El Ivacor restaura un anda procesional de la Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora de Almazora

El Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales (Ivacor) de la Generalitat, en colaboración con la Diputación Provincial de Castellón a través de su Servicio de Conservación y Restauración, ha restaurado el anda procesional de la Inmaculada Concepción de la Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora de Almazora.

   La directora del Ivacor, Carmen Pérez, ha presentado este jueves la restauración junto con el diputado de Cultura de Castellón, Héctor Folgado, según ha informado el Consell en un comunicado.

   El anda procesional, que porta una bella imagen de vestir de la Inmaculada Concepción por las calles de Almazora, fue encargada en el año 1956 por la Cofradía de las Hijas de María y Santa Teresa de Jesús de esta localidad.

   La restauración se ha llevado a cabo por un equipo multidisciplinar de profesionales de diversa índole, desde transportistas a carpinteros, electricistas y técnicos en conservación y restauración de bienes culturales. El estado de conservación del conjunto escultórico era bastante malo.

   Iconográficamente el anda responde a una exaltación de la Madre de Dios en el dogma de la Inmaculada Concepción. Así, dos ángeles mancebos en vuelo sujetan el orbe terráqueo sobre el cual triunfa y se asienta la imagen de la Virgen María, la cual pisa una serpiente, que porta en sus fauces una manzana, símbolo del pecado original por el cual vino el mal al mundo, siendo la Madre de Dios la nueva Eva portadora de la vida y la gracia a la humanidad a través de su hijo Jesucristo.

   Los ángeles están tallados a escala natural y su posición genuflexa denota cierto movimiento propio de una composición barroca y dinámica acentuada por la disposición de las alas, lo cual contribuye a dinamizar aun más si cabe la talla del anda.

   La base de estas figuras es una estructura cuadrangular, dorada y plateada, de gusto barroquizante, formada por elementos vegetales entrelazados con motivos avenerados, que configuran una composición compleja a partir de un motivo central o medallón en cada uno de los cuatro lados, en el que se pueden ver los símbolos de la Letanía Lauretana de la Virgen. En los extremos, en un alarde de movimiento o golpe de hojarasca, unos angelitos en vuelo en tonalidades doradas contribuyen a resaltar el conjunto de las andas.

   Finalmente en cada uno de los extremos unos ramilletes metálicos de flores de azucenas, flor que simboliza la virginidad de la Virgen, sirven como elemento sustentante de las luminarias eléctricas que iluminan la imagen en su paso por las calles de Almazora.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...