El israelí secular en vías de extinción

Los israelíes seculares llegarán al final por extinción. Emigrarán gradualmente o cambiarán su visión del mundo para convertirse en sionistas religiosos.

El uso de un gorro de punto tiene un valor de supervivencia en el actual Israel. En la evolución de la sociedad israelí el sionista religioso está particularmente adaptado al entorno en el que debemos vivir siempre con la espada. Con el aumento del número de israelíes religiosos sionistas, junto con una disminución del número de israelíes seculares, se perfila nuestra existencia en una forma mejor adaptada.

Pero vamos a dejar de lado la cuestión del huevo y la gallina, porque el conflicto en la sociedad israelí ya está decidido. Debido a diversos desarrollos en la sociedad árabe estamos rodeados por los extremistas islámicos. Y debido a diversos acontecimientos en la sociedad israelí, el poder de los sionistas religiosos que aspiran a construir el Tercer Templo en el Monte del Templo, también está en aumento. Y están dispuestos a vivir con la espada para cualquier necesidad de utilizarla, intifada tras intifada, ataques consecutivos a Gaza, una guerra tras otra contra El Líbano.

Pero recuerda que es más fácil vivir con la espada en la mano cuando se está equipado con una visión del mundo religiosa-sionista. Cuando crees en Dios. Cuando crees que el sentido de la vida es ser un judío en la Tierra de Israel, la tierra prometida a los judíos, convencido de que un día vendrá el Mesías. El casquete de punto hace que la realidad israelí sea racional, necesaria e incluso bienvenida.

Para los israelíes seculares el país conforma un ambiente hostil. Es más difícil para ellos aceptar el aspecto binacional del apartheid, la ocupación que los sionistas religiosos no reconocen en absoluto y que produce la naturaleza cíclica de la violencia. Ante la falta de esperanza de paz es difícil para los israelíes seculares mostrar su descontento.

En su paradigma, Israel no es un país adecuado a sus necesidades. Si se miran las cosas con seriedad tienen que salir del país y alentar a sus hijos a construir su futuro en otro lugar.

Los israelíes seculares dan vueltas en Israel como si estuvieran desnudos en la edad de hielo. No tienen el pelaje adecuado. Tiritan de frío y tienen dificultades para encontrar alimento y refugio. Es una época más adecuada para los mamuts.

Los israelíes seculares llegarán al final por extinción. Emigrarán gradualmente o cambiarán su visión del mundo hasta convertirse en sionistas religiosos. Vestirán el pelaje necesario con el fin de sobrevivir aquí. Desde una perspectiva darwinista, a través de la selección natural, Israel está recompensando a sus sionistas religiosos. Tienen lo que llamamos una razón para estar aquí.

Por supuesto los israelíes seculares que crecieron aquí también tienen una razón para permanecer, pero su lealtad es inestable. El hebreo es su lengua. Sus recuerdos son de aquí. Aman Israel porque es su casa, pero en el Israel de 2015 una casa no es una razón, por lo menos no una razón suficiente. No es una razón suficiente para morir aquí, privar a otro pueblo de los derechos humanos, quebrarse bajo la regular tensión financiera o vivir en el miedo perpetuo.

Y cuando se trata de la emigración los israelíes seculares tienen un margen de supervivencia. Es más fácil para ellos salir, ser ciudadanos del mundo, construir una casa en otro lugar. Así que más israelíes seculares se van, o lo tienen previsto, mientras los sionistas religiosos están creciendo en número y se quedan aquí.

Cuando los israelíes seculares oyen que vamos a vivir siempre con la espada en guardia piensan en países más adecuados a sus necesidades. Aman Israel, pero no justifican esto. Para los sionistas religiosos, son las características que el país requiere. A través de la selección natural, Israel se está vaciando de los ciudadanos seculares. En los términos de Oriente Medio, somos neandertales.

Colonos jóvenes chocan con la policía fronteriza en Beit El, 29 de julio de 2015. Reuters

Colonos jóvenes chocan con la policía fronteriza en Beit El, 29 de julio de 2015. Reuters

Fuente: http://www.haaretz.com/opinion/.premium-1.683430

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...