El gobierno municipal de Cádiz anuncia la expropiación a la Iglesia de unos terrenos del Obispado, para desarrollo urbano previsto en el PGOU, y en pocas horas rectifica

El patio del Hospital de Mujeres, objeto de desarrollo por parte del PGOU. – LA VOZ

El equipo de Gobierno anuncia que llevará al Pleno «una expropiación en el Hospital de Mujeres», perteneciente al Obispado, pero el día anterior acordó por unanimidad con la oposición lo contrario

Un error del equipo de Gobierno acabó este miércoles en conato de expropiación a la Iglesia en Cádiz. Una posible falta de coordinación o información entre responsables municipales o un lapsus de otro tipo. La cuestión es que en cuatro horas el Ayuntamiento de Cádiz pasó de anunciar que iba a proponer en el Pleno del viernes expropiar a la Iglesia a decir lo contrario.

Primero informó de que llevaría al Pleno de diciembre una propuesta conjunta para la«expropiación del Hospital de Mujeres para ejecutar el desarrollo previsto en el PGOU», para varias horas después rectificar y decir que lo que se sometería a aprobación plenaria es requerir al Obispado que «inicie el sistema de compensación previsto en el PGOU». Es decir, lo contrario.

La explicación que hay detrás es sencilla. El equipo de Gobierno (Podemos y Ganar Cádiz) iba a presentar una propuesta conjunta al Pleno para iniciar la expropiación del patio trasero del Obispado. Ayer martes se celebró la Comisión Informativa de Sostenibilidad, previa al Pleno municipal, en la que se vio la propuesta con los grupos de la oposición y conocer el sentido del voto de cada uno, como es procedimiento habitual en todos los Plenos. Fue en esta reunión donde, tras ser aconsejados sobre la tramitación y los costes económicos de una expropiación, finalmente recularon y se acordó por unanimidad que en vez de expropiar se siguiera adelante con lo que marca el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Previsiblemente, los representantes del equipo de Gobierno en esa Comisión no informarían del significativo cambio al resto de concejales del equipo de José María González y nació el error.

De dureza dialéctica a asepsia

Este episodio, un tanto surrealista, alimentará, sin duda, la opinión de los grupos de la oposición sobre la «descoordinación» y el «caos» en la gestión municipal, como manifestaron esta semana al hacer un balance de la gestión municipal del año.

Llama la atención la diferencia del tono dialéctico entre un escrito y otro. El primero emplea cierta dureza. Entre otras cosas apunta que el Obispado «no ha mostrado ninguna intención de acometer sus obligaciones» y añade que ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo con el propietario actual, está «más que justificado» que desde el Ayuntamiento se inicien los trámites de la expropiación. Mientras que en el segundo escrito el Ayuntamiento es mucho más aséptico.

Finalmente, la propuesta del equipo de Gobierno está encaminada a que «el Obispado cumpla sus obligaciones urbanísticas» y desarrolle la unidad de ejecución prevista por Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en una parcela en Hospital de Mujeres, que afecta al patio trasero del Obispado, y que se contempla que pase a ser espacio público. Asimismo, la propuesta recoge que, en caso de que no cumpla, se iniciarán los trámites correspondientes para proceder a la expropiación y lograr los objetivos del PGOU para esta unidad de ejecución. Esto es, lo marca el PGOU.

El patio del Obispado abierto a todos

El actual PGOU contempla en la UE-CA-03 ‘Hospital de Mujeres’ el desarrollo urbanístico por el cual el patio trasero del Obispado pase a ser espacio público, con un total de 1.354 metros cuadrados de superficie. A la par, esta unidad de ejecución prevé la mejora de dotación de aparcamientos en la zona del casco histórico, la ampliación de usos rotacionales (en concreto, de centro de atención de personas mayores) y la apertura y prolongación del eje comercial con la apertura de este espacio no solo a través de la calle Circo, sino a través también de la calle San Francisco Javier.

«Por tanto, no se trata solo de la obtención del espacio público, sino la dotación de aparcamientos para residentes, la mejora del eje comercial del centro y la mejora de centros de atención a la cada vez más envejecida población del casco histórico. Se trata de objetivos que hacen que el desarrollo de esta unidad sea prioritario y una necesidad dentro del modelo de ciudad», subrayaron desde el Ayuntamiento.

A la espera del consenso

Desde el Obispado ya se apuntaba hace un mes que no se había recibido notificación alguna del Ayuntamiento y que era cierto que existían unos retrasos en la ejecución del plan previsto. El departamento jurídico del Obispado exponía la crisis económica que ha afectado a todos y que ha impedido que se realice lo establecido. En cualquier caso el deseo era de un entendimiento y un consenso que al parecer no se ha alcanzado con el Equipo de Gobierno que definitivamente ha dado el paso y propondrá la expropiación de la trasera del histórico edificio, una expropiación que además no era el sistema previsto en el PGOU. Habrá que esperar el resultado de la votación de esta propuesta este viernes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...