El Gobierno en funciones propone exhumar a Franco si quiere la Iglesia

Jáuregui a Rajoy: «Le pido por favor que no meta el informe en un cajón»

Treinta y seis años después de la muerte de Franco, el Gobierno en funciones propuso ayer levantar la losa de granito de 1.500 kilos que lo sepulta y exhumar sus restos para entregárselos a la familia. Así lo recomienda la comisión de expertos a la que el ministro de la presidencia, Ramón Jáuregui, encargó en mayo, a seis meses de las elecciones, un plan para que el Valle de los Caídos dejara de ser lo que Franco quiso que fuera: un monumento a sí mismo y a su victoria en la Guerra Civil. Pero difícilmente podrán cumplirse las condiciones para que el dictador abandone el mausoleo.

La primera es que lo autorice la Iglesia, que fue invitada y rechazó, participar en esta comisión de expertos. Preguntada ayer por el traslado de Franco, la Conferencia episcopal remitió al arzobispado de Madrid, cuya portavoz respondió: "No tenemos ningún comentario que hacer". El antropólogo Francisco Ferrándiz, miembro de la comisión, cree que es posible que la Iglesia dé esa autorización: "Si se oponen, pese a la voluntad del Gobierno de sacarlo, la Iglesia se convertiría en el custodio del dictador".

Otra condición imprescindible e insalvable es la voluntad del Gobierno del PP, que tendría que asumir una partida de unos 13 millones de euros como mínimo solo para "adecentar" el recinto. El pasado octubre, la número dos del partido, Dolores de Cospedal, admitía en una entrevista en Antena 3 que "con la que está cayendo" lo que ocurra en el Valle de los Caídos no le parecía tan importante. Ayer, en la presentación del plan de la comisión de expertos, Jáuregui lanzó este ruego a Mariano Rajoy: "Le pido por favor al nuevo Gobierno que no meta este informe en un cajón". Para Ricard Vinyes, miembro de la comisión, "el problema no es tanto el PP, como FAES. Pero el PSOE podía haber hecho esto mismo hace 35 años, hace siete y hace cuatro. Temo que pretendan convertir a Franco en la última trinchera".

Los dos presidentes del grupo de expertos, el catedrático de Filosofía del derecho Virgilio Zapatero y el rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Pedro González-Trevijano, se reunieron recientemente con la hija del dictador. Carmen Franco les aseguró que su padre nunca había dicho que quisiera ser enterrado en el Valle de los Caídos y que había sido el Gobierno de Arias-Navarro el que había tomado esa decisión. En cualquier caso, pidió que los restos de su padre permanezcan donde están. La comisión entiende, sin embargo, que el deseo de la familia, al contrario que el de la Iglesia, no es vinculante.

Un importante grupo de la comisión ha estado convencido desde las primeras reuniones de que era imposible dar otro significado al Valle de los Caídos sin trasladar los restos de Franco, como ya adelantó este diario en junio. Finalmente, tres expertos (González-Trevijano, Herrero y Rodríguez de Milón y Feliciano Barrios) han redactado un voto particular en contra de la exhumación por considerar que "contribuiría a dividir y radicalizar a la opinión pública". Este es el único punto sobre el que no ha habido unanimidad. Pero las reuniones han sido largas. "A veces, todo el día", admite Ferrándiz. Ningún miembro de la comisión ha cobrado.

Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, cree que no debería hacer falta la autorización de la Iglesia. "Es como si en un hospital con capilla le pidieran permiso a la conferencia episcopal para poder operar". No cree que el plan se vaya a llevar a cabo. Tampoco la Federación Estatal de Foros por la Memoria, que en el aniversario de la muerte del dictador se concentró frente al Valle de los Caídos con una chica disfrazada de Franco que decía: "Ya veo que lo dejé todo atado y bien atado" y una idea: "¿Por qué no hacen como Angela Merkel, en Alemania, que hace unos meses demolió la tumba del lugarteniente de Hitler, incineró sus restos y los arrojó al Báltico para impedir que el enterramiento fuera un lugar de peregrinación neonazi?".

La salida de los restos de Franco del Valle de los Caídos sería un consuelo para los familiares de los republicanos enterrados allí sin su consentimiento y que quieren recuperar los restos. El forense Francisco Etxeberria corroboró a petición de estas familias el deterioro de las criptas que, según otros dos forenses enviados por el Gobierno, hacía imposible la identificación individualizada de los restos. El Valle de los Caídos es la mayor fosa del franquismo, con casi 34.000 víctimas. Fausto Canales, hijo y sobrino de republicanos allí enterrados, promete "exigir" al PP que actúe.

Archivos de imagen relacionados

  • Valle caidos Franco
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...