El imán no cotiza

El Juzgado de lo Social número 2 de Burgos ha condenado a la Comunidad Islámica Arrahma de Burgos a pagar las cuotas de la Seguridad Social del imán que tuvieron en su mezquita durante unos meses, para posteriormente marcharse a Cáceres, donde en la actualidad reside.Según la asociación, que ni siquiera asistió a la vista por no tener conocimiento de ella, Ahmed Mohamed Admed Ibrahim El Sankary cobraba de Egipto y tributaba allí.

El procedimiento se inició a instancias de la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social, que comprobó que no estaba dado de alta. Yasser  Gamal sostiene que nunca fue contratado por ellos, sino por el Gobierno egipcio. «Es como si viene un funcionario de la Embajada», pone como ejemplo. Él mismo se encargó de los trámites.

«Cualquier mezquita en el mundo necesita un imán, pero nosotros no podemos permitirnos pagar a uno, porque cuesta mucho dinero», explica.Así que durante el Ramadán de 2010, acudió alministerio de Relaciones Islámicas en El Cairo para solicitar una de las subvenciones destinadas a que mezquitas en el extranjero puedan disponer de ellos.

La petición se aprobó, una alegría para la junta directiva de Arrahma. Según Gamal, el decreto del Ejecutivo egipcio estipulaba que la comunidad solo debía asumir el alojamiento. Además, le explicaron que debía pedir un visado de entrada en España para una persona sin actividad laboral, por cuanto no estaba contratado por Arrahma. Sin embargo, obtuvo un visado para alguien con trabajo. «Ese fue el primer problema», reconoce Gamal.

Después llegaron otros, burocráticos e internos, que les han conducido a una situación incomprensible. Ni siquiera recibieron la notificación de la vista y de la sentencia, que fueron publicadas en el BoletínOficial de la Provincia, por la que se les condena a pagar más de 800 euros a la Seguridad Social.Además, Gamal asegura que el imán no quiere pagar algunos gastos que generó su alojamiento y que la Embajada de Egipto se niega a certificar por escrito que El Sankary trabajase para su Gobierno, pese a que les consta que ahora está «como diplomático en España, cuando no lo es», concluye no sin antes lanzar una queja. «Y lo que es aún más vergonzoso, el propio Ministerio de Relaciones Islámicas en Egipto (AWKAF) hace todos los meses una transferencia a la Embajada Egipcia en España para que ésta pague a su vez al imán a través de la cuenta que tiene aún en Caja España, lo que es fácilmente comprobable,  y ésto a sabiendas de las irregularidades cometidas por este señor y los enormes perjuicios que su estancia aquí nos ha causado. Me atrevo a decir que gracias a él y a la embajada, nuestra Comunidad está en vías de extinción», concluye.

Comunidad Islámica Arrahma de Burgos

Archivos de imagen relacionados

  • Comunidad Islámica Arrahma de Burgos
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...