El Museo de Arte de Haifa (Israel) cede a las presiones de congregaciones e iglesias cristianas y retira el polémico ‘McJesus’

El Museo de Arte de Haifa ha cedido a las presiones y tras una semana de tensión este jueves ha retirado la polémica obra McJesus, una escultura a tamaño natural en la que podía verse al payaso emblema de la cadena de restaurantes de comida rápida, Mc Donalds, crucificado. “Estuvo expuesta seis meses al público en los que la vieron numerosas personas, incluidos varios grupos de congregaciones cristianas, sin que recibiésemos ninguna queja”, explica un portavoz del museo que confirma a El País que la obra ya ha sido retirada.

Todo empezó el 11 de enero, tras la publicación en Facebook de varias fotos de la exposición Bienes sagrados,una muestra crítica con el consumismo cuyo contenido desató la ira de la minoría cristiana de Haifa. Centenares de personas protagonizaron una ola de violentas protestas y trataron de irrumpir en el museo, contra el que llegaron a la lanzar artefactos incendiarios. La turbamulta se enfrentó con piedras a las fuerzas de seguridad israelíes que disolvieron la protesta con gases lacrimógenos y material antidisturbios. Cinco manifestantes fueron arrestados y tres policías resultaron heridos.

Previamente al estallido de violencia, la ministra de Cultura israelí, Miri Regev, se había puesto en contacto con el director general de los museos municipales de Haifa, Nissim Tal, para pedirle que retirara la ofensiva escultura. Pero, en aras de la “libertad de expresión”, la dirección del centro se negó a hacerlo. “Ridiculizar a Jesús crucificado, el símbolo más importante para los cristianos de todo el mundo, no se puede encubrir como libertad de expresión (…) Ser irrespetuoso con los símbolos sagrados para multitud de creyentes en el mundo como protesta artística es ilegítimo y no puede ser secundado por una institución cultural sostenida con fondos del estado”, escribió Regev.

Los líderes de las iglesias católica y ortodoxa griegas en Haifa acudieron a los tribunales, en un último intento por lograr sacar a McJesus de la exposición, así como a otras dos obras de la misma muestra en las que Jesús crucificado y la Virgen María aparecen caracterizados como los populares muñecos Ken y Barbie. La juez de distrito, Ofra Attias, tras solicitar opinión al Fiscal General de Israel, Avichai Mandelblit, fijó la vista del caso para el próximo jueves, aunque el futuro de McJesus ya no será decidido en los tribunales.

La polémica llegó a oídos del autor de la obra, el finlandés Jani Leinonen —que ni siquiera sabía que su escultura estaba expuesta en Israel— y en declaraciones en los medios del grupo de comunicación hebreo Keshet, se sumó a las voces que querían acabar con la exhibición del McJesus en Haifa. Aunque en su caso por razones muy diferentes. “He pedido que la retiren de la exposición porque me uní al movimiento de boicot a Israel, BDS”, dijo el artista.

Una intervención con la que Leinonen desató la indignación de los israelíes y que ha sido definitiva para que la dirección del museo finalmente decidiese dar su brazo a torcer y quitar el Ronald McDonald crucificado. “La muestra fue inaugurada el 22 de julio y seguirá abierta al público hasta el 17 de febrero. Sin McJesus, pero con el resto de piezas que forman parte de la exhibición”, aseguran desde la institución israelí.

El museo, eso sí, se ha comprometido a colocar carteles en el exterior del edificio para advertir de que el contenido de la muestra puede herir la sensibilidad de los visitantes y resultar ofensiva para los creyentes. En su interior, aún pueden verse los polémicos Barbie y Ken, de los artistas argentinos Pool & Marianela, cuyas transgresoras obras se han mostrado en galerías de todo el mundo y recientemente fueron expuestas también en Madrid.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...