El laicismo, de nuevo a escena

La precampaña electoral ha devuelto a escena el debate sobre el laicismo y sobre la implantación de un Estado laico a la imagen de países como Francia, ejemplo que utilizó esta semana precisamente el secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, para describir el modelo de Estado que pretende impulsar si las votaciones del 20 de diciembre le colocan en la Moncloa. La propuesta de los socialistas se realizará, según explicó Sánchez, «sin ir contra nadie, sin ofender a nadie, y garantizando el hecho religioso», y buscaría un avance «hacia instituciones laicas, como sucede en la República Francesa». Esta propuesta no es nueva ni tampoco se restringe únicamente al PSOE, ya que otros partidos que acudirán a las elecciones han mantenido desde su creación la necesidad de promulgar «un laicismo real» en el Estado. Este debate volverá a planear por las propuestas electorales del mes de diciembre, y desde los extremos que podrían encontrarse en la cuerda a tensar se acoge con diferentes sensaciones. Fuentes del Obispado de Ciudad Real consultadas por La Tribuna, asumieron que la cuestión se pone encima de la mesa en un momento de precampaña electoral y declinaron hacer declaraciones «porque sería orientar en un sentido en otro a personas»; pero desde los centros concertados de Ciudad Real la propuesta pretende «un debate que no existe, un problema creado», y desde Ciudad Real Laica es «una buena propuesta pero que acogemos con el escepticismo por lo sucedido en el pasado».

La educación concertada con marchamo religioso podría ser una de las realidades en peligro con la propuesta que esta semana han desempolvado los socialistas. Desde dos de los centros concertados religiosos de la capital apuntan a que este debate «resurge siempre que llegan las elecciones», aseguró Gregorio Pérez, director del Colegio Marianistas, que recordó que la propuesta de Sánchez «es una propuesta vieja que se viene discutiendo desde hace muchos años, y son los gobiernos socialistas los que han hecho muchas de las leyes que todavía funcionan, y nunca lo han planteado de una manera muy seria». Comparte esa visión Julián Sánchez Mora, director del Colegio Hermano Gárate, que cree que la propuesta que llevarán los socialistas, además de otros partidos políticos, «no tiene en cuenta algunos factores, dos principalmente: primero que los padres tienen derecho a elegir la educación que reciben sus hijos; y segundo que el servicio que dan los colegios concertados no tienen capacidad para darlo los centros públicos, faltan recursos para hacerlo».

Los dos centros educativos suman en la capital casi 2.700 alumnos este curso. El Colegio Hermano Gárate (Salesianos) tiene este año en sus aulas, en las diferentes etapas formativas, a 1.258 alumnos, contando también los módulos de Formación Profesional; el Colegio Marianistas cuenta con 1.431.

Desde ambos centros se percibe la cuestión del laicismo como un debate «superficial» que se busca «para ganar unos pocos votos de una determinada corriente ideológica», y recuerdan que la adopción del sistema que esta semana han puesto sobre la mesa los socialistas «supondrían cambiar el concordato con la Santa Sede». «Existen otros problemas más importantes que abordar en la educación y en la sociedad», sentenciaron los responsables de ambos centros.

Ciudad Real Laica.

No es un debate fabricado la intención de extender el laicismo en España para Ciudad Real Laica, pero la propuesta que han vuelto a escuchar de boca de los socialistas es, para ellos, algo conocido que recuperan con el escepticismo al que invita el pasado.

«Nos ofrece muchas dudas, celebramos que ponga de manifiesto su intención de llevarlo a cabo, pero es imposible que no nos asalten las dudas cuando hemos visto a alcaldes y concejales socialistas nombrando alcaldesas perpetuas a Vírgenes o siguiendo rituales católicos en muchos actos públicos», explicó Miguel Ángel López, coordinador de Ciudad Real Laica, que aseguró que una buena oportunidad de que los socialistas pongan de manifiesto la intención que han mostrado «sería, en Ciudad Real, no llevar a cabo el voto a la Virgen del día 8 de diciembre».

López aseguró que el confesionalismo «debe estar en la esfera privada», y denunció que la Religión Católica en las aulas «ha creado un cuerpo de parafuncionarios de cuesta 600 millones al año», y pidió que «de verdad» se planteen cuestiones «como el cobro del IBI o la laicidad en las instituciones».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...