El ministro de Educación, el presidente de Murcia y otras autoridades en la misa de clausura del Año Jubilar de la Vera Cruz de Caravaca

El Jubileo de la Vera Cruz de Caravaca se clausuró ayer tras doce meses de una masiva afluencia de peregrinos que ha triplicado el número de asistentes a las celebraciones que se han llevado a cabo en la basílica caravaqueña. La ceremonia, presidida por el cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, llenó de emotividad y agradecimiento el templo de la Vera Cruz.

La eucaristía fue concelebrada por el obispo de la diócesis de Cartagena, monseñor Lorca Plantes; el arzobispo emérito de Burgos, Francisco Gil; y una veintena de sacerdotes entre los que se encontraban el delegado Episcopal para el Año Jubilar, Jesús Aguilar; los vicarios episcopales, y el rector de la basílica, Emilio Andrés Espín. El espíritu carmelitano estuvo presente en la ceremonia tanto porque Caravaca forma parte de las ciudades teresianas como por su vínculo con San Juan de la Cruz.

Al finalizar la eucaristía, tras el ritual con el que se clausuraba el Jubileo y se apagaba la luz jubilar que ha brillado sobre las almenas del castillo durante los últimos doce meses, se adoró una vez más el ‘Lignun Crucis’ y se sirvió un pequeño ágape en el claustro del castillo. Unas 1.200 personas besaron la sagrada reliquia, como lo han hecho cientos de miles de peregrinos durante todo el año que ayer se clausuró.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, participó en la ceremonia acompañado por el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras; del consejero de Cultura, Javier Celdrán; y varios directores generales, diputados nacionales y regionales y representantes de las formaciones políticas de la Región.

Méndez de Vigo y el cardenal Blázquez firmaron en los libros de honor de la Cofradía de la Vera Cruz y del Ayuntamiento en un acto que tuvo lugar en la Torre Chacona. Las dos instituciones más importantes de la localidad, el Ayuntamiento y la Cofradía, hicieron sendos regalos al representante del Gobierno de España y al presidente de la Conferencia Episcopal Española.

López Miras afirmó que «el Año Jubilar de Caravaca ha cumplido todas las expectativas y nos marca el camino a seguir para convertir a la Región de Murcia en un referente turístico, cultural y del patrimonio religioso que tenemos en nuestra Comunidad». El jefe del Ejecutivo regional destacó que «clausuramos el acontecimiento religioso, turístico y cultural más importante de España de este 2017», y señaló que «tenemos que sentirnos orgullosos por lo que hemos conseguido entre todos».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...