista del Opus Dei.

Moderada y convergente, Manuel Tarancón fue el exponente de la derecha Valenciana más enfocada. Sobrino del histórico cardenal del mismo nombre, editor del Estatut d’Autonomia Valencià y vicealcalde de la Exbatllesa de Valencia Rita Barberá, su aventura como Ministra de educación durante la etapa de Eduardo Zaplana frente a la huella izquierda de la Generalitat Valenciana. Y no sólo para mostrar una mayor sensibilidad hacia el propio idioma que sus compañeros de la PP. Tarancón promovido, culminando el legado leído por el ex concejal y subsiguiente Presidente valenciano Francisco Camps, varios conciertos Escuela con colegios de élite vinculados a congregaciones ultratracatólicas como el Opus Dei. Estas escuelas, a pesar de segregarlas por sexo en las aulas, golpearon el 76% del dinero asignado a los conciertos educativos sólo autorizan en el año 1999.

Dos décadas después se mantiene el negocio de las escuelas exclusivas segregar por sexo en el país valenciano. Según la documentación a la que ha accedido el tiempo, los doce centros educativos que separan a las niñas y niños de las clases reciben cada año académico 15,6 millones de los presupuestos de la Generalitat Valenciana entre nómina, módulos de concierto y gastos de Operación. Algunos pagos, sin embargo, que en el caso del Consejo bipartita del PSPV-PSOE y Compromís se acreditan debido a la armadura impuesta por el Tribunal Constitucional. La High Court concedió cobertura legal para subvencionar las escuelas que diferencian por sexo como resultado de un recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el PSOE contra LOMCE, la ley educativa impulsada por el popular Mariano Rajoy y que garantizaba Intereses del entorno de trabajo en la educación.

Escritorios piadosos

El Vedat, situado en Torrent (Horta), con una exclusiva parada de metro y sólo para el registro de niños, es la escuela que obtiene una mayor cantidad de la administración Valenciana. Vinculada a la congregación antiesclavista, contraria a los derechos LGTBI y anti-feminista del Opus Dei, la escuela disfruta de una inyección pública por año de 2.736.500,43 euros. En 2016, de hecho, recibió 387.104 euros para el concierto de bachillerato. Una etapa no obligatoria que fue concertada por los ejecutivos del PP en el país valenciano casi inédito, ya que sólo la comunidad de Madrid ha hecho la misma medida. Los magistrados conservadores de la sección cuatro de la cámara contencioso-administrativa del Tribunal superior de Justicia (TSJ) en Valencia regresaron el concierto al centro el Vedat en esta etapa después de que el gobierno del botánico Elimine este privilegio.

Casi 500.000 euros menos-2.212.811,59 euros por curso-recibió la escuela Guadalavi en Valencia, que en el año 2016 recibió 387.104 euros para los conciertos en el bachillerato. El Consejo de administración del centro está presidido por Íñigo Parra, Director de la empresa Stadlei Rail, miembro de la Cátedra de negocios de la Universidad de Valencia y miembro del lobby económico Conexus y de la Asociación Valenciana Negocios (AVE). Según el perfil de Parra en la Cátedra de negocios, también ocupa la Presidencia de la sección nativa del IESE, un Instituto de negocios vinculado a la Universidad de Navarra, el centro de educación en excelencia del Opus Dei. Alfonso Zamorano, empresario del transporte, y ex director de RTVV, Juan pre,ha sido catalogado como miembro del grupo Levante en el IESE. Parra comparte la Junta Directiva del centro con Loreto Peyró, Vice-Decano de enfermería en la Universidad CEU Cardenal Herrera, de carácter privado. La escuela es gestionada directamente por la Prelatura.

El guadalavi, junto con otras escuelas, encabezó el año 2017 una manifestación contra el establecimiento de la ley trans en el país valenciano, un grupo que debido a su identidad sexual ha sido históricamente marginado por la sociedad. De hecho, uno de los lemas de esa protesta era «ninguna ideología de género, idioma, ningún distrito, o supresión de conciertos. Contra la fiscalidad, la libertad de educación «. El centro educativo compartió cartel con otra escuela relacionada espiritualmente con la obra del ultra-tracatolic Josemaría Escrivà de Balaguer,l’altozano d’alacant, donde sólo se imparten clases a las niñas. Esta escuela obtiene por curso 2.047.574,02 euros. En 2016, recibió su bachillerato 235.081 concierto de euro. En 2010, la escuela celebró una charla de educación sexual-afectiva enseñada por el Vice-Decano de la Facultad de medicina de la Universidad de Navarra, Jokin de Irala, un profesor que reclamó tres años más tarde en un Congreso de Bioética celebrado en Costa Rica que Hay personas que se reconectan con su heterosexualidad una vez que el terapeuta logra curar ese dolor causado por la homosexualidad. «

El mismo profesor universitario dio otra charla en el centro Aitana de Elche (Baix Vinalopó), que logra por supuesto 1.678.297,44 euros y sólo tiene niños en las aulas. Para el bachillerato, pesó 319.352 euros en 2016. Como docente del centro, se encuentra Pablo Ruz, candidato del PP en el alcalde de Elche, jefe de lista en el Senado de Alicante y uno de los peones del líder del popular, Pablo casado, en el país valenciano. Relacionado con el universo religioso de la ciudad y de una familia católica, impartió clases en el CEU Cardenal Herrera de Alicante. Con el apoyo de la familia popular de los Martínez-Pujalte, afiliado con el Opus Dei, Ruz salió en una fotografía en una cena de la piadosa Adopty, acusado de varios escándalos, un accionista en la televisión de los obispos y ex líder del PP Juan Cotino, en la que también estuvo presente César Sánchez, Presidente de la Diputación Provincial de Alicante y un cuartel. La hermana de Ruz enseña en el centro de Altozano.

También relacionado con la congregación fundamentalista y con una política de chicas y niños separados en las clases se encuentra la escuela Vilavella de Valencia, que percibe cada curso 1.379.768,77 euros y sólo acoge las aulas de las chicas. Más al norte del país valenciano, a saber, Betxí (plana Baixa), hay dos centros inspirados en la obra del fundador del Opus Dei. Mientras que el Miralvent alcanza los 859.508,37 euros al año, la escuela torrenova percibe 1.187.422,96 euros. Este último, sin embargo, tiene poco y niñas juntos entre las edades de tres y cuatro. Los chicos en un grupo y otros en las aulas de cinco años, y sólo las niñas de la escuela primaria.

Todas estas escuelas que secretas por sexo reciben, dentro de los presupuestos consignados, una transferencia directa de un total de 1.358.847 euros, según los datos facilitados por CCOO del país valenciano a este semanario. Excepto Guadalavi, los otros centros mencionados que separan a niñas y niños en las aulas forman parte de la extensa red educativa de fomento de centros de enseñanza SA, una empresa en la órbita del Opus Dei. Fundado en 1963 bajo el paraguas filosófico de la obra, se asocia con la Federación Europea de escuelas que promueven la enseñanza diferenciada de género. De hecho, uno de los jefes de esta Federación es el director general del Mercantile educativo, Juan Pedro Curco, Vice-Presidente, a su vez, de una empresa relacionada con el grupo docente, estudios y servicios culturales y académicos S.A. Como director de esta firma y Gerente de computación en fomento, Luis Ricarte aparece, el más alto responsable del Vedat. Estudios y servicios culturales y académicos S.A. es de hecho propiedad del propietario de estas seis universidades segregador en el país valenciano.

El accionista mayoritario de la sociedad gestora de los centros es el Instituto de promoción cultural con el 35,24% de las acciones, presidido por el ex director de MAPFRE Ricardo blanco Martínez y propietario del 46,66% de social Publisher y Cultural SA, que elabora los libros de estas escuelas. Con el 12,63% de los títulos, destaca como segundo accionista la Fundación cultura empresa, también presidida por el mismo empresario que ahora tiene la dirección de una empresa de alquiler de camiones en Riba-roja (Camp de Turia). La Asociación de colaboradores de centros de promoción y el Instituto de promoción social son el resto de organizaciones con participaciones que aparecen en las páginas de información mercantil. El Instituto de promoción social tuvo como presidente José María el 47,7% de las participaciones de la Federación de entitades inmobiliarias SA, de la que es accionista con el 14,45% del Instituto de promoción cultural. El representante legal de la empresa inmobiliaria de alquiler es José María Godori, Director de fomento en Aragón.

Fomento de centros de enseñanza SA, a su vez, ha 60% de la empresa servicios auxiliares MATEMATIIKKA SL, dedicada a la prestación de servicios de limpieza, comedores escolares y de mantenimiento, y presidido por el director general del comercial Dueño de las seis universidades segregator. También disfruta del 19% de grados y posgrados Villanueva y 2% de la comunidad de Regantes pozo de San Francisco en Picasent (Horta).

Impulsado por la Fundación Eifor de la Comunidad Valenciana, Xabec es otro de los centros de educación diferenciados al país valenciano, como lo indica la Conselleria. Desde el centro, sin embargo, señalan que la filosofía ha cambiado. Dedicada a la formación profesional, recibe 808.646, 39 euros al año. «Todas las actividades de enseñanza y formación se inspiran en los principios de la iglesia católica y en la actividad formativa, sean espirituales y doctrinales, que se desarrolle a cargo de la Prelatura del Opus Dei», apunta al sitio Web. Como Presidente de la Fundación, nos encontramos con el ex delegado comercial del Consulado de Valencia Roger de matallanes, y como miembro de Íñigo Parra, Director de Stadler Rail Valencia y miembro de los vestíbulos de negocios Conexus y Ave. la Junta Directiva de la Fundación El director de la inmobiliaria Guadalmedina Francisco de Asís Hidalgo. Este último edificio fue creado por el maestro del azulejo unido al PP Andrés Ballester, uno de los impagos VIP en el Tesoro Español del país valenciano. El director de la escuela, Antonio Mir, es miembro del Consejo de administración de la Asociación concertada Valenciana, aunque como sustituto.

Con subsidios europeos por valor de 61.859 euros, la Fundación se ha gastado entre 10.000 euros y 24.999 euros en tareas de lobby en Bruselas, según la agencia comunitaria encargada de vigilar los grupos de presión. Entre 2008 y 2017, la entidad de la congregación Ultracatolic ha pescado en subsidios, esencialmente de la antigua SERVEF, y donaciones privadas 2.037.880,07 euros adicionales al concierto educativo. De ese dinero, 527.757 euros fueron dados por la Fundación para les atenciones sociales, presidida por Carlos Figueroa, que ocupaba la oficina de accionistas de Banco Popular, íntimamente ligada a la obra. La compañía también destaca la aportación de 150.000 euros por inversiones puerto blanco, cuyo único accionista es el empresario Vicente Ruiz, el interproveedor de Mercadona y Vicepresidente de la Cátedra de negocios UV. El Consejo de campamentos de agua con 576.980 euros la Fundación cuando un curso de conductor de la grúa de 200 horas por valor de 1.500 euros. La cantidad fue similar a la totalidad de la inversión del Ejecutivo conservador en las escuelas infantiles.

También gestionado por las iniciativas de la obra, el centro de Altaviana de Valencia percibe por supuesto 838.913,60 euros. La matrícula es sólo para las niñas, pero ha mezclado grupos donde hay niños. Las otras escuelas que se segregan por género son laescuela familiar agrícola el Campico de Xacarella (Baix segura), con una inyección anual de 979.511,21 euros, y laescuela familiar agrícola torrealdua en Llombai (Ribera Alta), con un Subsidio por curso de 867.872.25 euros. Ambos están relacionados con el trabajo. El centro Manuel Folgado de València es el último de los doce separados por sexo, según la información facilitada por el Departamento de Belfry. Recibe 82.294.63 euros cada temporada escolar.

Cuna irregular

La concertación de algunos de estos centros por el concejal Tarancón en 1999 estuvo marcada por la controversia. Con CCOO, STEPV y UGT presentando apelaciones contra las adjudicaciones, las actas de la Comisión encargadas de aprobar los conciertos educativos de escuelas como el Vedat o Guadalavi reflejaban las presiones de los empleadores y de los padres de los privados, como Publique el país. La inspección también explicaba la existencia de dudas jurídicas sobre la autorización de conciertos como Vilavella, Guadalavi, Torrealdua, Aitana o Altozano porque las escuelas elegidas para atender «a la población de escuela media-alta y no a las condiciones» Condiciones económicas «y para la existencia de» plazas suficientes en los centros públicos «en las zonas donde se encuentran. Aun así, los inspectores censuraron que estas escuelas fueron secuestradas por sexo y cuestionaron su selección por ser escépticos de que las tasas de matrícula gratuitas eran centros exclusivos. De hecho, varios padres denunciaron que las escuelas Guadalavi y el Vedat recogieron familias entre 50.000 y 75.000 pesetas en actividades extracurriculares o fundaciones cuando recibieron dinero público.

El expediente que concede al centro Vilavella demostró, a su vez, que su autorización había sido aprobada con informes desfavorables, según lo publicado por el país. Las dudas sobre la falta de créditos presupuestarios y las necesidades de escolarización en zonas con fondos públicos suficientes se añadieron a presiones de los empleadores concertados reflejados en los documentos jurídicos. El expediente judicial muestra cómo las formalidades de los campos para iniciar el concierto se estrellaron con las plazas vacantes (319 de primaria y 270 de ESO) que tenían en las siete escuelas públicas, privadas y ya concertadas de la zona. Como argumento negativo para el concierto, también se señaló la tendencia a admitir estudiantes de alto nivel de compra.

«La ocultación de datos y la discreción en la forma en que se dieron los conciertos marcó el proceso», criticada porUGT, quien señaló que Tarancón se comprometió a financiar las escuelas vinculadas a la obra fuera de la matrícula. Para la izquierda unida y nueva izquierda fue «para desviar fondos públicos a colegios de élite, mientras que había serios insuficiences en la red pública». Esquerra Unida insistió en 2009 en que la entonces ley orgánica de Educación de carácter estatal impidió la concertación con escuelas que discriminaban por sexo, como en los centros educativos mencionados. El entrenamiento zurdo rebuscó la detención de subsidios públicos en estas escuelas después de que el Tribunal Supremo rechazara su legalidad, aunque el Ministerio de educación, ocupado por el alcalino real del PP en Valencia María José Català, las mantuvo.

UGT se unió a Esquerra United con un recurso que acusó al Consejo de «prevaricar» y estableció que los conciertos sólo podían autorizarse en caso de necesidad de escolarización no respondidas por la red pública, en los casos de atención a la población desfavorable o cuando Experiencias innovadoras. «No cumplen con ninguno de los requisitos», denunciaron, mientras censuraban que estas escuelas «reemplazaron al profesor de inglés por los eruditos con peores condiciones de trabajo». Incluso el portavoz del fiscal de Valencia de aquella época y el actual impuesto especializado en violencia de género, Susana Gisbert, optó por suprimir este tipo de establecimientos docentes que impiden la promoción de la igualdad. «No debería otorgarán la condición de la enseñanza concertada de hombres y mujeres», afirmó.

Bendecido legalmente

A pesar de la sentencia del Tribunal Supremo, la nueva jurisprudencia del Tribunal Constitucional apoyó el mantenimiento de estos conciertos dentro de la Lomce, un hecho que ha impedido a la Junta eliminarlos. «La Lomce estatal protege las escuelas que segregan y no sólo eso, favorece que tengan que organizar este tipo de centros, pagados por los bolsillos de todos los contribuyentes», punto del Ministerio de educación, que dirige a Vicent Marzà , de Compromís. «Desde la Generalitat siempre hemos demostrado nuestra absoluta oposición a la segregación por sexo en las escuelas», añaden.

«Durante este periodo luchamos un modelo educativo valenciano establecido por el PP que segregada la alumnado por la situación socioeconómica, por el lenguaje y por la titulosidad de los centros educativos. Frente a esto, hemos creado libros Xarxa, hemos establecido un programa plurilingüe real que deja la división de centros educativos para guetos, hemos establecido criterios para ser las familias que eligen las escuelas donde sus hijos llevan y No viceversa, etc. «, responda del Departamento de Belfry. Y enfatizan: «la igualdad de género es un derecho fundamental y más en un área tan sensible como la educación, donde es necesario promover estos valores, donde la segregación para los sexos no tiene lugar».

De hecho, Marzà presentó la posición del gobierno del botánico en la última conferencia sectorial de educación del Ministerio de educación. El consejero y Director de Compromís per Castelló en los Corts Valencianes instó a «hacer pasos más valientes en algunos aspectos de la propuesta de enmienda de lomque» para que «las nuevas regulaciones impidan el financiamiento con dinero Centros de educación pública que secretan por el sexo, ya que es un hecho completamente anacrónico «. Por el momento, sin embargo, el negocio de los centros que se separan por género sigue siendo bendecido legalmente.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...