El gol de los obispos

Como demógrafo, puedo testificar que los obispos tienen algo de razón cuando dicen, en su “campaña por la vida”, que vivir vale la pena, poniendo como ejemplo el gol de Iniesta en el Mundial; porque múltiples estudios muestran que hay quienes esperan para morir que pase un acontecimiento que consideran importante (el Mundial, el Año Nuevo o su cumpleaños, por ejemplo). Claro que ese esfuerzo  no alarga apenas la vida. Y resulta escandaloso que esos profesionales de la religión tengan tan poca fe en lo suyo como para poner como razón para vivir el ir al fútbol, y no a misa, a las catedrales del fútbol y no a las propias, metiendo así un gol en propia puerta. Después lamentarán que  sus seminarios estén cada vez más vacíos, mientras que las escuelas de fútbol están llenas a rebosar.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...