El imán acusado de instar al maltrato: entre la protección de sus fieles y las acusaciones

Abdeslam L. está acusado de instar a «corregir» a las mujeres con violencia. Lleva doce años en Terrassa y es vocal del Consell Islàmic Cultural de Catalunya.

Abdeslam L. es el imán de la localidad barcelonesa de Terrassa al que los Mossos d'Esquadra acusan, tras una investigación, de instar a sus fieles musulmanes a "corregir" con violencia, física y psíquica, las "conductas desviadas" de sus mujeres. Según la investigación, en sus sermones durante la oración de los viernes ante sus más de mil fieles (capacidad de la mezquita) incluía ejemplos de cómo pegar a las mujeres,  aislarlas en el domicilio conyugal o negarlas relaciones sexuales.

El encargado de dirigir la oración musulmana es de origen marroquí, suní, lleva doce años en la localidad catalana, está casado y tiene cinco hijos. Y sobre su figura,  la polémica está servida.

En Terrassa conviven 13.500 ciudadanos musulmanesLa asociación islámica de este municipio -donde conviven 13.500 musulmanes en una población total de unos 215.000 habitantes- ha negado las imputaciones contra el imán, al igual que han hecho la Comunidad de mujeres musulmanas de Terrassa en un comunicado colgado en Internet. En él, muestran su apoyo al religioso y aseguran que "nunca se han sentido discriminadas o menospreciadas" por su imán.

Sin embargo, otras voces se muestran más críticas. Una de ellas es la de Abdennur Prado, expresidente de la Junta Islámica catalana y director del Congreso Internacional de Feminismo Islámico que asegura que la trayectoria y comentarios de este imán vienen de largo, aunque hayan suscitado polémicas "más locales". Prado recuerda que hace años, recomendó a los padres que hicieran "que los niños no jugaran con otros no musulmanes en el colegio".

Desde el Ayuntamiento de la localidad, la concejala de Ciudadanía y Derechos Civiles, Lluisa Melgares (PSC), aseguró a 20minutos.es estar "sorprendida" de la investigación y explicó que no se habían recibido quejas sobre este imán y la mezquita con anterioridad, excepto las habituales de un lugar público con gran tránsito de personas.

Prado también recuerda que el imán no es un cargo, es simplemente quien se pone al frente de la oración los viernes. Sin embargo, alerta que personas sin formación teológica están utilizando esta figura para "clericalizarse" y convertirse en sacerdotes, algo que no existe en la tradición islámica.

El imán de Terrassa es vocal del Consell Islàmic de Catalunya, que recibe subvenciones públicasEste imán también es vocal en uno los grupos musulmanes más importantes de Cataluña: el Consell Islàmic Cultural de Catalunya. Un organismo que ha sido acusado de "antidemocrático y dictatorial", como denuncia Alami Susi, presidente del Itran-Asociación de amigos del pueblo marroquí. Susi también asegura que esa institución se lleva una subvención de la Generalitat de "entre 90.000 y 120.000 euros".

Su presidente Lahsen Saaou está relacionado con el movimiento tabligh, una corriente religiosa muy rigorista y pacifista, que según Susi es "contraria a la integración" en la sociedad española. La mezquita en la que Saaou es imán, en la de El Raval barcelonés, era frecuentada por algunos de los detenidos en 2008 en una operación contra el terrorismo islámico.

Esta institución es el grupo marroquí que mayor subvención pública recibe en Cataluña y es un interlocutor habitual y oficioso con la Generalitat catalana.

Archivos de imagen relacionados

  • musulmanes rezando
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...