El islam se revuelve contra el Papa

El Vaticano niega que la conversión de Magdi Allam fuera un gesto hostil, pero crecen las protestas musulmanas – Hamás considera que alentó el odio y el racismo

La pública y publicitada conversión al catolicismo del subdirector del Corriere della Sera, Magdi Allam, periodista de origen egipcio que fue bautizado en San Pedro la noche de Pascua por el papa Benedicto XVI, ha causado enorme impacto en el mundo islámico. Tanto el periodista como el Vaticano recibieron ayer fuertes críticas "por el alto perfil intencional" del bautizo, que se considera nada discreto y provocador, en medios islamistas. El analista palestino Khaled Amayreh, escribió ayer en la web de Hamás, Palestine-Info, que "el Vaticano no puede esperar tener una buena relación con los musulmanes y al mismo tiempo continuar incitando al odio y el racismo" contra una religión que, recuerda, tiene "1.500 millones de fieles".

El gesto del Papa tiene un "importante significado" porque "afirma, de modo neto y claro, la libertad religiosa", sin conllevar "ninguna intención hostil hacia el islam". La Santa Sede trató de mitigar así desde el Osservatore Romano y con un mensaje firmado por su director, la lluvia de críticas recibidas. Entre ellas, las de 138 intelectuales y líderes religiosos musulmanes que firmaron una carta abierta al Papa para promover la paz, y tuvieron una audiencia en el Vaticano en febrero, y ahora han criticado la forma "espectacular" en que se ha realizado y difundido la conversión.

El artículo de Allam en el Corriere, sostenía que "el islam moderado no existe", y en una entrevista anterior se había definido así: "Nunca he sido practicante. Nunca he rezado cinco veces al día con la cabeza inclinada hacia La Meca; nunca he ayunado durante el Ramadán. Nací musulmán por ser hijo de musulmanes, pero soy como mi padre, que rezaba poco o nada y bebía, quizá demasiado".

Ya antes de bautizarse había recibido amenazas por sus posiciones sobre la cuestión del islam en Italia. Desde hace tiempo va acompañado por una escolta. Entre los partidos italianos, la conversión ha sido defendida como una "elección libre". Un portavoz de la Liga del Norte se congratuló porque Occidente haya encontrado un Papa "dispuesto a defender nuestra religión y sus valores sin miedo a la reacción de los integristas islámicos". Para el líder socialista Enrico Boselli, se trata de "un gesto muy fuerte", que "no será interpretado como un gesto de diálogo con el mundo".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...