El lobby ultracatólico abre fuego en la «guerra cultural»

Cientos de organizaciones integristas crecientemente movilizadas se agrupan en plataformas contra el aborto, contra la eutanasia y a favor del pin parental
El movimiento, permeado por referentes de Vox y ex del PP, se reorganiza durante la pandemia y capta apoyos de la Iglesia y la universidad privada

Es un sintagma de uso cada vez más frecuente: “guerra cultural”, “batalla cultural”. Cayetana Álvarez de Toledo, cesada como portavoz parlamentaria del PP, lamentaba en su despedida que no la dejaran librarla. Y Santiago Abascal, presidente de Vox, así como otros dirigentes de su partido, insisten: “guerra cultural” contra el “totalitarismo” de la “dictadura progre”. Pero donde con más desenvoltura se maneja el término no es en los partidos, sino en el variopinto espectro de las organizaciones ultracatólicas, una tupida red de terminales de la derecha integrista que, de hecho, ya han abierto dicha guerra sin esperar a la bendición de los partidos políticos, aunque con abundantes conexiones con Vox. Más de 500 organizaciones antiabortistas, 17 contra el supuesto “adoctrinamiento” de la “ideología de género” en la escuela y 77 en abierto rechazo a la eutanasia actúan coordinadamente durante la pandemia en plataformas temáticas pero interconectadas, como ha podido comprobar infoLibre analizando sus movimientos. El lobby integrista gana vigor como puntal de oposición social al Gobierno.

Así sintetiza uno de los referentes de este movimiento, Ignacio Arsuaga, presidente de Hazte Oír y de CitizenGo, en qué consiste este empeño por el choque en el terreno cultural: consiste –escribe Arsuaga en las plataformas de difusión de Hazte Oír– en que “se hable sobre temas que antes eran tabú, que el establishment progre consideraba cerrados: la ideología de género, el feminismo supremacista, el lobby Lgtbi, el aborto, el matrimonio homosexual, la eutanasia…”; consiste en “romper el hielo de lo políticamente correcto, del discurso único progre-laicista”; consiste en “denunciar los ataques del lobby Lgtbi y del lobby de género contra la familia natural”; consiste en “defender principios básicos y libertades fundamentales frente al sistema”. No es sólo una batalla anunciada, ni una advertencia en las redes sociales. Ya la están librando cientos de organizaciones del ámbito ultracatólico, agitado por una actividad frenética, cada vez más cohesionado organizativamente, donde se conforman nuevos espacios de integración entre colectivos movidos por empeños ideológicos similares.

Plataforma Sí a la Vida

“Hay que ver la cantidad de cosas que está diciendo usted hoy para generar debate, justo hoy, día en el que es noticia su vicepresi particular por asuntos un tanto preocupantes. Imagino que será casualidad, no sé”, escribía en su cuenta de Twitter Javier Rodríguez, vicepresidente del Foro Español de la Familia , dirigiéndose a Irene Montero, después de que la ministra de Igualdad anunciase la semana pasada una reforma de la ley del aborto para retirar el requisito de consentimiento paterno para las adolescentes de 16 y 17 años.

………………….

Seguir leyendo en InfoLibre

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...