El hijo del cura llevará su apellido

El Vaticano estudia reformas legales para que la prole de los sacerdotes pueda heredar sus bienes – El debate reactiva la batalla por el celibato

La Santa Sede estudia medidas para dar algún tipo de salida legal para los cada vez más numerosos casos de sacerdotes que viven en pareja y tienen hijos. Entre las soluciones que baraja se encuentra la de garantizar a la prole el apellido del padre y que puedan heredar sus bienes personales, según publicó ayer el diario italiano La Stampa.

Según el matutino turinés, las pasadas semanas, impulsadas por la Congregación para el Clero, que preside el cardenal brasileño Claudio Hummes, se celebraron varias reuniones para tratar este problema, que afecta especialmente a religiosos de Latinoamérica, pero también de Estados Unidos y Europa.

Éste no es un fenómeno nuevo, pero a diferencia de ocasiones anteriores, añade el mencionado diario, los reconocimientos de paternidad cn las pruebas de ADN pueden suponer una "avalancha" de procedimientos judiciales para el reconocimiento de esos hijos. La Santa Sede se muestra "muy preocupada por la multiplicación de causas que conducen a indemnizaciones millonarias, como las ocurridas por los abusos sexuales en EE UU".

El Vaticano, siempre según La Stampa, estudia garantizar los derechos sociales a la mujer y a los hijos, "con una especie de contrato civil que no les excluya de la herencia, lo que permitirá que la prole reciba el apellido del sacerdote-papá, a la vez que éste continuaría ejercitando su ministerio".

El diario agrega que los hijos heredarían los bienes personales del sacerdote, mientras que los "bienes de beneficios eclesiásticos, propiedad de la Iglesia, seguirían en manos de ésta".

Gianni Gennari, teólogo y sacerdote casado tras obtener la dispensa papal, afirmó ayer que es "injusto" que las diócesis tengan que responder con su patrimonio de la "infidelidad y mezquindad de su clero". Gennari aboga por distinguir entre los bienes de la parroquia "de los de los curas que no han sabido asumir sus responsabilidades ante los hombres, ante Dios, ante la Iglesia y sobre todo ante las mujeres que han implicado ilícitamente en sus infidelidades". Por lo tanto, este experto considera "justo" reconocer y tutelar los derechos de las mujeres y de los hijos nacidos de esas relaciones ilegítimas.

La Iglesia romana exige a sus clérigos "una continencia perfecta y perpetua para tener un corazón entero al servicio de Dios y de los hombres", de acuerdo con el canon 277 del Código de Derecho Canónigo. Pero desde hace varios años, numerosas organizaciones católicas abogan por la derogación de la ley del celibato. Cuentan con el apoyo de muchos prelados y de figuras insignes de la Iglesia como el cardenal Carlo Maria Martini que ya en 1994 se mostraba favorable a que la Iglesia latina eliminara el celibato obligatorio, siguiendo el ejemplo de las iglesias orientales. Además, la realidad de ciertas situaciones vividas por sacerdotes católicos cuestiona los argumentos eclesiásticos sobre celibato y familia.

Aunque son cifras inciertas, se calcula que hay unos 6.000 sacerdotes casados en España que ejercen de forma discreta en comunidades cristianas de base.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...