El Instituto de Religiosas de San José de Gerona llegó a tener 2,7 millones en Suiza

Una organización religiosa con cinco clínicas, seis residencias para la tercera edad, dos colegios y una casa de espiritualidad figura también en el apartado español de la lista Falciani de clientes del HSBC de Suiza. Se trata del Instituto de las Religiosas de San José de Gerona, radicado en Madrid y que cuenta con comunidades religiosas en tres continentes.  La institución tuvo dos cuentas en Suiza en las que acumularon hasta 2,7 millones de euros entre 2006 y 2007.

Las Religiosas de San José de Gerona tenían dos cuentas abiertas en el HSBC. Una, con el perfil “44019 SJ” asociada a 10 números IBAN y que tenía 2,7 millones de euros entre 2006 y 2007 y otra a nombre de “Joselito” con cero euros en ese periodo, según se desprende de la información que las autoridades francesas obtuvieron de Hervé Falciani y que El Confidencial, en una investigación coordinada por Le Monde y el ICIJ, está publicando esta semana.

Como titulares autorizados de la primera cuenta figuraban la hermana Anunciación Lázaro Cabañés, delegada general de Centros de la institución, y otras tres personas: María Martínez Becares, ex madre superiora del Instituto, Julia Pérez Alonso y Rosario Casado Calderón.

Sin embargo, de las anotaciones reflejadas por el banco suizo en esas cuentas se desprende que la institución tuvo hasta 8.994.729 euros entre diciembre de 2004 y junio de 2005. Así se comunica en una conversación telefónica fechada el 7 de mayo de 2005 en la que el banco añade que el cliente “informa de que van a necesitar liquidez para efectuar inversiones pero, de momento, no van a reorganizar su patrimonio. Me informará, probablemente en septiembre, para revisar la inversión e invertir una parte en fondos éticos”.

El ex administrador general del Instituto, José Luis Oller, cuyo nombre también aparece en las anotaciones, asegura a El Confidencial que el depósito, ya cerrado, fue una de las muchas cuentas con las que operaba esta entidad religiosa en diferentes países. De hecho, entre 1963 y 1995, las religiosas tuvieron una congregación en Ginebra.

“En su momento, el HBSC nos ofrecía los servicios necesarios para nuestra gestión y el hecho de tener una comunidad en Suiza desde 1963 facilitó los trámites necesarios. Posteriormente los servicios bancarios mejoraron en otros países, lo que junto con el cierre de nuestra comunidad en 1995 nos llevó al cabo de un tiempo a prescindir del HBSC”, explica Oller en un correo electrónico.

Ese tiempo fue, finalmente, más de una década. En efecto, según las notas del HSBC, el 13 de octubre de  2005, la hermana Anunciación telefoneó al banco para señalar que la institución iba a acometer inversiones inmobiliarias en España y que, por ello, cancelarían el depósito. Se trataba de la futura construcción de la residencia San José de Burjassot, en Valencia.

El ex administrador general del Instituto, José Luis Oller, cuyo nombre también aparece en las anotaciones, asegura a El Confidencial que el depósito, ya cerrado, fue una de las muchas cuentas con las que operaba esta entidad religiosa en diferentes países. De hecho, entre 1963 y 1995, las religiosas tuvieron una congregación en Ginebra.

“En su momento, el HBSC nos ofrecía los servicios necesarios para nuestra gestión y el hecho de tener una comunidad en Suiza desde 1963 facilitó los trámites necesarios. Posteriormente los servicios bancarios mejoraron en otros países, lo que junto con el cierre de nuestra comunidad en 1995 nos llevó al cabo de un tiempo a prescindir del HBSC”, explica Oller en un correo electrónico.

Ese tiempo fue, finalmente, más de una década. En efecto, según las notas del HSBC, el 13 de octubre de  2005, la hermana Anunciación telefoneó al banco para señalar que la institución iba a acometer inversiones inmobiliarias en España y que, por ello, cancelarían el depósito. Se trataba de la futura construcción de la residencia San José de Burjassot, en Valencia.


La Lista Falciani revela que el Instituto de Religiosas de San José de Gerona depositó tres millones de dólares en el HSBC

El Instituto de Religiosas de San José de Gerona aparece en la Lista Falciani como propietario de tres millones de dólares en el HSBC. Se trata de una congregación religiosa que gestiona clínicas privadas de atención sanitaria. Afirman que abrieron la cuenta porque su institución está presente en tres continentes y que están exentos de tributación.

Hace 142 años, la hermana María Gay Tibau fundaba una humilde congregación dedicada al cuidado del prójimo. Hoy en día, el Instituto de Religiosas de San José de Gerona tiene clínicas, residencias, colegios y comunidades por 13 países de tres continentes. Y sí, también aparece en la Lista Falciani. El motivo: una cuenta en la que llegaron a acumular en 2006 más de tres millones de dólares.

Desde el Instituto, con casa general en Madrid, defienden que esa cuenta se abrió en Suiza porque allí tenían una comunidad, que cerraron en 1995. Recuerdan que, como organización religiosa sin ánimo de lucro, están exentas de pagar impuestos sobre sus rendimientos.

Y nos explican así la abultada cantidad: «Algunas cuentas pueden llegar a tener cierto volumen, pues provisionamos para hacer frente a situaciones de emergencia o anticipo de proyectos que no siempre se producen, por lo que al cabo del tiempo realizamos una redistribución de fondos». Precisamente, gran parte de esos fondos helvéticos los destinaron a la construcción en Valencia de una residencia de ancianos concertada, que fue inaugurada en 2010.

Sólo un año antes, las Religiosas de San José de Gerona pasaron el cepillo por Burgos: 33.000 euros que los comerciantes de la ciudad donaron para levantar una Escuela Maternal en el Congo. Un proyecto que no se financió con una cuenta, la que tenían en el HSBC, que hoy está cerrada.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...