El juzgado da validez al registro de la ermita de Cerezuelo (Segovia) por parte del Obispado y el Ayuntamiento recurre a la Audiencia

El Ayuntamiento, que defiende la titularidad municipal del inmueble, ha recurrido la sentencia del Juzgado de Sepúlveda ante la Audiencia Provincial

El Ayuntamiento de Cerezo de Arriba ha recurrido ante la Audiencia Provincial de Segovia la sentencia del Juzgado de Sepúlveda que ha dado validez a la inmatriculación de la ermita de Cerezuelo por el Obispado, al considerar que la mera inscripción en el Registro de la Propiedad es título suficiente. El abogado del Consistorio, Julio Sanz Orejudo, estima que, sin embargo, el hecho de que la Diócesis inscribiera el templo al amparo del artículo 206 de la Ley Hipotecaria no acredita la propiedad del inmueble, que ostenta el municipio desde hace decenios como consta en una abundante documentación histórica que motivó hace mucho tiempo la inclusión en el inventario de bienes del Ayuntamiento.

La jueza de Sepúlveda ha considerado que estos documentos y la situación de hecho de la ermita de la Virgen de Cerezuelo, que gestiona el Ayuntamiento, no son título de propiedad suficiente, aunque, según Sanz Orejudo, tampoco se lo otorga al Obispado. El letrado mantendrá en su recurso de apelación ante la Audiencia Provincial que ha de ser declarado el dominio de la ermita a favor del Ayuntamiento y de la parcela rústica que ha inscrito la Diócesis, además de la nulidad del asiento registral.Basa su defensa del pleito en el hecho de que en Cerezo de Arriba existen tres ermitas –la de Cerezuelo, la de San Benito y la de San Roque– que se rigen por una ‘comunidad de ermitas’ que se formó en el Ayuntamiento, como atestiguaron en el juicio celebrado en Sepúlveda varios alcaldes del municipio que ahora gobierna el socialista Juan Antonio Gómez Manzanares.

La ermita de la Virgen de Cerezuelo, reconstruida en el siglo XVIII, luce unos muros saneados y bien enfoscados. En el edificio de una nave con dos pequeños anexos en la cabecera y los pies sobresale la espadaña del campanario, y fuera, en uno de los laterales, hay una zona de estancia con bancos y mesas.

Falta de diálogo

El alcalde cerezano cree que el Obispado no ha obrado bien, aparte de que considere que tenga razones para querer hacerse con la propiedad de la ermita. «El primer paso tendría que haber sido hablar con el Ayuntamiento, una simple llamada de teléfono para plantear la cuestión, y a partir de ahí, hablar. No nos parece bien que, de buenas a primeras, nos enterásemos de que habían registrado la ermita», declaró recientemente, con motivo del pleito, Juan Antonio Gómez.

Este caso es uno más de los cientos que hay en toda España tras las inmatriculaciones iniciadas por la Iglesia Católica, recurridos en muchos casos o con reclamaciones en marcha, con ejemplos en la provincia de Segovia como la emprendida por el Ayuntamiento de Santa María la Real de Nieva por la propiedad del claustro de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el emblema del pueblo, o con sentencia como la que ganó el Consistorio de Bernardos en el litigio por la ermita de la Virgen del Castillo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...