El juez reclama al arzobispo los documentos de la investigación canónica sobre los abusos sexuales

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Granada, Antonio Moreno, ha reclamado al arzobispo de Granada, Javier Martínez, las actas de las declaraciones y demás documentos oficiales de la investigación canónica realizada el pasado mes de octubre, que estuvo a cargo de dos jueces eclesiásticos de Valencia, entre ellos, el decano de la Facultad de Teología. La investigación eclesiástica concluyó con la decisión del prelado granadino de suspender a divinis a los tres sacerdotes que ahora están imputados como supuestos autores de los abusos: el padre Román Martínez Velázquez de Castro, líder del grupo de los ‘romanes’ y expárroco de la Iglesia San Juan Maria de Vianney, Manuel Morales, expárroco de Nuestra Señora de la Expectación de Órgiva, y Francisco José Campos Martínez, juez eclesiástico nombrado por el arzobispo de Granada, que tras el escándalo se limitó a apartarlo de sus funciones, pero no lo cesó.

Cuando Javier Martínez tomó medidas disciplinarias contra los supuestos autores de los abusos, pero no contra sus encubridores, el primer denunciante, conocido con el nombre ficticio de Daniel, ya había acudido a la Fiscalía Superior de Andalucía. La decisión del prelado granadino puso sobre aviso a los presuntos pederastas, quienes desde entonces hasta su detención, un mes y medio después, tuvieron tiempo de sobra para deshacerse de posibles pruebas.

Según ha avanzado hoy Religión Digital, el juez Antonio Moreno ha solicitado al Arzobispado de Granada, en una providencia, toda la documentación relativa a la investigación que se llevó a cabo por parte de dos jueces del Tribunal Eclesiástico de Valencia. A raíz de esa investigación, Martínez adoptó medidas disciplinarias contra los tres sacerdotes, pero mantuvo la ‘missio canónica’ al profesor de Religión del Instituto de Dúrcal Sergio Quintana Muñoz (hermano del párroco de San Juan María de Vianney), imputado también como presunto autor de los abusos sexuales, que solo le retiró después de su detención.

El prelado granadino no tomó ninguna medida contra los siete sacerdotes sospechosos de encubrir los hechos, investigados también por el Juzgado de Instrucción, a pesar de que las normas de la Santa Sede obligan a actuar contra autores y encubridores.

Además del juez de instrucción, la Congregación de la Doctrina de la Fe ha reclamado al arzobispo las actas de los testimonios y demás documentos de la investigación eclesiástica. Según http://www.periodistadigital.com/religion/., Martínez no ha enviado los expedientes, un gesto que el diario, citando fuentes vaticanas, interpreta como un nuevo desaire del prelado, “que ve cómo su cese se antoja definitivo en enero”. Religión Digital apunta incluso al arzobispo castrense Juan del Río como su sucesor de Martínez en la diócesis de Granada.

Fuentes consultadas por andalucesdiario.es no descartan que el arzobispo sea llamado a declarar como testigo en la causa penal que instruye el Juzgado de Instrucción número 4 de Granada por los supuestos abusos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...