El líder religioso Rizieq Shihab es acusado de difamar al expresidente indonesio Sukarno

El representante del Frente de Defensores Islámicos ha jugado un papel destacado en el controvertido proceso por blasfemia contra el gobernador de Yakarta

La Policía de Indonesia ha acusado al líder religioso Rizieq Shihab, máxima figura del Frente de Defensores Islámicos (FPI), de difamación ante los comentarios expresados contra el expresidente Sukarno, así como contra la ideología oficial del país (Pancasila).

La semana pasada, cientos de simpatizantes del FPI se habían concentradoen la capital de Indonesia, Yakarta, para protestar contra otra investigación abierta a Shihab, denunciado en este caso por, presuntamente, insultar a la moneda nacional.

Las acusaciones, una de las numerosas a las que se enfrenta el líder religioso, se centraban entonces en un vídeo difundido en las redes sociales donde Shihab alegaba que los nuevos billetes en circulación presentan los símbolos comunistas de la hoz y el martillo comunista. Su argumento fue desmentido por la empresa encargada de la impresión del papel moneda.

Sin embargo, ahora, por esta última causa de difamación, el líder religioso se enfrenta hasta a cuatro años y nueve meses de prisión. «Tenemos pruebas suficientes, y hemos nombrado a Rizieq Shihab sospechoso», destacó el portavoz policial Yusri Yunus. La presunta calumnia tuvo lugar durante un discurso en la provincia de Java Occidental, aunque las autoridades evitaron mencionar las palabras exactas.

Precisamente, la investigación contra el líder religioso se produce tras el controvertido proceso por blasfemia contra el gobernador de Yakarta, a quien se acusa de ultrajar al Corán.

Entonces, el panel de jueces rechazó las alegaciones de los abogados de Basuki Tjahaja Purnama, conocido como «Ahok» para anular el caso.

En este sentido, el país asiático se ha visto salpicado de violentas protestas que exigen la dimisión de «Ahok», quien ha negado que su intención fuera insultar al Islam .

Los manifestantes, que caminan bajo el liderazgo del grupo FPI aseguran que el gobernador de Yakarta faltó al respeto al libro sagrado tras criticar a varios de sus oponentes, quienes se refirieron a un verso que advierte de la alianza con cristianos y judíos («Ahok» es de religión cristiana).

«Señoras y señores, ustedes no tienen que votar por mí, porque les han mentido quienes utilizan el versículo 51 de la Surah al Maidah (del Corán)», aseguró el político en el polémico discurso, realizado el pasado 27 de septiembre.

El FPI ya había intentado, sin éxito, impedir en 2014 la toma del poder de «Ahok» bajo la premisa de la incapacidad de un cristiano para representar a una ciudad de mayoría musulmana.

Sin embargo, durante la apertura del juicio el pasado día 13, el gobernador negó los cargos.

«Como persona que creció en los círculos islámicos, no es posible para mí insultar al Islam», aseguro «Ahok», quien de ser declarado culpable se enfrenta a una pena de cinco años de cárcel.

En este sentido, organizaciones pro derechos humanos han pedido el fin de la investigación por blasfemia contra el político.

«Al llevar a cabo una investigación criminal y nombrar a “Ahok” como sospechoso, las autoridades han mostrado que están más preocupados por grupos religiosos que por respetar y proteger los derechos humanos para todos», aseguraba el pasado noviembre Rafendi Djamin, director de Amnistía Internacional para la región del Sudeste Asiático-Pacífico.

Entre los principales rivales de «Ahok» en las elecciones del próximo mes de febrero se encuentran Agus Harimurti, hijo del expresidente Susilo Bambang Yudhoyono, así como el exministro Anies Baswedan.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...