El litigio por la Cruz de Tañabueyes «empaña» su exhibición en Burgos

El litigio que mantienen en el Juzgado la parroquia y la junta administrativa de Tañabueyes, entidad menor perteneciente al Ayuntamiento de Tinieblas, respecto a la propiedad de la valiosa cruz procesional del siglo XVII, vivió ayer un nuevo episodio. Desde el pasado mes de abril, dicha cruz se encuentra en depósito en el Museo provincial de Burgos por expreso deseo de la Cofradía de la Vera Cruz de la localidad que consideró este centro museístico el lugar más adecuado para conservarla, garantizar una seguridad que hasta entonces no tenía en Tañabueyes y para que pudiera ser admirada por todos los ciudadano que acuden a visitar el museo de la calle Miranda y disfrutar de todas las obras de arte que atesora.
Ayer iba a ser un día especial. Se había fijado esa fecha para la presentación pública de la cruz  procesional de Tañabueyes en el espacio que ocupa en el Museo, concretamente en la sala que alberga pinturas del siglo XVII, la misma época en la que está datada la cruz -obra de Juan de Landeras realizada entre los años 1612-1618 y posteriormente modificada por Juan de Carranza, a finales del siglo XVIII-.
Las invitaciones por parte de la Junta de Castilla y León estaban mandadas a distintas autoridades y artistas burgaleses y a los medios de comunicación. El propio delegado territorial, Baudilio Fernández Mardomingo, iba a acudir al evento, fijado a las 11,30 horas. Sin embargo, ‘in extremis’, la presentación a los medios fue anulada, al conocer el delegado territorial a primera hora de la mañana, a instancias de la Sección de Cultura, la demanda judicial interpuesta por la parroquia de Tañabueyes contra la junta vecinal por el tema de la propiedad, según el propioFernández Mardomingo reconocía a Diario de Burgos. «Al conocer este hecho, no me pareció oportuno presidir la exhibición de este objeto cuya propiedad está en litigio. Esperaremos la decisión del juez y después ya se verá», argumentó el delegado, que en todo caso dejó claro que hasta entonces, la pieza se mantendrá en depósito en el Museo de Burgos.
La anulación de la presentación se cumplió a medias. porque si bien no se hizo de forma oficial con asistencia del delegado, como estaba previsto, el acto se celebró con carácter «íntimo», para un grupo de vecinos que se habían trasladado desde Tañabueyes y algunos otros que residen en Burgos -incluido el exalcalde, Maximiliano García, el nuevo regidor, y el portavoz de los feligreses, FidelGarcía-, y hasta un par de artistas burgaleses que estaban invitados al evento y a quien no se pudo comunicar la anulación, como Bruno Cuevas yMartín  Pineda. Tampoco los medios de comunicación -excepto esta redactora- se acercaron al Museo. El grupo pudo ver y disfrutar de la pieza de orfebrería no ajenos a la sorpresa que les produjo saber que el delegado había anulado la convocatoria. En todo caso, se mostraron orgulloso de ver su cruz en el Museo que exhibe y conserva el patrimonio burgalés. Recordaron, además, que recientemen la cruz salió de este emplazamiento y fue procesionada por el pueblo, para regresar después a la capital.
DEMANDA JUDICIAL.  En cuanto a la propiedad, se le disputan la parroquia y la Cofradía de la Vera Cruz, quien asegura que la Cruz nunca estuvo en la iglesia y que eran los priores quienes la custodiaban, hasta que desaparecida la Cofradía, fueron los sucesivos alcaldes del pueblo quienes la guardaban en sus hogares. Fue esta circunstancia la determinante para que los feligreses de Tañabueyes tomaran la decisión de cederla en depósito al Museo de Burgos, para garantizar una seguridad que en el pueblo, apenas ya sin gente durante muchos meses del año, no tenía, para su mejor conservación y para que la puedan ver quienes visiten el Museo.
Por su parte, la parroquia defiende que es de su propiedad proque en el Libro de Fábrica consta que fue adquirida por el párroco. Fuentes del Arzobispado insistían ayer en este hecho y reconocían que mientras la Cofradía existía fue su administradora y la custodiaba el prior, pero entienden que desaparecida aquélla, la cruz debía haber vuelto a la parroquia, y añaden que la ‘refundación’ de la Cofradía no se ajusta a la ley eclesial, al haberse creado como Asociación. Así las cosas, una vez que la cruz se depositó en el Museo, la parroquia presentó una demanda en el Juzgado contra la junta vecinal al entender que ésta habia cedido una pieza que no es de su propiedad.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...