El Grupo Municipal de Izquierda Unida en Valladolid hace pública su posición ante la relación del Ayuntamiento con los actos de la Semana Santa

Partiendo de la base de una limpia separación iglesia-estado, y desde una posición laica; siendo escrupulosamente respetuosos con las creencias y sentimientos de cada persona, y conscientes tanto del trabajo que muchos vallisoletanos desarrollan en torno a la actividad turística generada por la Semana Santa como del valor de muchas de sus manifestaciones artísticas, el Grupo Municipal de Izquierda Unida quiere manifestar públicamente su posición ante la relación del Ayuntamiento con los actos de la Semana Santa.

 

1. Se compromete a denunciar las confusiones entre lo civil y lo religioso que se producen en determinadas manifestaciones y actos. Porque es su obligación. Es esencial mantener la separación iglesia-estado por elementales normas de salud democrática, pero también porque lo exige la Constitución. En ese sentido, y aunque la relación de actos es prolija y pueden darse este tipo de interferencias en otros varios (no sólo en actos públicos, sino también en publicaciones u otras acciones institucionales), denunciamos interferencias en los tres siguientes actos, especialmente relevantes:
 

– Pregón de la Semana Santa. Es un acto previo a la Semana Santa (este año será el 23 de marzo), que se celebra en la Catedral (espacio religioso), a cargo de una persona seleccionada por el Alcalde entre una terna que le propone la Junta de Cofradías. En esta ocasión la elegida ha sido Soraya Sáez de Santamaría. Suelen asistir el Alcalde y varios concejales, con la medalla de concejal al pecho.
 

Este año la designación de la pregonera ha sido objeto de polémica, precisamente por haberse mezclado lo civil y lo religioso. Pues si se quiere preservar la separación, o sobra la terna o sobra el Alcalde. Si el asunto es civil, las cofradías no tienen nada que proponer. Y si el asunto es religioso, debería ser el Arzobispo quien eligiese, sin más.


 El conflicto nace de la falta de claridad sobre la naturaleza del acto. ¿Es un acto civil o un rito religioso? Si es civil, ¿por qué se lleva a cabo en la Catedral?; y si es religioso, ¿por qué está el Alcalde en la presidencia? Si los criterios para elegir un buen pregonero son religiosos, ¿por qué se publicita a través del Ayuntamiento?; y si se trata de un acto turístico, ¿por qué tienen que hablar las cofradías? Si el objetivo es económico y se alude al interés que pueda suscitar tal o cual nombre, ¿por qué se han de aplicar también criterios “penitenciales”?; y si lo que se pretende es acentuar el fervor religioso, ¿quién da vela a la Alcaldía? Un lío que no beneficia a nadie, en el que debe aplicarse con diligencia el Ayuntamiento para conseguir la separación limpia que proclama la Constitución.

– Sermón de las Siete Palabras. Se celebra a las 12 del mediodía del Viernes Santo, en la Plaza Mayor (espacio civil), que se ocupa en buena parte por las cofradías y público general. La persona que lo pronuncia es elegida por la Cofradía de las Siete Palabras, y suele ser un clérigo (en los últimos diez años, en siete ocasiones han sido obispos). Este año 2012 estará a cargo de José Andrés Cabrerizo, Canónigo de la Catedral. El púlpito se sitúa en la Acera de San Francisco. Y además de las autoridades eclesiásticas asisten también el mismo Alcalde, en lugar preferente, y varios concejales en su condición de tales. En consecuencia, valen los comentarios efectuados en el apartado anterior.


– Procesión General de la Pasión. Recorre, acompañando a 32 pasos, desde la iglesia de las Angustias (adonde regresa al finalizar), las calles del centro de la ciudad (espacio civil). Comienza a las 19,30 h. del Viernes Santo y concluye 4 ó 5 horas después. Participan todas las cofradías (19) y la presiden el Arzobispo y el Alcalde, acompañados de varios concejales, otras autoridades locales y autoridades invitadas (embajadores de diversos países, entre otras). También desfilan miembros de la Policía Municipal con uniforme de gala. También valen los comentarios efectuados a propósito del pregón.


La presencia oficial en estos actos reitera la de ciertos eventos religiosos de otros momentos del año, donde la equivocación que aquí se da también se reproduce. Como se dijo desde el Grupo Municipal de IU en la carta de respuesta al Alcalde y los Hermanos Mayores de la Real y Venerable Hermandad de Nuestra Señora de San Lorenzo sobre la asistencia a la Misa Solemne en honor de la Virgen del pasado 8 de septiembre, consideramos que los concejales y concejalas no deben asistir como tales para poner en práctica la neutralidad y aconfesionalidad que proclama la Constitución para las actuaciones de los poderes públicos.


Y en tal sentido solicitamos entonces, y volvemos a reclamar ahora, a nuestros compañeros y compañeras de Corporación que, de asistir, lo hagan sin las insignias del cargo (es decir: sin la medalla de concejal), y eviten situarse en lugares destacados en su condición de concejales.


Y lo planteamos por respeto a quienes no profesen la religión católica, pero también por respeto hacia los mismos católicos, pues entendemos que vincular una entidad pública y su política oficial, como es el Ayuntamiento, a sus creencias propias es una desconsideración también hacia ellos.
 

2. Programa su asistencia a eventos netamente turísticos o culturales, valorando los elementos que los componen, y el esfuerzo y trabajo empleados. Entre ellos:


 – Sábado 17 de marzo, 20,30 h. Asistencia en la iglesia de San Miguel al Concierto del Coro de la Universidad de Valladolid. Organiza la Fundación Municipal de Cultura y la Junta de Cofradías de Semana Santa; y patrocina la Junta de Castilla y León.

– Miércoles 21 de marzo, 13 h. Visita a los pasos históricos (incluidas algunas imágenes que no se procesionan) en el Museo Nacional de Escultura.

– Sábado 24 de marzo, 20 h. Asistencia a la interpretación, en el Auditorio Miguel Delibes, de La Pasión según San Mateo de J. S. Bach, a cargo de Les Musiciens du Louvre y solistas vocales, dirigidos por Marc Minkowski.

– Viernes 30 de marzo, 13,30 h. Visita a la exposición “Imágenes y escenarios de la Semana Santa vallisoletana. 1958-1984”, en la Sala de Exposiciones del Archivo Municipal y organizada por el Ayuntamiento y la Universidad Miguel de Cervantes.


3. Reclama el cuidado en la organización de los eventos, pues aun tratándose de actos declarados de interés turístico internacional, esa condición no justifica la relajación en el cuidado del funcionamiento de la ciudad. Por ello insiste en la necesidad de cuidar:

 

– Una buena movilidad para todos, vecinos y extraños, y distinguiendo de los primeros entre quienes quieren participar de los actos programados y quienes no quieren hacerlo. Garantizar una buena información de los cortes de calles e itinerarios alternativos, supresión de plazas de aparcamiento, avisar con tiempo de la obligación de retirar los coches aparcados, cuidar del cumplimiento de horarios, etc.


– Una buena seguridad pública, especialmente en unas fechas en que la concentración de gente exige mayor atención.


– Un buen control del ruido, de manera que no se saturen los espacios residenciales, cuidando de la proporcionalidad adecuada tanto en intensidad como en tiempo.


Una buena atención a la hostelería, el comercio, el sector hotelero, y otras actividades turísticas, de forma que se compagine una buena acogida con una buena estancia de los residentes habituales.


 – Vigilar, en fin, por una organización adecuada por parte del Ayuntamiento de todos los eventos con implicaciones públicas, con austeridad y reduciendo gastos, evitando problemas con la vida urbana diaria y haciendo compatibles las procesiones con las actividades habituales de la ciudad.

 

Valladolid, 14 de marzo de 2012


 

Manuel Saravia        María Sánchez       Alberto Bustos

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...