El Gobierno y el Vaticano se abren a buscar una alternativa al enterramiento de Franco en la Almudena

Hasta ahora, tanto el Ejecutivo como la Iglesia mantenían que no podían evitar que sea enterrado en la catedral madrileña.

El Gobierno y el Vaticano seguirán dialogando para «buscar una solución» al lugar donde deben enterrarse los restos de Francisco Franco una vez que sea exhumado del Valle de los Caídos, en lo que es un matiz a la imposibilidad de evitar que el dictador sea enterrado en la catedral de la Almudena que hasta ahora habían admitido tanto el Ejecutivo y como la Iglesia española, al tener la familia Franco un sepulcro en propiedad en esta iglesia.

Esta es una de las conclusiones de la reunión que ha mantenido este lunes en Roma la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el secretario de Estado de la Santa Sede, el cardena Pietro Parolin, al término de la cual el Gobierno ha informado en una nota de prensa de que «ambos han coincidido en la necesidad de bucar una solución y seguir manteniendo el diálogo» por lo que respecta a la inhumación de Franco, que la familia quiere que sea en la catedral de la Almudena, en el centro de Madrid.

Por lo que respecta a la exhumación, a la salida de los restos del dictador del Valle de los Caidos conforme al real decreto ley convalidado por el Congreso, el Gobierno ha informado de que el cardenal Parolin «ha garantizado a la vicepresidenta del Gobierno español que no va a oponerse a la exhumación«.

En la reunión, Calvo también ha agradecido la comunicación «cordial y fluida» que está teniendo con el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, y con el presidente de la Confererencia Episcopal, Ricardo Blázquez.

La disposición del Gobierno y del Vaticano a buscar una solución al lugar donde deben ser enterrados los restos de Franco una vez que salgan del Valle de los Caídos es un matiz importante con respecto a lo que las dos partes venían manteniendo hasta ahora y que, en general, indicaba que no podían evitar que si la familia Franco lo desea, los restos del dictador descansen en la Almudena, en una tumba donde hoy están enterrados su hija, Carmen Franco y el marido de esta.

Manos atadas en la inhumación

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recordó la semana pasada en el Congreso por última vez que La Moncloa está comprometido a la exhumación del dictador de un mausoleo de Estado. No obstante, desde que se conociera que la familia Franco pensaba en la Almudena como lugar de enterramiento alternativo, el Gobierno ha mantenido que, así como la exhumación está pautada por real decreto ley, no estaba en su mano gestionar la inhumación, a pesar de que ni en el Ejecutivo ni en el PSOE se consideraba que la catedral sea el lugar ideal para que descansen allí los restos de Franco.

De una manera parecida, la Iglesia española ha manifestado hasta ahora que si los Franco tienen un sepulcro en propiedad en la Almudena, la Iglesia no puede negar el entierro en ella a un católico que así lo desee.

La portavoz del comité electoral del PSOE, Esther Peña, no ha escondido que «a nosotros no nos gusta que se pueda producir esa inhumación en la Almudena», por lo que, sin ofrecer más detalles sobre la conversación entre Calvo y el «numero dos» del Vaticano, ha considerado una «buena noticia ese intento de buscar una solución a la inhumación una vez que hemos exhumado al dictador de una tumba de Estado».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...