El Movimiento Hacia un Estado Laico pide que no se emitan por megafonía los cantos en honor de la Virgen del Pilar

El Movimiento Hacia un Estado Laico (MHUEL) ha solicitado de manera formal que la megafonía de la Basílica del Pilar de Zaragoza deje de emitir tres veces al día el canto en honor a la Virgen conocido como “Bendita y Alabada”. El coordinador de esta organización laica aragonesa, Antonio Aramayona, explicó en la televisión regional Aragón Televisión (AT) que su intención no es el de prohibir el cántico religioso, sino que este se limite a ser emitido dentro de la basílica o de otros templos, y no a través de las megafonías de la plaza pública.

Todos los zaragozanos y todos los turistas que visitan la ciudad, sean o no católicos, escuchan tres veces al día en la Plaza del Pilar el cántico en honor a la Virgen conocido como “Bendita y Alabada”. El Movimiento Hacia un Estado Laico (MHUEL) ha solicitado que esta canción no se emita a través del sistema de megafonía de la Basílica al exterior de la plaza, para garantizar la aconfesionalidad del Estado que recoge la Constitución. La organización considera que este tipo de manifestaciones religiosas deben quedar en el ámbito privado para no chocar con las diferentes sensibilidades religiosas de los ciudadanos, por lo que quieren que las emisiones de los cantos se hagan solo en el interior de la iglesia, y no en toda la plaza.

Tertulianos enfurecidos
El coordinador de esta agrupación laica, Antonio Aramayona, trató de explicar la postura de su organización en el canal regional Aragón Televisión, una tarea que no le resultó nada fácil, puesto que todos los tertulianos se pusieron en su contra. Nieves Herrero y Luis del Val como principales invitados, junto con Rafael López (ex concursante de Gran Hermano y actual cabeza del Partido Aragonés Regionalista) y otros dos tertulianos de la cadena se encargaron de apelar a las tradiciones y de arremeter contra la petición de “prohibición” de Aramayona.

"Reivindicar los derechos y libertades"
El coordinador del movimiento laico insistió en que su organización no pretende eliminar ni prohibir el canto: “La devoción y los cantos se pude hacer en una catedral, en una basílica, en iglesias y capillas. Y se ejerce con plena libertad”, apuntó, pero insistió en que esa misma libertad debe existir para quienes no profesan el culto católico. “No se trata de que [el canto] moleste o de que no moleste, se trata de reivindicar que en la sociedad en que vivimos se puedan ejercer los derechos y libertades de todos los ciudadanos sin excepción en igualdad de condiciones”, explicó.

"Sociedad civil aconfesional constitucionalmente"
“En una sociedad civil aconfesional constitucionalmente, lo mejor es que todo el mundo tenga plena libertad, para que se pueda ir a misa o no ir, pero todos por igual”, insistió ante unos enfurecidos contertulios que no dudaron en acusarle de querer acabar con las tradiciones. Los propios presentadores del programa, Susana Luquín y Jesús Nadador, se vieron obligados en varias ocasiones a intervenir para recordar que MHUEL no pretende prohibir los cantos, sino simplemente reservarlos al ámbito privado del templo.

Si no le gusta, "que se vaya"
Incluso una airada teleespectadora no dudó en sugerir a Aramayona que “se vaya de Zaragoza” si está en contra de que el canto a la Virgen se oiga por las megafonías de la plaza. “Se trata de que la Iglesia se adapte a las coordenadas de una sociedad civil aconfesional”, insistió el representante de la agrupación.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...