El maratón cofrade de tres ministros de Mariano Rajoy en Málaga: medallas, salida de tronos y un indulto

Hasta cuatro ministros acompañan a la Legión en el desembarco y traslado del Cristo de la Buena Muerte

Cospedal, Zoido, Méndez de Vigo y Catalá presencian la tradicional llegada al puerto de Málaga y su posterior desfile por el centro histórico

Y el portavoz del Gobierno se unió. Si durante el Miércoles Santo los ministros Juan Ignacio Zoido (Interior), María Dolores de Cospedal (Defensa) y Rafael Catalá (Justicia) tuvieron su particular maratón cofrade en Málaga, este Jueves Santo ha visto cómo Íñigo Méndez de Vigo no ha querido faltar a la cita con la Legión y el traslado del Cristo de la Buena Muerte.

Hasta cuatro ministros formaron parte de las miles de personas que han salido a las calles de Málaga para presenciar el tradicional desembarco en el puerto de la capital y su posterior desfile por el centro histórico hasta llegar a la plaza de Fray Alonso de Santo Tomás, donde se ha llevado a cabo el traslado y la entronización del Cristo de la Buena Muerte y Ánimas.

Eran las 10.30 horas cuando del buque ‘Contramaestre Casado’, perteneciente a la Fuerza de Acción Marítima de la Flota y con base en el Arsenal de La Carraca de San Fernando (Cádiz), ha desembarcado en el muelle 2 la Compañía de Honores de la X Bandera del Tercio ‘Alejandro Farnesio’, IV de la Legión, con sede en Ronda (Málaga). Allí, un público multitudinario, además de diversas autoridades militares, civiles y religiosas, junto a los citados ministros, esperaban a que arribara el buque de la Armada Española. También estaban, entre otros, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz; al alcalde, Francisco de la Torre; y al delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo.

Así, el Palmeral de las Sorpresas ha abierto el camino a los legionarios en su desfile hasta la plaza de Fray Alonso de Santo Tomás, pasando antes por Molina Lario, plaza del Siglo, plaza del Carbón, calle Granada, Larios, Alameda Principal, puente de Tetuán, Nazareno del Paso, Glorieta de Lola Carrera, Cerezuela y plaza de la Legión Española, llegando así a su destino.

Ya en la explanada de Santo Domingo, donde esperaban cientos de personas desde primera hora de la mañana de este Jueves Santo para asistir al que es considerado el acto más emblemático de este día, se ha podido ver, entre otros, a la ministra de Defensa, que ha presidido también el traslado de la talla.

Sobre las 12.30 horas, las damas y caballeros legionarios han llegado entre aplausos a la Casa Hermandad de la Cofradía del Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad, en el barrio de El Perchel, donde, tras cuadrarse, han entonado al unísono la letra de ‘El novio de la muerte’, que ha marcado el ritmo con el que han portado a hombros y a pulso la talla del también conocido como Cristo de Mena.

Además, durante el acto se ha recordado a los caídos en las misiones militares del ejército español tras la lectura de una oración; y se ha hecho entrega del estandarte del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, que custodiará hasta el próximo acto penitencial el tercio Rey Alfonso XIII, II de la Legión.

Asimismo, antes de la entronización del Cristo de Mena, se ha entregado al mismo tercio la corona de espinas que lució la talla en 2017. Más tarde, mediante un sistema de poleas, se ha depositado al crucificado en el trono al son de la marcha procesional ‘Cristo de La Legión’, de Eloy García, interpretada por la brigada Rey Alfonso XIII, no sin antes saludar a Nuestra Señora de la Soledad.

Entre «vivas» y aplausos, la compañía de honores y la banda de guerra y música han abandonado la plaza desfilando, después de cantar el himno de la Legión y enunciar parte del credo legionario. Se ponía así fin, alrededor de las 13.15 horas, a uno de los actos más significativos de la Semana de la Pasión de Málaga.

Fuente: El Diario


Juan Ignacio Zoido, Dolores de Cospedal y Rafael Catalá se desplazaron este miércoles a Málaga, donde asistieron a varios actos de la Semana Santa

Este Miércoles Santo uno podía salir en Málaga a ver tronos y procesiones y encontrar ministros. Tres miembros del Gobierno de Mariano Rajoy se desplazaron a la ciudad para asistir a actos cofrades. Uno para recibir medallas, otra para dar la salida a un trono y el tercero para asistir al acto de liberación de un preso indultado, el caso es que Juan Ignacio Zoido (Interior), María Dolores de Cospedal (Defensa) y Rafael Catalá (Justicia) tenían actos de agenda vinculados a la Semana Santa de Málaga, a los que acudieron como ministros del Gobierno de España.

Lo decía ayer El Rastreador: casi toda la agenda oficial del Gobierno de España para este miércoles, día laborable, eran actos cofrades. A las visitas a Málaga sólo se añadían los actos públicos en Almería de Íñigo de la Serna, ministro de Fomento. El resto eran las visitas a Málaga, así que no era difícil tropezarse con un ministro por las calles de la ciudad. Lucía un sol espléndido, y en las terrazas podía verse a los turistas, algunos sonriendo a la vista de la portada de un periódico local: «Málaga se rinde a su novia». La novia de Málaga es, se dice, la imagen de la Virgen María Santísima del Rocío Coronada.

Juan Ignacio Zoido recibió su primera medalla a las 12.00 y una hora más tarde le impusieron otra. Procedía en los dos casos de hermandades vinculadas a la Policía Nacional y la Guardia Civil. La primera se la entregó la Hermandad Jesús el Rico, que tiene como titular a Nuestra Señora María Santísima del Amor, a quien su antecesor en el cargo, Jorge Fernández Díaz, concedió la Medalla de Oro al Mérito Policial, máxima distinción del cuerpo. Ni la Audiencia Nacional  ni el Tribunal Supremo aceptaron los recursos de Europa Laica para que se revisara la concesión. La cofradía de la Virgen del Amor premió este miércoles al ministro del Interior y le concedió así una especie de reconocimiento recíproco.

El acto tuvo también algo de momento de reconciliación. Todos los años desde 1759 la procesión de El Rico incorpora el acto de liberación de un preso, a quien que el Gobierno de España indulta a propuesta de la cofradía. El año pasado muchos sintieron como un agravio intolerable el hecho de que el Consejo de Ministros rechazara las tres propuestas para recibir el indulto, y señalaron a Juan Ignacio Zoido. Fue tal el malestar que el Gobierno de España concedió un indulto exprés: no se liberó al preso el Miércoles Santo, como siempre, sino el 1 de julio.

Cerrado el acto con El Rico, el ministro se fue a por su segunda medalla. La recibió en la Ilustre Archicofradía del Santísimo Cristo de la Expiración y de Nuestra Madre María Santísima de los Dolores, donde le esperaba la plana mayor de la Guardia Civil y del PP de Málaga. Allí pronunció un breve agradecimiento. «Me van a permitir que agradezca sinceramente este detalle del hermanamiento que tenéis con el Benemérito Instituto de la Guardia Civil. Yo hoy acepto esta medalla que la llevaré con toda la dignidad que Dios me permita y me dé fuerza para llevarla (…). Lo único que quiero es agradeceros que tengáis ese hermanamiento, pero por otro lado para que nunca olvidéis, nunca, cuando invoquéis a vuestros titulares, que detrás de ese uniforme hay hombres, mujeres y familias que necesitan de la ayuda de Dios», dijo.

A la puerta, algunos se quejaban de no poder visitar el trono. «Uf, imposible dejarles pasar, no saben cómo está eso hay dentro». Nos quedamos con la duda de a qué se refería exactamente, y una señora protestó: «Media hora aquí esperando, y no costaría nada dejarnos pasar cinco minutos. Cuando es misa porque hay misa, y cuando no, porque está el ministro».

Mientras, otra mujer llamada Inés explicaba muchas cosas sobre el trono y la imagen de la expiración: «Es una maravilla, muy elegante. La talla es tan perfecta que se estudia en las clases de anatomía de las Facultades de Medicina. La hizo Benlliure. El manto es de terciopelo, aunque está cubierto de oro. Claro, esta cofradía maneja, ya sabes…. Todos los guardias civiles son hermanos honorarios, porque es la cofradía de la Guardia Civil. Mira, a los pies del Cristo lleva una urna con tierra y sangre de los guardias civiles que cayeron defendiendo el Santuario de la Virgen de la Cabeza. Murieron todos. Y por eso le tienen mucha devoción». En la Semana Santa de Málaga es fácil encontrar personas así, conocedores de la materia cofrade que transmiten con entusiasmo lo que saben si alguien muestra interés.

A Inés le había dicho una amiga que Dolores de Cospedal estaba visitando cofradías discretamente, aunque la ministra de Defensa estuvo por la mañana en una exhibición de la Brigada Paracaidista, en la playa de la Malagueta y acompañada por el alcalde, Francisco de la Torre. Por la tarde, casi coincidió con la presidenta de la Junta de Andalucía. Susana Díaz asistió a la salida del trono Jesús de los Azotes y Columna, de la Hermandad Sacramental y Cofradías Fusionadas. Precisamente, la presidenta había visitado también las hermandades del Prendimiento y del Soberano en Jerez de la Frontera (Cádiz), ciudad que el Lunes Santo había elegido el líder del PP en Andalucía, Juan Manuel Moreno, para su visita cofrade de la jornada.

La Brigada Paracaidista exhibe sus habilidades en Málaga ante la ministra de Defensa
María Dolores de Cospedal, en la exhibición de la Brigada Paracaidista EFE

Una hora más tarde, Dolores de Cospedal, cuyo ministerio ha vuelto a dar la orden de que este jueves se icen a media asta las banderas de los cuarteles, estuvo en la salida de otro de los tronos del Cristo de Ánimas de Ciegos. También estaba por allí Juan Ignacio Zoido, acompañado del delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, y de un considerable dispositivo de seguridad.

Por último, el ubicuo ministro del Interior tenía previsto encontrarse al caer la tarde con su homólogo de Justicia, Rafael Catalá, en la liberación del preso por El Rico, que este año sí ocurrió el Miércoles Santo. Además, Zoido iba a dar los primeros toques de campana para la salida de la procesión. Con la liberación del preso, condenado por un delito contra la salud pública, el Gobierno daba por cerrado un miércoles en el que tres de sus ministros dedicaron sus actos oficiales exclusivamente a la actividad cofrade. Una jornada en la que en Málaga se pudo salir a ver tronos, y también a ver ministros.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...