El gobierno ha reinstalado el fuero eclesiástico: Valadés

"Es verdaderamente escandaloso", comenta el jurista Diego Valadés, pero en la práctica "el gobierno le está devolviendo el fuero eclesiástico" a la jerarquía católica.

La pregunta al exprocurador de la República y analista del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM fue directa: ¿es posible que la PGR, ante los escándalos sucesivos del padre Marcial Maciel y de la orden religiosa que fundó, los Legionarios de Cristo, más allá del tiempo transcurrido, pueda atraer una investigación?

Igualmente, sin rodeos, llega la respuesta por el auricular:

"Sí es posible, pero no lo veo probable, dada la forma de proceder de la procuraduría en casos que tienen que ver con las instituciones religiosas.

"Lo que todos conocimos es que la iglesia hizo un reconocimiento universal de que se cometieron delitos diversos por parte de Marcial Maciel y su congregación. Pero no se dio en automático lo que sería una inevitable apertura de investigaciones sobre posibles delitos cometidos en territorio mexicano o en contra de ciudadanos de nuestro país".

Si se configuran esos delitos o si prescribieron es algo que no puede determinarse a priori, apunta Diego Valadés, sino que ello debería derivar de la averiguación misma.

Pero eso nunca va ocurrirá, pues de facto "estamos aplicando el fuero eclesiástico" que teóricamente dejó de existir desde la Reforma hace siglo y medio.

El tema de Marcial Maciel no es sino una manifestación de algo más serio: el avance real de la jerarquía católica para tratar de obtener mayores márgenes de maniobra en el ámbito político, educativo y de salud, entre otras áreas.

Valadés alude a dos vías en las que la iglesia está avanzando: en la modificación del artículo 40 de la Carta Magna, luego de que apenas en febrero elevó a rango constitucional el carácter laico del Estado mexicano, y la búsqueda de cambios al artículo 24 de la Constitución para incorporar la educación religiosa en escuelas públicas y acceder a medios de comunicación propiedad de la iglesia.

"Laicidad positiva"

México está a punto de convertirse en la única nación del mundo en la que se introduzca en la ley fundamental, como norma obligatoria, el concepto de "laicidad positiva". Es decir, que hay que tener por fuerza una religión.

Los abogados de la Curia han hecho un trabajo muy fino, describe el jurista:

"Lo que se quiere interpretar con una nueva visión del artículo 24 es que el hecho de que haya educación en los planteles escolares no contraviene directamente al artículo tercero, puesto que se plantea: está bien, la educación religiosa no debe formar parte del currículum de la educación que el Estado imparte; pero una cosa es la educación impartida por el Estado y otra es la educación que se imparta en los planteles del Estado".

Pero no se trata de una mera interpretación o de una sutileza de lenguaje. Se pretende otorgar tiempos para que representantes eclesiásticos impartan educación religiosa en planteles educativos.

Lo religioso está invadiendo, de facto, el ámbito de lo político, lo educativo, lo social. El avance clerical es evidente. Son inminentes los cambios al artículo 24, pues ya cuentan con el aval de diputados de todos los partidos y hay un dictamen en vías de aprobación en San Lázaro.

"La reforma planteada implica que al lado de la libertad religiosa se incorpore la libertad de convicciones de todo género: filosóficas, éticas, ideológicas. No habría que precisar a qué tipo de convicciones se refiere la ley; bastaría asentar que todas las personas en México tenemos libertad de convicciones y de creencias religiosas. Estaríamos hablando de otro tipo de laicidad: una que involucra a todos y no nada más a los que tienen un credo religioso".

En el fondo se busca que pueda procederse a la impartición de educación religiosa en las escuelas mexicanas y la difusión de programas religiosos en los medios de comunicación.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...