El laicismo en Extremadura

El laicismo es el marco de convivencia, el lugar de encuentro para propiciar el respeto y la tolerancia.

La simbiosis religión y poder se remonta a la noche de los tiempos. La divinización de jefes tribales, emperadores y reyes era consustancial a las sociedades antiguas. La forma de hacer intocable e indiscutible el poder ha sido sacralizarlo. Las sociedades teocráticas son incompatibles con la democracia. La larga lucha por la democracia ha ido de la mano y en paralelo al proceso de laización de las sociedades modernas. La modernidad es un fenómeno europeo y tiene su culminación en el siglo XVIII. La secularización es la esencia de la modernidad. El hombre alcanza la mayoría de edad, de modo que ni la Iglesia, ni la religión, ni por supuesto la jerarquía fundamentan ya la sociedad. En la Edad Media la Iglesia tenía un gran poder. La cultura del Renacimiento, sin embargo, es una cultura antropocéntrica. El hombre tiene ya confianza en la razón y empieza a marginar el criterio de autoridad. En la Reforma se hizo una dura crítica de las instituciones y creencias religiosas. En el siglo XVIII, con la Ilustración, se llegó al punto álgido de la secularización. Fueron los ilustrados los que iniciaron la lucha por la secularización. Consecuencia de la secularización es el pluralismo, y de él se desprende el laicismo. Los ilustrados creían en la bondad natural del hombre frente al bíblico pecado original. La moral perdió ya su justificación religiosa; el deísmo sustituyó a los dogmas y las virtudes cristianas, como la caridad o el amor al prójimo, se convirtieron en virtudes laicas.

XEN ESPAÑAx, por el poder y la influencia de la Iglesia, el proceso de secularización fue lento y difícil. Durante el Sexenio Democrático se dio un paso importante en el proceso de laización. En junio de 1870 se estableció el Registro Civil. Antes nacimientos y defunciones se inscribían en las parroquias. Por ley de 17 de junio se implantaba el Registro Civil y, al día siguiente, el matrimonio civil.

En Extremadura la defensa del laicismo tuvo importantes luchadores así como encarnizados y furibundos detractores. Hoy muchos están casados civilmente. Se incineran cadáveres. Hace 120 años la prensa católica llamaba "matrimonio perruno" al civil, y "chicharrones laicos" a la cremación de cadáveres. No podemos olvidar periódicos y personalidades de uno y otro bando.

La Crónica , tras la revolución de 1868, defendió las libertades de culto y de enseñanza, la abolición de la pena de muerte y la secularización de los cementerios. Condenado por el obispo, sufrió denuncias y suspensiones. Directores del periódico fueron Rubén Landa e Isidoro Osorio .

En 1882 apareció el Diario de Badajoz , periódico republicano, promasónico y anticlerical. Hombres de ideas avanzadas, casi todos ellos miembros de la logia Pax Augusta , republicanos y librepensadores, como Anselmo Arenas, Miguel Pimentel, Narciso Vázquez, Nicolás Díaz y Pérez , entre otros, se sirvieron del Diario para defender y difundir la enseñanza laica, la abolición de la pena de muerte, el restablecimiento del jurado, el sufragio universal, etcétera. Cuando el Diariopasó a manos conservadoras, La Crónica se convirtió en La Región Extremeña . Luchó por la modernización de nuestra tierra y la separación de la Iglesia del Estado, criticó la influencia religiosa y la creación de cátedras de religión en los institutos.

Durante las últimas décadas del siglo XIX, hubo siempre un periódico carlista o integrista con una línea editorial fuertemente antimasónica y antilaicista bendecida por la jerarquía. Coetáneo delDiario fue El Avisador de Badajoz , semanario católico. Estuvo contra la enseñanza laica, se mofó del darwinismo y de la cremación de cadáveres. La misma línea editorial sostuvo su epígono La Lid Católica .

Miguel Pimentel , director y propietario del El Magisterio Extremeño sostuvo, en 1881, una sonada polémica en pro de la enseñanza laica. En 1892, por encargo del taller, elaboró un informe, tituladoSobre la enseñanza laica en el que establecía que la enseñanza de la religión debía estar a cargo de las familias y de los ministros de los respectivos cultos; que la escuela debía ser neutral; que al maestro público no se podía obligar ni permitir enseñar en la escuela ninguna religión positiva. La conclusión tiene aún actualidad: "La enseñanza laica en la escuela y la enseñanza católica en el templo".

En 1877 se incorporó al Instituto de Badajoz Anselmo Arenas. Su Curso de Historia de España fue duramente contestado por El Avisador , en unos artículos atribuidos al canónigo Fernández Valbuena . Ferviente laicista, en 1887, sostuvo una larga polémica en pro de la enseñanza laica.

Los laicistas han defendido siempre la separación de la Iglesia y del Estado. En nuestras actuales sociedades pluralistas, con diversas culturas y religiones, el laicismo es el marco de convivencia, el lugar de encuentro para propiciar el respeto y la tolerancia

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...