El Gobierno francés relanza una reforma del islam acorde con los valores republicanos

El proyecto aborda temas sensibles como la formación de los imanes y la financiación de las mezquitas desde el extranjero

Francia ha expulsado a 15 imanes radicales en lo que va de año, y ha cerrado una veintena de mezquitas que predican intolerancia

En un contexto marcado por los atentados de Niza yNormandía, y con el tenso debate sobre el ‘burkini’ aún abierto, el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, se ha reunido este lunes con responsables políticos, religiosos y civiles para avanzar en el proyecto de una Fundación del Islam Francés que verá oficialmente la luz en otoño. Entre las cuestiones más sensibles, figura la financiación de las mezquitas y laformación de los imanes como uno de los pilares para luchar contra el islamismo radical.

Al término de los encuentros mantenidos a lo largo del día,Cazeneuve ha señalado que se pretende abrir una nueva etapapara construir un islam de Francia dentro del respeto a los valores de la República. También ha defendido una relación “fuerte y tranquila” con la comunidad musulmana del país, unosseis millones de personas.

“Francia está en guerra contra el terrorismo, contra un enemigo que pretende dividirla, pero debemos recordar que la República acoge a todos sus hijos, sean cuales sean sus orígenes o confesiones”, ha indicado el ministro ante la prensa. Al mismo tiempo, ha reclamado al islam de Francia “ampliar” su compromiso con los valores republicanos y el laicismo.

La futura fundación, laica, creada por Interior estará presidida por el exministro del Interior, Jean-Pierre Chevènement y no podrá financiar ni la construcción de mezquitas ni la formación teológica de los imanes. Su misión será apoyar proyectos educativos y culturales o encargarse de la formación profana de los imanes, que deberán tener un buen dominio del francés y de la cultura y los valores franceses.

Debido a la estricta separación entre el Estado y la religión, conforme a la ley de 1905 la formación teológica de los imanes o la búsqueda de recursos para la construcción de mezquitas estará en manos de una asociación de culto administrada porrepresentantes musulmanes sin participación del Estado.

Como se quiere evitar la financiación extranjera, se barajancontribuciones voluntarias del sector de los productos ‘halal’ así como donaciones de los fieles. Una solución que ve con buenos ojos el presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM), Anouar Kbibech. “Dar a las instituciones musulmanes medios para financiarse contribuirá a reforzar su papel en el prevención de la radicalización, sobre todo a través de la habilitación de los imanes”, ha dicho.

El Gobierno planteará igualmente crear nuevos diplomas de estudios islámicos para completar la formación que ofrecen actualmente unas 15 universidades francesas a lo futuros imanes. La idea de la fundación no es nueva porque ya fue lanzada en el 2005 por el entonces ministro del Interior, Dominique de Villepin. Sin embargo la iniciativa se quedó en papel mojado.

Por otro lado, Cazeneuve ha subrayado que, más allá de las medidas a largo plazo, el Gobierno ha actuado con urgencia para cerrar mezquitas que predican el odio y espolean el terrorismo. Además, desde el 2012 se ha expulsado a 80 imanes y en lo que va de año a un total de 15, seis de ellos en el mes de agosto. En los últimos meses, se han cerrado 20 mezquitas o salas de rezo y hay abiertos numerosos expedientes.

El titular de Interior ha insistidio en que, tanto el Consejo Francés del Culto Musulmán como el Estado, pretenden que los imanes tengan un alto nivel de cualificación y no sean imanes autoproclamados. «Tenemos que diseñar un dispositivo completo de formación que permitirá poner fin de manera progresiva a un sistema de imanes ‘enviados’ por países extranjeros», ha indicado. El objetivo, según ha declarado Cazeneuve al diario ‘La Croix‘ es que surja un islam de Francia «respetuoso con el laicismo, el diálogo y anclado en los valores de la República«.

Sarkozy quiere cambiar la Constitución para prohibir el ‘burkini’

Nada parece augurar el fin de la polémica sobre el ‘burkini’ en Francia. Mientras el titular de Interior, Bernard Cazeneuve, alertaba este domingo de los riesgos de legislar para prohibir el uso del bañador integral, al considerar que una ley sería no solo inconstitucional sino ineficaz, el expresidente Nicolas Sarkozy se ha mostrado este lunes partidario de cambiar la carta magna para vetarlo.

“Yo reclamo una ley. No se puede dejar a los alcaldes solos ante esta situación”, ha dicho el expresidente y candidato a las primarias de la derecha, en la radio RTL, en alusión a los decretos municipales que están en el origen de la controversia. Sarkozy sostiene que la falta de reglamentación sobre este asunto genera “tensiones” y dice estar dispuesto a modificar la Constitución si fuera necesario.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...