El ministro del Interior defiende a Cañizares tras las críticas por los refugiados

Fernández Díaz destaca los «valores de misericordia» de la Iglesia y el cardenal aboga por «mostrar caridad con los inmigrantes»

Las reflexiones del cardenal de Valencia, Antonio Cañizares, en el desayuno organizado el miércoles por Forum Europa-Tribuna Mediterránea, en el que preguntó si «la invasión de emigrantes y de refugiados» que está registrando Europa «es todo trigo limpio» han levantado una gran polvareda. Incluso, han llevado a intervenir al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que salió ayer en defensa del también cardenal.

Fernández Díaz, al respecto, destacó los valores de «misericordia» de la Iglesia y subrayó que no duda que Cañizares «participa de esos valores». «Nadie puede cuestionar que en todo momento la Iglesia está al lado de los más débiles e instituciones como Cáritas son un ejemplo», señaló el ministro. «La Iglesia siempre pone el acento en la Misericordia. Los refugiados son personas que en estos momentos nos tocan el corazón, eso es lo que defiende la Iglesia y no tengo ninguna duda de que Cañizares es un representante de la Iglesia y participa de estos valores sin ningún género de dudas», recalcó. Desde el Arzobispado de Valencia, además, recordaron ayer que el pasado ejercicio Cáritas prestó ayuda a cerca de 40.000 inmigrantes a través de pisos de acogida.

Ayer, durante una misa en la parroquia de Santa Teresa de Jesús de Valencia, con motivo de la festividad litúrgica de la santa abulense, Cañizares matizó sus palabras. El cardenal invitó a «mostrar realmente la caridad que quiere el Señor», a través de «los pobres de nuestro tiempo, los perseguidos, los inmigrantes, los que han tenido que salir de su tierra y buscan la ayuda nuestra».

Pero las críticas arreciaron. La Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado llegó a presentar ante la Fiscalía General del Estado una denuncia a través de sus servicios jurídicos contra Cañizares, al considerar sus declaraciones una «apología del odio» hacia las personas refugiadas y de origen inmigrante. Además, instaron a Les Corts a que tramiten «una reprobación urgente» frente a estas palabras. La Coordinadora de Xarxa Cristiana reclamó al arzobispo que pida perdón por sus declaraciones; mientras que Save the Children solicitó a Cañizares que aclare públicamente sus palabras.

La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Valencia, por su parte, quiso realizar un llamamiento a la sociedad valenciana «para convertirnos en tierra de acogida de personas refugiadas». A nivel político, la secretaria de Movimientos Sociales del PSPV, Rosa Mustafá, calificó de «absolutamente indignas» las palabras del arzobispo; mientras que el alcalde de Valencia, Joan Ribó, tachó de «intolerables» las declaraciones de Cañizares, al considerarlas «xenófobas» y «propias de un partido de extrema derecha».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...