El Gobierno y los obispos, dispuestos a mantener un diálogo «fluido y abierto»

Tras una reunión de una hora, representantes del Ejecutivo y la Iglesia mostraron su deseo de zanjar polémicas en torno a acuerdos en vigor

El Gobierno y la Conferencia Episcopal reiteraron ayer, mediante un comunicado conjunto, su disposición a mantener un diálogo fluido y abierto y una relación de "mutuo respeto". En el comunicado, facilitado tras la reunión mantenida entre la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, y el vicepresidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Pamplona-Tudela, Fernando Sebastián, Gobierno y obispos reconocen que los contactos mantenidos hasta ahora son el reflejo del deseo, por ambas partes, de fomentar el diálogo constructivo.

A la reunión, celebrada en la sede de la vicepresidencia en Moncloa, asistieron también el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar y el secretario y portavoz de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino. El comunicado, de cuatro párrafos, señala que la reunión (de aproximadamente una hora de duración) constituye la primera toma de contacto institucional entre la vicepresidenta primera del Gobierno y el vicepresidente de la Conferencia Episcopal y "se enmarca dentro de las relaciones correctas y fluidas que deben existir entre el Gobierno y la Iglesia católica en España".

En el encuentro, que "se ha desarrollado de manera cordial", señala la nota de prensa, "los reunidos han hecho un repaso de los contactos que se han venido manteniendo, a lo largo de los últimos meses, entre distintos miembros del Gobierno y responsables de la Conferencia Episcopal". Dichos contactos , dice el comunicado, han permitido abordar cuestiones de interés común y "son el reflejo del deseo que existe por ambas partes de fomentar el dialogo constructivo".

La nota de prensa finaliza afirmando que "los reunidos han mostrado su disposición a dar continuidad a un diálogo fluido y abierto, así como la voluntad de mantener una relación basada en el mutuo respeto y su disposición al buen entendimiento y acuerdo".

La reunión se había convocado sin una agenda u orden del día concretos. El encuentro, que se produce seis días antes de que la Asamblea Plenaria del episcopado renueve la mayoría de sus cargos ejecutivos, entre ellos el de presidente y vicepresidente, y los presidentes de las distintas comisiones, ha sido "bien acogido" por los partidarios de que el cardenal Rouco sea reelegido por tercera vez como presidente de la CEE, en la línea de dialogar con el Gobierno y evitar la confrontación, según dijeron a fuentes eclesiales.

La primera reunión del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con la Conferencia Episcopal Española se celebró el 27 de mayo pasado, cuando el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, acompañado por la directora general de Asuntos Religiosos, Mercedes Rico, fueron invitados a comer por el cardenal Rouco en su residencia. Tras el encuentro, López Aguilar aseguró que "no está en la agenda del Gobierno una renegociación directa" de los Acuerdos y apostó por su cumplimiento, si bien matizó que "a lo largo de la Legislatura se pueden plantar incidencias que tengan que ver con el cumplimiento de los acuerdos en materia educativa y cultural y en materia económica financiera".

Recordó también que "hay materias en los tribunales de justicia, en particular en el Tribunal Constitucional, que pueden poner sobre la mesa la necesidad de establecer un ciclo de conversaciones con la Iglesia desde el Estado con el máximo respeto y la voluntad de colaboración". Según fuentes de la Conferencia Episcopal, la reunión había sido "cuidadosamente" preparada, y que tanto el Gobierno como los obispos deseaban zanjar polémicas y desconfianzas en torno a los acuerdos en vigor.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...