El gobierno de Quebec (Canadá) forzará la aprobación del proyecto de ley que obligará a que funcionarios no lleven símbolos religiosos en el ejercicio de su función

El gobierno de la provincia francófona de Québec decidió suspender las reglas parlamentarias para forzar la rápida aprobación de dos proyectos de ley: el proyecto de ley 9 sobre inmigración y el proyecto de ley 21 sobre laicidad del Estado. Por lo tanto, las dos polémicas leyes se aprobarán mediante un procedimiento acelerado, durante el fin de semana.

El proyecto de ley 21 tiene por objeto prohibir que varias categorías de funcionarios públicos (jueces, agentes de policía, fiscales de la Corona, guardias de prisiones, directores de escuela y maestros de enseñanza primaria y secundaria del sector público) lleven símbolos religiosos en el desempeño de sus funciones.

Los empleados existentes podrán continuar utilizándolos mientras permanezcan en su puesto, pero si se presentan para otro puesto, tendrán que eliminarlos.

A los ojos del gobierno, `cualquier objeto, incluyendo ropa, símbolos, joyas, adornos, accesorios o sombreros’ será considerado un `señal religiosa’, si se usa `en conexión con una convicción o creencia religiosa’ o si se `considera razonablemente que se refiere a una afiliación religiosa’.

No se menciona el tamaño del objeto en cuestión: diminuto u ostentoso, por lo tanto, el signo religioso estará prohibido.

El primer ministro quebequense, François Legault,  hizo el anuncio el viernes por la mañana argumentando que la adopción forzada del proyecto de ley sobre el carácter laico del Estado es necesaria para preservar la «cohesión social» y «dejar atrás» un debate social que ha durado demasiado tiempo. Los partidos de la oposición aseguran que el debate no terminará con la aprobación de la ley.

Presionado por las preguntas de la prensa parlamentaria, el primer ministro Legault negó que la decisión de suspender el procedimiento parlamentario para el Proyecto de ley 21 sobre Laicidad y Proyecto de Ley 9 sobre el Sistema de Inmigración fuera una señal de una deriva autoritaria por parte de su gobierno, elegido el pasado mes de octubre.

En un comunicado emitido el viernes, el premier recordó que se había «comprometido a legislar sobre estas cuestiones antes de la clausura del período de sesiones en curso».

Este es un debate social que ha estado en marcha durante 11 años y `debemos dejarlo atrás’, según él.

El ministro que dirige los dos proyectos de ley, Simon Jolin-Barrette, justificó el uso de la excepción culpando a los liberales, quienes, en su opinión, han multiplicado las tácticas de obstrucción «sistemáticas» para retrasar la consideración de los proyectos de ley.

No tenemos otra opción que utilizar «el procedimiento de excepción», dijo el ministro en un comunicado de prensa, describiendo la naturaleza secular del Estado como «un valor fundamental, específico y apreciado por los quebequenses».

La oposición denunció

Los tres partidos de la oposición denunciaron inmediatamente las maneras de actuar del gobierno. En la Asamblea, la crítica liberal de este tema, la diputada Hélène David, dijo que estaba «profundamente perturbada y molesta» por la decisión del gobierno de amordazar a los parlamentarios.

Al hacerlo, el ministro [de Inmigración e Inclusión] Jolin-Barrette está en el lado equivocado de la historia»Hélène David, diputada liberal

El Presidente de la Cámara de Representantes de Québec Solidaire, el diputado Gabriel Nadeau-Dubois, denunció la «actitud de bulldozer» del gobierno.

Describió la decisión del gobierno de privar a los ciudadanos de sus derechos y de amordazarlos como una «triste hazaña». El gobierno de Legault abre así la puerta a algo muy peligroso, a saber, las reivindicaciones de «prohibiciones cada vez más restrictivas».

Y sería ingenuo creer que el debate sobre los símbolos religiosos terminará con la adopción del proyecto de ley 21″, añadió el Sr. Nadeau-Dubois.

«Imponer una orden de mordaza al Proyecto de Ley 21 muestra un problema de planificación por parte del gobierno. Sobre todo, `el mensaje simbólico enviado es espantoso, dada la naturaleza de la ley’– dijo por su parte el líder interino del Partido Québécois, Pascal Bérubé.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...