El ministro francés del Interior responde a las críticas de la Iglesia por la expulsión de gitanos

Brice Hortefeux invita a su despacho al líder de la Conferencia Episcopal francesa para explicarle la política oficial

El ministro francés del Interior, Brice Hortefeux, está "totalmente dispuesto" a recibir al presidente de la Conferencia Episcopal francesa, el cardenal André Vingt-Trois, para explicarle la polémica expulsión de gitanos rumanos y búlgaros hacia sus países de origen. El ministro respondía así a las críticas emitidas ayer por la Iglesia católica contra la política respecto a los romaníes. El Gobierno ha anunciado recientemente su intención de desmantelar al menos la mitad de los 700 campamentos ilegales de gitanos y la expulsión de sus moradores.

El cardenal Vingt-Trois ha aceptado la invitación del ministro, según informa el diario Le Monde. El propio líder de la iglesia católica francesa se había expresado en julio contra la expulsión de los gitanos, pero ayer fue el Papa el que criticó esta política. Tras la oración del Angelus en su residencia veraniega, Benedicto XVI llamó, sin mencionar a Francia pero hablando en francés, a "saber aceptar las legítimas diversidades humanas". La del Papa era la culminación de una serie de críticas católicas a la política de expulsiones. También el arzobispo de Aix-en-Provence ha calificado de "inaceptable la política de seguridad que puedan dar a entender que hay poblaciones inferiores". Un cura de Lille, más virulento, ha devuelto su medalla de la Orden Nacional del Mérito y ha dicho que reza por que el presidente francés, Nicolas "Sarkozy sufra una crisis cardiaca", aunque luego ha matizado que lo que quiere es que "Dios hable al corazón" del presidente.

En la emisora Europe 1, Hortefeux ha manifestado su disposición a reunirse con el presidente de la conferencia episcopal francesa, el cardenal André Vingt-Trois y "aquellos que lo deseen" en el seno de la Iglesia francesa "para escuchar lo que tienen que decir". "He escuchado con atención lo que han expresado el Papa y el obispo de Aix-en-Provence", ha dicho Hortefeux en Europe 1. "Si alguien quiere reunirse conmigo, yo estaría muy feliz de hacerlo para escuchar lo que tengan que decirme y también para recordarles que actuamos frente a un problema que no sólo es francés sino europeo, que actuamos en el marco de los textos previstos por la Comisión Europea y también que somos respetuosos con los derechos individuales".

El objetivo del Gobierno francés es desmantelar 300 campamentos ilegales en un plazo de tres meses y deportar a 700 gitanos, una minoría de los alrededor de 10.000 que residen en Francia, según sus asociaciones. Según Hortefeux, hasta ahora han sido desmantelados 88 campamentos y "850 gitanos serán retornados de forma voluntaria con una ayuda económica" a sus países de origen.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...