El líder de la secta acusada de abusos declara ante el juez

Feliciano Miguel Rosendo da Silva, líder de la presunta secta de Oia (Pontevedra) que posteriormente se instaló en Madrid, ha llegado al Juzgado de Instrucción 1 de Tui (Pontevedra) para prestar declaración tras ser detenido el pasado jueves en Collado Villalba (Madrid).

Rosendo comparece este domingo ante el magistrado Marcos Amboage un día después de que lo hicieran la hermana Marta Paz, y dos exmiembros, un hombre y una mujer, de la Orden y Mandato San Miguel Arcángel, que fue denunciada por supuestos abusos sexuales.

Paz, supuesta mano derecha del líder del grupo, fue puesta en libertad tras declarar ante el juez imputada por un presunto delito de asociación ilícita. La mujer fue detenida el pasado jueves en la localidad madrileña de Collado Villalba junto al fundador de la orden, Feliciano Miguel Rosendo da Silva, acusado de abusos sexuales y apropiación de bienes.

Marta Paz llegó este sábado a los juzgados de Tui (Pontevedra) cerca de las 20.30 custodiada por dos agentes de la Guardia Civil para declarar ante el juez durante más de dos horas y media. La mujer deberá comparecer semanalmente ante una sede judicial, y permanece imputada por un presunto delito de asociación ilícita.

Paz salió de los juzgados cerca de la medianoche acompañada de su abogado y se marchó en un coche que la estaba esperando a la salida del edificio. Posteriormente, dejaron la sede judicial cuatro familiares de la mujer. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia puntualizó que no habían acudido «para nada judicial».

En concreto, se trataban de los padres de la monja, Carlos Paz y Concha Alonso, junto con los consuegros de Rosendo da Silva, María del Carmen Santana y José Manuel Lima. Los cuatro habían pertenecido a la agrupación religiosa católica investigada por el juez y radicada en el municipio costero de Oia, en el sur de la provincia de Pontevedra.

La orden gozó del favor eclesiástico hasta que, en marzo pasado, las denuncias de abusos llevaron al obispo de Tui-Vigo a descabezarla. Un total de 14 familias de adeptos presentaron denuncia ante el juzgado de Tui.

Este sábado también fueron imputados otros dos exmiembros del grupo, un hombre y una mujer, que declararon durante seis horas y media y también están en libertad con cargos.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Tui abrió una causa (que ha declarado secreta), tras la presentación de varias denuncias en la Guardia Civil. En este marco, el pasado jueves, fueron detenidos en Collado Villalba Miguel Rosendo y Marta Paz, su mano derecha, que se hace pasar por monja. Las diligencias se siguen por un supuesto delito de asociación ilícita.

Los arrestos se produjeron pocas horas después de que un grupo de familiares de miembros de la Orden de San Miguel -que ahora actuaba bajo la denominación La Voz del Serviam– hubiesen comparecido la pasada semana ante los medios para advertir de que esa «secta» seguía actuando en Madrid a pesar de haber sido expulsada de Galicia por las autoridades eclesiásticas.

En concreto, exintegrantes de la orden y familiares relataron que, dentro de este grupo, se cometían presuntamente abusos sexuales y psicológicos, y que Miguel Rosendo había puesto en marcha un entramado, con apariencia de actividades pastorales y benéficas, que buscaba en realidad su propio enriquecimiento personal.

La Guardia Civil registró el pasado viernes durante dos horas la conocida como Casa Madre de la orden migueliana, en el municipio pontevedrés de Santa María de Oia, donde estuvo presente el líder de este grupo, Feliciano Miguel Rosendo da Silva. Los agentes de la Policía Judicial se incautaron de dos ordenadores.

Marta Paz secta San Miguel

Marta Paz, a su llegada a los juzgados de Tui para declarar como imputada. / Salvador Sas (EFE)

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...