El indulto de Barberá: «¿Cómo vamos a quemar a la Virgen?»

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, fue el sábado a la Exposición del Ninot, vio la figura de la falla municipal infantil, obra de los artistas Ceballos y Sanabria, y dijo: "¿Cómo vamos a quemar a la Virgen?". Después, confirmó que la imagen será indultada pese a estar fuera de concurso y que la decisión se había tomado "por unanimidad". Probablemente, añadió, se la quedará la Fallera Mayor Infantil de Valencia, "si la quiere".

Desde el punto de vista del indulto es un caso extraordinario. Sólo se salva del fuego la figura votada por votación popular y, en algunos casos puntuales, una "de especial relevancia histórica o técnica" a consideración del Gremio de Artistas Falleros, según confirmaron desde la entidad.

Es cierto que cada comisión salva figuras para regalar a sus falleras mayores; pero no hay casos de otro tipo de indultos oficiales. La comisión Duque de Gaeta intentó, de hecho, quedarse con una falla infantil entera en 2002… pero se vio obligada a quemarla 15 días después.

Pero la decisión es interesante, sobre todo, desde el punto de vista religioso. El ninot muestra una imagen de la Mare de Déu dels Desamparats, contando la historia de cómo fue realizada para el hospicio de Joan Gilabert Jofré gracias al trabajo de tres peregrinos.

No es la primera figura que muestra a la Virgen en el ámbito fallero, pero lo curioso es que nunca una imagen de este tipo se ha quemado, según varios artistas consultados or este periódico. Al menos no de una manera especialmente visible.

Un ejemplo reciente es el de Convento Jerusalén, quienes indultaron en 2008 su ninot, obra de Paco López, que mostraba una imagen de Concha Piquer cantando a la 'Maredeueta'. La Virgen también aparecía representada en manos de un niño. No se quemó. Y quizás la idea de Barberá era prevenir las posibles voces en contra del fuego sobre la pequeña figura (de excelente factura) que representa a la Virgen.

Aunque no existe una norma que prohíba las imágenes religiosas en las fallas, los artistas y las comisiones optan por un acuerdo tácito de autocensura. Esto es, ser comedidos. Históricamente, las representaciones de este tipo siempre han ido rodeadas de polémica. Por ejemplo, el Jesucristo que fue retirado de la Exposición del Ninot en 2004, obra del artista Ernesto Mira para la comisión Reina-Vicente Guillot; o la figura de Vicente Martínez para la falla García Morato-Yecla, un Jesucristo que sostenía al Papa Juan Pablo II y que también recibió algunas críticas.

En la misma línea, un ninot de Toni Fornés sufrió censura en 2006. Su conjunto mostraba a unas monjas sorprendidas al ver un consolador… que posteriormente fue cambiado por un cirio. La explicación de Junta Central Fallera fue que esta «supervisión», que no censura, se debía a una cuestión de «mantener el buen gusto».

También ese año los artistas decidieron retirar todas las alusiones en sus fallas a la polémica de las caricaturas a Mahoma. Entonces, ante estos dos casos, Barberá defendió la idea de "conjugar libertad y responsabilidad" a la hora de elaborar ninots que hagan alusión a los símbolos religiosos.

Archivos de imagen relacionados

  • falla ninot virgen
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...