El juez ordena el ingreso de prisión del supuesto abusador del colegio Valdeluz Agustinos de Madrid

El director y el jefe de estudios del centro escolar dimiten de sus cargos tras haber sido acusados por la policía de encubrimiento

El profesor de música y filosofía del colegio concertado Valdeluz Agustinos de Madrid, Andrés Díez Díez, ingresará en prisión provisional preventiva y sin fianza a lo largo de esta tarde, después de que el titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Madrid, Hermenegildo Barrera Aguirre, haya decretado esta medida cautelar, según han informado fuentes judiciales. 

Díez fue detenido el pasado martes tras ser denunciado por una decena de alumnas a las que supuestamente había sometido a abusos sexuales e incluso a una violación. La declaración ha comenzado a las 11.30 de la mañana en el juzgado de guardia de la plaza de Castilla y se ha prolongado hasta las 14.30, cuando el detenido ha regresado a los calabozos. La gravedad de los delitos y su reincidencia a lo largo de ocho años son dos puntos en los que se ha basado el magistrado, según fuentes judiciales. 

La policía continúa con las investigaciones para ver si hay más víctimas de este profesor, al que se le acusa de haber agredido sexualmente tanto en el centro de estudios Valdeluz como en la escuela de música Melodía Siglo XXI que regenta en un local contiguo al colegio. 

Esta decisión judicial llega prácticamente a la vez de la dimisión presentada por el director del colegio, Eustaquio Iglesias, y el jefe de estudios, Juan José de Cossío, ambos religiosos, según ha informado el Valdeluz en un comunicado. "La renuncia ha sido aceptada por el consejo provincial de los agustinos", relata el escrito. "Se está procediendo a investigar internamente el alcance de los hechos con el objeto de establecer las medidas oportunas con la mayor transparencia", añade el comunicado.

Colegio Valdeluz Agustinos Madrid abusos

Archivos de imagen relacionados

  • Colegio Valdeluz Agustinos Madrid abusos
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...