«El Gobierno de Nicaragua conoce religiosidad del pueblo»

La religiosidad del pueblo nicaragüense ha sido aprovechada por todos los gobiernos de la historia del país, para sacar beneficios políticos, pero esa utilización de los símbolos religiosos se ha acentuado más con el actual Gobierno, explicó ayer la teóloga María López Vigil, en el programa Ahora de LA PRENSA TV.

Vea el programa en aquí

El tema que se abordó en el programa, el cual se puede ver completo en la dirección electrónica www.laprensa.com.ni, es la «manipulación religiosa», y López Vigil explicó que la religión y la política «siempre han querido aprovecharse una de la otra y la otra de la una».

Sobre los altares a la Virgen María que las instituciones del Gobierno han colocado sobre la Avenida Bolívar, a la teóloga le llama la atención que todos tienen una leyenda que dice: «Nicaragua unida, en los brazos de María».

Para López Vigil, el significado de la celebración de la Purísima en la Avenida Bolívar no es el que originalmente tiene la fiesta religiosa. Para ella, la Purísima en la Avenida Bolívar es «desde el poder yo regalo» y no es «desde la familia yo comparto».

«Yo no creo en una buena intención cuando las cosas se hacen desde el poder y desde tanto poder, desde tanto derroche, no lo creo», dijo López Vigil, quien también considera que si existe un aprovechamiento político no es solo culpa del Gobierno, en este caso, sino también de la sociedad nicaragüense. «Es la sociedad la que demanda eso. Si hay demanda, hay oferta», agregó.

Según López Vigil, la sociedad nicaragüense no es laica y «nadie cae en cuenta que un país tiene que ser laico para ser democrático». Explicó que en el país los negocios tienen nombres religiosos, en los taxis y en los buses hay mensajes religiosos y hasta los políticos dicen: «Yo solo le tengo temor a Dios».

ÁRBOLES DE LA VIDA,UN DERROCHE

La teóloga también se refirió a los «árboles de la vida» de lata que el Gobierno ha instalado en diversos puntos de la capital, sobre los cuales dijo que son una especie de «amuleto» de la pareja presidencial, para que les proporcione poder.

«(Los árboles) son un derroche de energía. ¿Para qué repetirlos?», cuestionó López Vigil.

Y sobre la mezcla de palabras religiosas que la pareja presidencial utiliza en sus discursos, López Vigil dice que lo hacen para proclamarse «elegidos de Dios».

FOTO: Uno de los altares a la Virgen María que el Gobierno tiene en la Avenida Bolívar. LA PRENSA/ Ó. NAVARRETE

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...