El Juez citará directamente como imputados a algunos de los «Romanones»

Doctrina de la Fe apunta que «no es de recibo» que el arzobispo de Granada «no supiera nada». La investigación ya ha terminado los interrogatorios a víctimas y testigos de los abusos

La investigación judicial abierta en el Juzgado de Instrucción número 4 de Granada sobre presuntos abusos sexuales a varios menores por parte de sacerdotes en la ciudad andaluza, dirigida por el magistrado Antonio Moreno Marín, está llegando a su término, después de que concluyeran los interrogatorios a víctimas y testigos de dichos abusos. De este modo, según han confirmado a RD fuentes judiciales, el siguiente paso se dará en los próximos días, cuando el Juez cite, directamente como imputados, a los diez sacerdotes y dos laicos investigados, pertenecientes al "clan de los Romanones".

Este procedimiento, según han explicado fuentes jurídicas, busca, en primer lugar, "evitar el escándalo de imágenes de religiosos esposados circulando por Granada", y por el otro, asegurar en todo momento que se cumplen con las garantías de los investigados. Así, al imputado, que podrá ir acompañado por su abogado, se le leerán sus derechos, entre los que se encuentran el derecho a no declarar, e incluso a mentir. Después de las declaraciones, el magistrado determinaría si pasan a disposición judicial de forma inmediata, o si pueden regresar a sus casas manteniendo las imputaciones.

Se ha escogido en lugar de como testigos porque la existencia de abusos está más que acreditada y para que no haya posibles enmiendas al proceso. Un testigo no debe ir acompañado de un letrado y está obligado a decir la verdad. La investigación no descarta, entre otras medidas, llamar como testigo al arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, en las siguientes semanas. Martínez, entonces, no podría levantar falso testimonio, y sus palabras se compararían con las del resto de testigos -incluidas las víctimas- que ya han declarado.

La situación, poco a poco, se va aclarando. Tras la revelación, por parte de RD, de la denuncia del joven Daniel, la investigación ha continuado a buen ritmo, con el evidente disgusto de sus responsables ante las filtraciones que se han producido. En todo caso, el subdelegado del Gobierno en Granada, Santiago Pérez, ha considerado hoy "muy grave" el caso de abusos sexuales supuestamente cometidos por varios curas contra un joven, entonces menor, y ha asegurado que llegarán a la "clarificación total" de este asunto, en el que podría haber más víctimas.

El subdelegado, que ha dicho a los periodistas que si se determinan responsabilidades y hay indicios de delitos se actuará en consecuencia, ha indicado que ya se ha tomado declaración a personas del entorno de los presuntos responsables. "Más que denunciados, que no son tantos, se ha tomado declaración a personas que se cree que pueden aportar algo a las diligencias que se han abierto", ha explicado, avalando que el próximo paso será la toma de declaración de los posibles imputados.

Pérez ha reconocido que puede haber más víctimas, extremo que se determinará a medida que avance la investigación, que podría incrementarse el número de responsables cuando el trabajo policial avance y que posiblemente habrá detenciones aunque sin precisar cuándo o cuántas.

En la denuncia, informan agencias, que dirigió inicialmente a la Fiscalía Superior de Andalucía, el joven manifestaba que lo que le ocurrió a él durante años podría haberle pasado también a otras personas, y citaba en concreto a cuatro, aunque desconocía si estas supuestas víctimas seguían aún bajo la influencia del grupo de sacerdotes a los que acusa como presuntos autores de los abusos, han informado a Efe fuentes del caso.

La investigación abierta por el Juzgado de Instrucción 4 de Granada, según informó en su día el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), se cierne sobre 12 personas, de las que diez serían sacerdotes y dos seglares.

De los sacerdotes, tres han sido sancionados a divinis por el arzobispo Martínez, que no ha tomado medidas contra el resto, pese a reconocer que, al menos, fueron conocedores de los hechos. El minutado publicado por RD ya mostró el orden de los acontecimientos.

También demostró la actuación de la Santa Sede, que con el Papa Francisco a la cabeza ha estado siguiendo de cerca la situación de Daniel y los distintos procesos -canónico y penal- abiertos. En este sentido, RD puede confirmar que la Congregación para la Doctrina de la Fe está recabando información paralela a la que el arzobispo de Granada está comunicando a través de medios afines, a la espera de una eventual llamada a Roma cuando finalmente se produzcan las imputaciones judiciales.

Fuentes directas consultadas por esta web aseguran que "no es de recibo" que Martínez "no supiera nada" de los abusos, o que no actuara contra todos los implicados por petición de la víctima o de la Santa Sede.

"Y las dos investigaciones son paralelas y secretas: del mismo modo que suspendió a tres podía haber suspendido a los conocedores. Encubrir también es un delito", subrayan estas fuentes, que han mostrado su malestar por el hecho de que desde entornos cercanos al prelado se esté tratando de difundir la "falsa idea" de que los abusos se produjeron durante la época en la que el cardenal Cañizares era arzobispo de Granada.

Los abusos a Daniel tuvieron lugar "esencialmente" a lo largo del curso 2006-2007, y Javier Martínez es arzobispo de Granada desde el 1 de junio de 2003.

Juzgados Granada

Edificio de los Juzgados en Granada

Archivos de imagen relacionados

  • Juzgados Granada
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...